CASTILLOS DE ESPAÑA
 

Biniés  (Huesca )


Asentado en una terraza natural a 681 metros de altitud, en el margen izquierdo del río Veral, se encuentra Biniés. Junto a la sierra que da entrada al valle de Ansó a través de la impresionante garganta de la Foz de Binies. De éste pueblo encaramado en un acantilado destaca un hermoso castillo-palacio levantado en el siglo XV y qye en 1413 Fernando I entrega el castillo en tenencia a Felipe de Urriés como recompensa por su apoyo contra Jaime de Urgel y Antón de Luna. Felipe de Urriés pertenecía a una familia noble siendo titular del señorío de  Birniés desde mediados del siglo XIV hasta el siglo XIX.
Restaurado por su propietario actual es, con sus cuatro torres almenadas, una de las fortalezas bajomedievales mas importantes de la comarca.
Se quemó en un incendio en 1928. En 1996 se inició su restauración acabándose en 1998. La restauración es de una calidad excelente. En la actualidad es propiedad privada.
Mas información : http://www.binies.net/palconc.html


 

 

Larrés  (Huesca)


Larrés es un pueblo cuya población no supera los cien habitantes aunque hace un siglo casi rozó los trescientos.
La referencia histórica más antigua de Larrés se remonta al año 1035, justo al comienzo del reinado de Ramiro I, en el que era tenente o senior del lugar Íñigo Garcés.
En 1299 Ruy Ximénez de Ribas vende el castillo y esos lugares a Martín Pérez de Arbea. A comienzos del siglo XV entran en escena los Urriés, quienes heredan el castillo debido al matrimonio de don Fadrique de Urriés con doña Martina Pérez de Arbea, remodelan y amplían el castillo siendo los señores de éstas tierras hasta finales del siglo XIX.
En el transcurso del siglo XIX al XX el castillo de Larrés, ya en estado ruinoso, cambió de dueño. Lo compró el larresano don Sixto Antonio Belío, residente en Jaca, al último señor de Larrés, don Juan Nepomuceno Jordán de Urriés.
El 29 de diciembre de 1982 el castillo pasa a propiedad de “Amigos de Serrablo”.

 

Montearagón (Huesca)


Circulando desde Huesca a Barbastro se divisa la ingente silueta del castillo convento de Montearagón, el que fuera castillo-abadía de canónigos regulares desde su fundación en el siglo XI por el rey Sancho Ramirez desde el cual preparó el asalto a Huesca bajo control musulman.
Solitario en lo alto de un elevado cerro permanece invitando al visitante a subir hasta sus imponentes restos. Un recinto exterior con torres que encierra una gran iglesia de dos plantas parcialmente románica.

 

 

Monzón (Huesca)


Levantado por los Caballeros de la Orden Militar del Temple entre los siglos XI y XII como sede de Encomienda y sobre restos de época musulmana. A partir del siglo XIV se integra en la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén. El recinto amurallado exterior se reconstruyó entre los siglos XVII y XVIII a causa de las guerras con Catalunya. La torre del homenaje de origen musulmán se conserva desde el siglo IX.

 

Ciudadela de Jaca  (Huesca)


En Jaca se puede disfrutar viendo una de las fortalezas de la Edad Moderna más grandiosa de España. La Ciudadela comenzó a construirse el año 1596 por deseo expreso de Felipe II con la intención de proteger la frontera del ataque de los franceses. Obras que  inició su ingeniero Tiburcio Spanochi (autor también de la fortificación de las murallas del castillo-palacio de la Aljaferia de Zaragoza en 1593, del fuerte abaluartado de Benasque ) cuyo sepulcro se encuentra en la Capilla del Recinto. Por sus dimensiones fue necesario derribar el antiguo barrio del Burnao, recibiendo en principio el nombre de Castillo de San Pedro. Paradójicamente la única vez que se vio involucrada en un auténtico conflicto militar fue en la Guerra de Independencia en que por estar ocupada por las tropas francesas era el propio ejercito español quien ejecutaba el asedio a la fortaleza para su recuperación.
Tiene una planta de forma pentagonal con grandes baluartes en sus vértices reforzado todo el de unos gruesos muros acabados en talud sobre los que se instalaban los pesados cañones. Cierra exteriormente el complejo un profundo foso el cual se salva a través de puente levadizo.
Fue declarada monumento
de gran interés artístico en 1951


 

 

Castillo- Palacio de la Aljafería (Zaragoza)


Situado extramuros de la medina de Saraqusta, nombre que ios musulmanes dieron a Caesaraugusta, el castillo de ía Aljafería tiene un controvertido origen. El más aceptado es el campamento militar llamado a!-Jazira, levantado por orden de Abderramán II! hacia el 935, con el fin de someter a los rebeldes zaragozanos al poder del califato cordobés. En el siglo XI, e! segundo rey de la dinastía de los Banu-Hud, al-Muqtádir, mandó construir un palacio en ei interior del recinto militar, decorado tan espléndidamente que fue llamado por los poetas Castillo de la Alegría y Sala de Oro. Tras la conquista cristiana pasó a ser alcázar real, con su iglesia dedicada a San Martín. Fue residencia de los monarcas aragoneses, sufriendo diversas reformas. La más importante la propiciaron ios Reyes Católicos, a finales del siglo XV, que incluyó el salón del trono con su artesanado mudéjar. En época moderna instaló su sede, con sus cárceles, el tribunal de la Inquisición, hasta 1706, momento en el que se convirtió en cuartel y arsenal, función que mantuvo durante los siglos XVII!, XIX y mitad del XX.
Dentro del recinto amurallado se sitúa el Palacio Real, con partes musulmanas y cristianas, mudéjares y tardogóticas, más las modernas.
Iniciada su recuperación por Francisco Íñiguez en 1947, el palacio de la Aljafería es sede de las Cortes de Aragón desde 1985.

 

 


Todas las fotografías excepto las cuatro últimas, se han realizado en junio de 2008

 
                                                                                                                               SIGUE