VALLÈS ORIENTAL

 
Aiguafreda Castell de Cruïlles.
Documentado en 1105. Primero fue casa fuerte en tanto no paso a ser castillo. Hasta época reciente transformado en masía hasta su abandono.






 



Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Bigues i Riells
 

Castell de Montbui. 
Documentado en el año 987.  Alrededor del año 995 es entregado mediante feudo a Gombau de Besora pasando por herencia a su yerno Mir Geribert el 1056. En 1070 Arnau Miró accedía al castillo al recibirlo de su hermano Gombau y en 1113 Berenguer Bernat lo recibía de su padre Bernat Guanalgat. Durante 1171, Berenguer de Cabanes da la posesión del castillo a Bernat de Montbui dando inicio al apellido Montbui y éste en su testamento de 1202 lo deja a su hija Guillema y a su nieto. En 1253 la Señoría de Montbui y el castillo pasan a poder del obispo de Barcelona, Berenguer de Palou quien lo adquiere mediante compra. En 1289, Simó des Llor traspasa la "castlania" (el gobierno) de Montbui a su hijo. Era  la castlania un tipo de dignidad de la jerarquía feudal catalana el cual era feudatario del señor del castillo, encargándose de la guarda y administración y defensa del castillo en tiempo de guerra. El cargo era hereditario siendo en caso de muerte del señor, su máxima autoridad en el castillo y en el territorio. El 1405 compra el castillo Ramón II de Torrelles i de Blanes adquiriendo tres años mas tarde la baronía de Montbui.
En 1883 la ruina del castillo era apreciable. Aunque pertenece a Bigues i Riells es más fácil su acceso desde Sant Feliu de Codines a través de Els saulons ya que se encuentra en lo alto de un pequeño cerro a cinco minutos de la carretera comarcal.



Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Caldes de Montbui
 
Torre Roja.
El perímetro de la población había estado amurallado.
La fotografía ilustra la Torre Roja, restos de una fortaleza emplazada en los límites de Caldes con Sentmenat.
Asentada sobre restos íberos sería a partir del siglo XIV y a causa de la presencia en el castillo del barón de Montbui, que lo adoptaría el propio Municipio.
Antiguamente adopto el nombre del Puig Castellar
.
COMO LLEGAR.
Desde Caldes de Montbui, seguir por la carretera C-1413A en dirección Sentmenat. Pasado el puente de la riera de Caldes, a pocos metros hay una entrada a la derecha hacia el polígono industrial "El Pinatar". Entrando en ese polígono seguir por el camino sin asfaltar que nace a la derecha de la rotonda en dirección a la montaña. Todavía con el coche, seguiremos recto por el camino hasta encontrar un cruce, cogeremos el camino de la izquierda. Después tomaremos el siguiente cruce a la derecha. Continuar siempre recto hasta encontrar una trifurcación, ahí aparcaremos el coche. En esa explanada se encuentra la ermita en ruinas de "Sant Miquel dels Ars" . Subiremos a pie por un caminillo que sale desde esa ermita adentrándose a la montaña. El ascenso es un poco pronunciado pero muy corto, en 10 minutos encontramos la Torre Roja.
( http://www.sentmenat.com/galeria/ermites-i-masies#73 .) ".


Cortesía de Joan Rafel (2005)

Torre de la Presó.
Se conservan aún algunos restos de estas murallas y como ejemplo queda la Torre de la Presó catalogada del siglo XV.
Los remences se fortificarían el año 1485.











 



Cortesía de Joan Rafel (2005)

Canovelles Casal d'Olivet. Documentado en 1101.
Cànoves i Samalús

Castell de Cànoves
Documentado en 1113 teniendo como propietario a la familia Cànoves. El castillo de Cànoves tiene todavía visible todo su perímetro, importantes lienzos de muros con aberturas y hasta alguna cámara llena de escombros y de vegetación. Se encuentra junto a la riera de Vallforners, ante el Molino de las Pipas, en un lugar con más condiciones para casal residencial que no para fortaleza militar. En los siglos XIII y XIV pertenecía a la familia Bell-lloc, quien tenía residencia.
A partir de mediados del siglo XIV pasó por diferentes poseedores (Huguet d'Empúries en 1345, Guerau de Queralt el 1376) hasta que adquirió el dominio total de la familia de los Centelles, más tarde condes de Quirra, que lo poseyó hasta tiempos modernos.

Can Bori o "castell de Samalús"
Convertido a principios del siglo actual en un fantasioso castillo con matacanes y aleros, últimamente embellecido con una fachada de piedra, aplicada a la antigua edificación de mampostería.
Entre los diferentes elementos románicos y neogóticos hay algún antiguo ventanal del siglo XVI procedente de la antigua masía Bori. Pertenece a la familia Puig de Cárcer, señores de un extenso patrimonio en el Montseny, y se le conoce pomposamente por el castillo de Samalús.



 

Castellcir Castell de La Torrassa dels Moros.
Documentado entre los siglos XI y XII.











Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Castell de Marfà.
Documentado el 939. En la actualidad, masía.

Castell de Castellcir.
El castillo de Castellcir es otro de los castillos que a lo largo de los años se le ha conocido por dos nombres diferentes. Las primeras noticias se remontan al año 923 y aparece documentado como castillo de Tenes (estaba construido junto a la riera de Tenes). Posteriores documentaciónes aparecidas a partir del año 1008 lo mencionan bajo el nombre de "castell Cir" y "Castellocirvio". A partir de entonces el centro del término fue el castell Cir.
A principios del siglo XI con Gerard de Castellcir, aparece la dinastía de los Castellcir los cuales poseen los derechos del castillo si bien pagan un tributo anual al monasterio de l'Estany.
Durante el 1107 pertenecía a Guillem Ramón d'Òdena, uno de los miembros del linaje Òdena y que como todos los miembros de ésta familia resultaron extremadamente conflictivos.
En 1294 Roger i Gelabert de Castellcir constan como propietarios del castillo. 
La saga desaparece durante el año 1348 a causa de la mortal Peste Negra aunque sobreviviera Almanda, una de las hijas. Durante el 1363 lo recibe Guilabert de Centelles de manos del rey y poco después los Bell-lloc.
Veinte años después Ramón de Planella adquiere su posesión  a la vez que los de Mura y Granera, manteniéndolo hasta  el 1942 en que lo venden a Frederic Torelló i Cendra.
Se le conoce también como "castell de la Popa". Es uno de los castillos en que su destrucción se ha producido de una manera más vertiginosa.







Cortesía de Gerard De Tena (2006)


Cortesía de Gerard De Tena (2006)

Castellterçol

Castell de Castellterçol. o de Sant Miquel.
Documentado en 898.  Construido por Terçol, hombre de confianza de Guifré el Pilós. Alrededor del año 1060 se forma la familia Mir i Tedmar Mir de Castellterçol los cuales con el tiempo lo cambian por el de Xetmar. Sobre el 1093 Tedmar Mir de Castellterçol confiere el dominio al monasterio de l'Estany. Durante los siglos XI a XIII los Xetmar fijan su residencia en el castillo los cuales hacen construir la capilla de Sant Miquel junto al castillo. Puede considerarse dividido en dos cuerpos. La parte de residencia comprendiendo la "masoveria" y los espacios dedicados a turismo rural. Y por otro lado, la parte "histórica" que corresponde a las murallas exteriores, la torre principal, los fosos y la ermita de Sant Miquel que data del siglo XII. Desde los años noventa se celebran actos culturales en los meses estivales. Es de propiedad privada. 
Se observa un bello resto de elementos medievales de los cuales destaca su frontal destinado a defensa rodeado de muros y fosos. El lado orientado a levante se convirtió en masía aprovechando sus fuertes muros.
Visitas concertadas al teléfono: 93.866.63.18
       



Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Figaró, El Castell de Montmany o dels Moros.
Documentado en 1247. Estuvo gobernado por los Santaeugènia. En 1357 Ramón de Centelles lo adquiere de manos del rey quien lo mantiene hasta finales del siglo XVI. Ruinas
COMO LLEGAR.
Hay varios caminos pero éste parece el más fácil para ir en coche. Desde Barcelona subimos por la C-17 en dirección Vic y salimos en el Figaró. Esta salida está justo después del túnel del Figaró. Entramos en el Figaró y cruzamos por el puente de la C-17 en dirección a la estación de la RENFE. Seguimos por esa estrecha carretera (BV-1489) unos 4 Km., adentrándonos en la montaña, hasta llegar al club de tenis “Montmany”. Rodeamos el club de tenis por la derecha y enseguida se convierte en un camino forestal. Es recomendable seguir en coche sólo si se dispone de un vehículo tipo 4x4, si no es el caso podemos aparcar el coche allí. Una vez en el camino a pocos metros tomamos la desviación de la izquierda, seguimos unos pocos kilómetros hasta encontrar un desvío que sube bastante más vertical a mano derecha; el castillo ya se puede ver entonces.




Cortesía de Joan Rafel  (2005)

Granera

Castell de Granera.
Documentado en 971 como "castrum de Granarìa". Perteneció en origen a la condesa de Barcelona, Ermessenda y posteriormente en 1046 a Bernat Guifré de Balsareny. La casa real lo entrega en feudo a la familia Bell.lloc y posteriormente a los Gravalosa. En 1375 lo adquiere el rey Pere III a través de Pere de Planella quien posteriormente lo recibe de manos del rey y lo mantiene hasta finales del siglo XVI. Más tarde lo adquiriría la familia Despalau y de éste en 1642 a Jacint de Sala i Cervera. Por matrimonio volvió a los Planella y finalmente a los Amat. Restos de fácil acceso pues se encuentra tocando las últimas casas de la población.




Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Granollers Torre de Pinós.
La torre de Pinós, del siglo XIV, está situada en la cima de un pequeño cerro que domina la ciudad desde el norte-est, junto a los depósitos de agua de la ciudad. Es una torre de vigilancia de planta circular, de unos 4 metros de diámetro y 10 metros de altura, de piedra vista de 65 centímetros de grueso, almenada. Se ha formalizado un acuerdo con los propietarias de la parcela rústica dónde hay la torre de Pinós, Avelina y Dolors Estapé y Ganduxé, los cuales han cedido una parte al Ayuntamiento, de 670 metros cuadrados, en los cuales se situa esta construcción. Urgen obras de restauración, debido al estado de deterioro en que se encuentra y, por este motivo, se prevé iniciar los trabajos previos próximamente. En primer lugar, se hará una prospección arqueológica del espacio, con cargo a la Diputación de Barcelona, que una vez hecha, elaborará el proyecto de restauración de la torre y su entorno.
Incluida en el Catálogo de Monumentos y Conjuntos Artísticos de Catalunya, está considerada Bien Cultural de Interés Nacional.



Cortesía de Ricard Ballo (2008)

La Garriga Casal de Blancafort.
Documentado en 1183










Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Casal de Rosanes.
Documentado el 1217 era el domus més important de la Garriga durant l'edat mitjana, per la categoria social dels seus amos i per la noblesa de la seva construcció. Actualment, encara s'hi aprecien les línies de l'estructura primitiva, amb la torre quadrada de l'homenatge, l'edifici noble i el recinte emmurallat, on encara són visibles tres torres de defensa.


 




Cortesía de Ricard Ballo (2008)

La Roca del Vallès
 

Casal de Vilalba.
Documentado en 932

Castell de Bell-lloc.
Masía y restos del antiguo castillo, mencionado ya el 1073 . La base de la antigua torre del homenaje fue transformada el 1704 en la actual capilla de Santo Pau. El 1099 existía ya la iglesia románica de Santo Pere, restaurada el 1869 y actualmente incluida en la casa. Fue donado el 1117 al monasterio de Sant  Pau del Camp; el 1314 volvió a los Benlloch, que habían conservado la castellania. El castillo fue destruido el 1808, durante la Guerra del Francés. Los sepulcros de los Benlloch fueran trasladados el 1855 de Sant Pau del Camp a la iglesia de Sant Pere. Tiene cerca un gran casal residencial, ahora masía del siglo XVII.




Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Castell de la Roca.
Documentado el 1030.Los primeros propietarios reflejados en documento mencionan a Arnau Mir y posteriormente a Renard Guillem de Sa Roca y su hermano Bernat. A la muerte de éste el castillo pasa a manos de su hija Guillema quien decide venderlo pues parece necesitaba dinero. Dos décadas más adelante pasaba a poder de Ramón de Cabrera quien a su vez lo vende al notario real Pere Marquès el 1287. A su muerte en 1374  lo hereda  su hijo  Pere Arnau Marquès  En 1405 lo vende a Ramón de Torrelles, señor de Rubí. Una serie de propietarios lo continúan hasta llegar a  Antoni Rivière i Manén.   




Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Lliçà d'Amunt
 
Mas de Palaudàries.

COMO LLEGAR.
Se puede acceder con coche sin ningún problema, y la mejor manera de hacerlo es desde Palau de Plegamans i Solità. Subimos por la cuesta que nos lleva a las urbanizaciones de “Can Falguera” y “Can Rovira”, esta avenida está situada antes de la rotonda de salida de Palau hacia Caldes de Montbui. Subiendo la cuesta, seguimos recto por la avenida Folch i Torres, que luego se convierte en Carrer Major: delante de nosotros aparece “Can Falguera” y una bifurcación, giramos a la derecha por el “carrer de Can Mas”, seguimos recto hasta el fin de esta calle y giramos a la izquierda por el “carrer de Palaudàries”. Más adelante encontramos una bifurcación pero seguimos recto por una pendiente bastante pronunciada y recta llamada “carretera de Palaudàries”. Al final de esta pendiente, hay un par de curvas y a pocos metros después una bifurcación, donde hay un cartel que indica “Can Rovira” a la izquierda. Giramos pues a la izquierda y enseguida encontramos la primera curva, donde nace un camino, GR 97-3. Seguimos por este camino siempre recto, sin coger ninguna de las dos bifurcaciones a derecha que nos encontramos a lo largo, y, al cabo de 1 kilómetro aproximadamente, encontramos el castillo de Palaudàries.



Cortesía de Joan Rafel  (2005)

Lliçà de Vall Can Coll. Casa fortificada. Gran torre de defensa cuadrada anexa al mas. Construida en 1576.










Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Llinars del Vallès
 

Castell de Castellvell del Far  ó de Llinars
Documentado en  1023, en 1041 estaba en posesión de Gombau de Besora pasando a ser de los vizcondes de Barcelona entre 1070 y 1111. Más tarde a los castellvell, los Bell-lloc y a Ramón de Cabrera. A comienzos del siglo XIV pertenecía a los Corbera. Gracias a unas recientes excavaciones han aparecido junto a su estructura, numeroso material arqueológico.
















Cortesía de Oriol Miró Serra (2005)



Cortesía de Oriol Miró Serra (2005)

Castell Nou. Documentado en 1548. Fue construido de encargo de Riambau de Corbera-Sant Climent, tras el derrumbamiento del Castellvell por el terremoto de 1.448. Es una casa fuerte de planta cuadrada, de unos 27 m. de lado. A cada ángulo había un pequeño baluarte y una pequeña  torre de planta triangular, de los cuales sólo quedan los dos de la parte norte. Durante las guerras civiles del siglo XVIII los desmontaron por evitar el aspecto militar del castillo






Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Torrassa del Moro.
Torre redonda de defensa con planta de sillares almohadillados. Su altura total es de 8.30 m. y el diámetro exterior, de 9.30 m. La parte romana está hazaña de 9 hiladas. Seguramente el segundo cuerpo, hecho también de sillares de granito, pero más pequeños y con zonas irregulares, aprovecha una primitiva torre de vigilancia romana. No ha sido nunca excavada y pot tanto no se tiene ningún dato cronológico.  Popularmente se dice que el Torreón era un punto de aviso para los labradores. Cuando venían los recaudadores de impuestos del rey moro, el campesinado del Coll se subía a la torre y hacía un gran fuego. De este modo los vecinos de Llinars podían esconder las reses




Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Martorelles Castell de Castellruf.
Documentado el 1060. Junto a un poblado íbero todavía pueden apreciarse los escasos restos de muros que conviven entre la vegetación.
Parets del Vallès
 
Torre de Cellers. Documentado en 1270. Corresponde a un casal medieval del que se dibujan sus dos torres y  los fosos, se encuentra bastante conservada. De la época medieval conserva el horno del pan y algunos otros elementos bastante relevantes.




Torre de Can Moragues.
Masía fortificada del s. XIII y reformada el XIV, de planta rectangular y torre cuadrada a levante. Tiene una ventana neogótica a la torre. A la parte oeste de la casa hay una capilla dedicada a san Cosme y san Damian.



 




Cortesía de Ricard Ballo (2008)

La Marineta.
Edificio de origen medieval que mantiene la tipología del s. XVI en las construcciones rurales de la comarca. Tiene planta cuadrada con tejado a cuatro vertientes, con planta baja, primer piso y buhardillas. La puerta es un arco de medio punto y tiene tres ventanas con arcos conopiales lobulados. En frente de la casa hay un patio. Actualmente se ha convertido en un centro de recursos empresariales. Está sito al polígono Llevant.






Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Torre d'en Malla.
Documentado en 904 aunque la denominación actual la adquirió en el siglo XVI. Edificio de planta quadrangular con dos torres de defensa adelantadas, una ventana gótica biforada y dos portales dovellats. La edificación actual, por su estructura, corresponde a l’época gótica. Está documentada del siglo X y preside l’espacio natural más importante de Parets, dentro del ámbito de Gallecs, con la presencia de un bosque y campos de cultivo.








Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Sant Esteve
 de Palautordera

Castell de Montclús o de los moros.
La construcción de este castillo se data entre los siglos XI-XII si bien se hizo sobre una obra anterior sirviendo de residencia a los señores de Sesagudes tras el abandono del castillo por los Montseny. Entre 1230 y 1263 Guillermo Humbert cambia su apellido por el de Montclús. Posteriormente lo hereda su hijo Riambau hasta el año 1275 en que lo cede a su tío Ramón de Cabrera quien ya tenía los de Anglés y de Brunyola. Cuando en 1328 su heredero Bernat I de Cabrera lo adquiere, incorpora la baronía de Montclús.

COMO LLEGAR.
Llegamos a Sant Esteve de Palautordera por la carretera en dirección al Montseny (BV-5301) hasta llegar a una ermita situada a la derecha de la carretera. Justo al lado de esta ermita nace un camino que nos llevará a la hípica “Can Marc”. Una vez llegados a la hípica, bordearla por la izquierda y continuar abajo, aquí aparcaremos el coche, a no ser que tengamos un 4x4 y seguiremos a pie. (no hay que caminar mucho). Un camino sale de ahí hacia una pendiente bastante pronunciada que nos lleva a la riera del Tordera, la cual deberemos de cruzar. Una vez cruzado la riera, hay 2 caminos, seguiremos por el de la derecha hasta encontrar un cruce de 3 caminos, y elegimos el de la izquierda. A pocos metros se acaba este camino y seguimos un pequeño sendero que se adentra en el bosque a mano derecha. A unos pocos minutos de ascenso por este camino encontraremos un plano lleno de eucaliptos, y a la izquierda sale un camino que nos lleva al castillo.


Castell de Fluvià.
Documentado el año 1154. Antes de empezarse a denominarse castillo, era un gran casal.
Actualmente habitado se encuentra en buen estado gracias a las ampliaciones llevadas a cabo a principios de 1900.
En su interior contiene una bella capilla dedicada a Sant Cebrià








Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Sant Feliu
de Codines

Castell del Villar.
Documentado en 1007. De lo que fuera el castillo, en la actualidad perdura una esbelta torre de unos quince metros de altura y cinco de diámetro. Todo ello como parte de la masía en que se ha ido convirtiendo con el paso de los años. Fue propiedad de los caballeros del Villar (o Desvillar) y enraizados con la familia Montagut. Se localiza a poca distancia de la salida de la población dirección Bigues.






Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Sant Pere
de Vilamajor
Torre del Palau Comtal.
Documentado en 1079










Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Sant Quirze Safaja
 
Castell de Berti.
Documentado en el año 978.
Conocido también por castell de Berti entre los siglos X y XII pasó alrededor del siglo XIV a conocerse como de Clascar.
Perteneció a los barones de Centelles.
A principios del siglo XX  sufrió una importante restauración a la cual le impusieron numerosos elementos arquitectónicos de muy variada procedencia.

COMO LLEGAR.
Tenemos que llegar hasta Sant Martí de Centelles, y seguir
por la carretera C-1413B en dirección Centelles. Pasaremos de largo la bifurcación de la carretera que baja hasta Sant Miquel del Fai, y seguiremos adelante hasta encontrar un tramo de carretera muy recta. A mitad de esta recta encontraremos la “Creu del Pou” a mano izquierda (es una cruz de piedra un poco oculta por la vegetación) y un camino sin asfaltar a la derecha. Cogeremos este camino, donde unos metros más adelante encontramos un tramo asfaltado y a nuestra izquierda se halla la parroquia de “Sant Miquel Sesperxes” citada el siglo XII, pero reconstruida totalmente a finales del siglo XVII y principios del XVIII. Si nos detenemos ahí podemos observar, mirando el camino por donde veníamos, el castillo de Sant Martí de Centelles en lo alto de una montaña cercana.
Seguiremos adelante por el camino asfaltado, que a pocos metros deja de ser asfaltado, pasamos por delante de la casa de colonias “Can Miqueló” y a unos 6 kms. siguiendo siempre en línea recta sin desviarnos en ninguna de las bifurcaciones, llegaremos a un plano de encinas con 2 bifurcaciones, debemos coger el camino de la izquierda y a pocos metros divisamos el castillo, oculto entre los árboles.
Des del plano de las encinas y siguiendo por el camino de la derecha, (PR C-33 y GR-5) a poca distancia llegamos a Bertí, donde podemos observar la parroquia de “Sant Pere de Bertí” de la que se tiene constancia escrita desde el año 1031, restaurada en el siglo XIII, renovada completamente en el año 1437 y restaurada de nuevo en el año 1659 y la masía de Chascar. Saliendo del castillo, el camino sigue abajo en dirección L’Ametlla (PR C-33),



Cortesía de José Mª Ros (2005)

Santa Maria
de Palautordera
Torre de defensa
Documentado en el siglo X, esta torre redonda de defensa fue más tarde transformada en campanario.









Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Tagamanent Castell de Tagamanent.
Documentado en el año 945 como propiedad de los condes de Barcelona los cuales lo infeudan a los vizcondes de Osona (1039).  Los primeros señores que dieron el nombre actual fueron los Tagamanent en 1082. Adquirió el rango de "lugar real" y entre 1383 y 1419 lo regentó Berenguer d'Hostalric. Durante el siglo XV pasó a los Montbui y después a los Rocabertí.
Sin restos conocidos.
Vallgorguina Can Vilar.
Torre del siglo XII y masía del XVI. Era una domus o casa fuerte. La primera referencia documental del nombre Vilar de la cual se tiene constancia es de un censo de 1362 en que sale mencionado un Vilar. El primero Vilar conocido a través de los pergaminos rebuscados hasta ahora es el del caballero Bartomeu Vilar en el año 1458, que fue sucedido por Joan Vilar muerto en el 1528 . De planta cuadrada, consta de planta baja, tres pisos y buhardillas. Curiosamente la torre no tiene acceso desde el exterior.






Cortesía de Ricard Ballo (2008)

Vallromanes

Castell de Montornès.
Documentado en 1108. Ruinas en lo alto del cerro del mismo nombre. Como ya resulta habitual, el primer conocimiento se tiene a través de un testamento, el realizado por Bernat Ramón en favor de su hija  Estefanía.
A lo largo de 1157 aparece el linaje de los Montornès a través de un documento en el cual  Pere de Montornès concede el castillo y los feudos a su hermano Guillem. Durante el siglo XIV la familia Montornès adquirió la jurisdicción del castillo y del lugar. Parece que el pueblo que antiguamente se denominaba Palau d'Ametlla, en 1342 tomó en nombre del castillo. En 1437 era propiedad de Galceran Armengol, mientras que en el siglo XVII lo es de los Taberner más tarde condes de Darnius. Un terremoto acaecido en 1448 afectó en gran manera la estructura del castillo, del cual hoy en día todavía puede verse  la torre maestra de forma circular y trozos de muros. A partir del siglo XVII lo fue la familia Taverner y posteriormente los condes de Darnius el cual hizo reconstruir alrededor de 1719 la torre de Tavernera. Se conserva parte de la torre maestra de planta circular así como fragmentos de la muralla que rodeaba la fortificación.

COMO LLEGAR. 
Llegamos a Montornès por la carretera de la Roca, justo a la entrada encontramos una rotonda, la rodeamos y seguimos recto por el carrer Major, y a la segunda calle a la derecha giramos y seguimos recto por esa calle (carrer de Sant Sadurní) siempre recto, llegaremos a la iglesia de Sant Sadurní.  Seguimos siempre recto por la calle que está pegada a la iglesia hasta que se acaba con otra calle perpendicular bastante ancha. En ese punto nace el camino hacia el castillo, es bastante visible ya que es grande y se ve transitado.
Caminamos por el camino siempre recto, lo primero que encontramos es un cruce de caminos, pero seguiremos recto hasta encontrar una bifurcación
. Debemos de coger el camino de la izquierda donde empieza la subida. Siguiendo siempre recto, a mano izquierda encontramos un camino, lo descartamos y seguimos recto. Más adelante encontramos otro camino a mano izquierda, esta vez sí lo cogemos. Seguimos por ese camino hasta encontrar una curva de 360 grados con las paredes todas de piedra, y si nos fijamos bien (cuesta un poco verlo) nace un sendero de entre la vegetación justo en medio de la circunferencia. Seguimos por este sendero y al cabo de poco encontramos el castillo. Si no se encontrase este sendero, no pasa nada, siguiendo por el camino principal encontraremos una bifurcación: el de la izquierda desciende y el de la derecha asciende, seguimos por el de la derecha hasta llegar a una antena, y justo detrás de la caseta de la antena nace otro sendero que también llega hasta el castillo pero por el otro lado de la montaña.



Cortesía de Ricard Ballo (2008)

   
Ver Vallès Oriental en un mapa más gran

 * INFORMACIÓN RECORRIDO: Joan Rafel