TERRA ALTA
 
Arnes Castell d'Arnes.
Restos de muros de sillería que han servido para la construcción de casas más modernas.  
Batea Castell d'Algars.
Documentado en 1153, el mismo año que el de Batea. En lo alto de un pequeño cerro se localizan pequeñas muestras ruinosas, una torre y un arco, de lo que debió ser un bello castillo.









Cortesia de  Ricard Ballo (2011)

Castell de Batea.  
Documentado en 1153 a través de la donación de Ramón Berenguer IV a los integrantes de la Orden del Templo de Miravet del término y del castillo, presenta pequeñas muestras en estado ruinoso. La autoridad del sector estuvo en manos del caballero Bernat Granell, pasando después a la Orden del Templo y más tarde a los Hospitalarios.
La invasión de tropas castellanas del marqués de la Hinojosa que se dirigía a Flix obliga a la población de Batea a refugiarse aprovechando su condición de ciudad amurallada.
Ubicados sus restos en la zona de Vilaclosa
se aprecia un arco apuntando, media torre almenada y algunos trozos de muro.






Cortesia de  Ricard Ballo (2011)

Torre dels Castellà
La Torre dels Castellà (antiguamente Torre dels Castellà de San Juan) que todavía presentan sus ventanas renacentistas. Era propiedad del castellano de Amposta. Es la que más modificaciones ha recibido. Su primitiva finalidad de defensa se aprecia en sus muros de construcción robusta y rajados con aspilleras en su cara sur. Tradicionalmente se acepta que su construcción se debió al interés de algún "gran castellano" en levantarse una vivienda para las veces que visitaba la zona. Actualmente tras numerosas reformas en su interior y en las paredes externas, ha pasado a ser habitado por varias familias. En 1781 consta que estaba destinado a almacén o depósito de diezmos.






Cortesia de  Ricard Ballo (2011)

Torre de Martí
A las afueras de Batea encontramos la Torre Martí  con sus vestigios de ventanales arábigos, pero con evidentes señales de múltiples transformaciones. La fecha de 1445 que aparece en la planta baja, en su puerta de entrada de la cara oeste, no es sin duda la de su primera edificación sino la de alguna restauración posterior.. Es de planta rectangular. Tanto la Torre de Martí como la de los Castellà se levantaron a las afueras de la población con el fin de defenderse de las dos únicas vias que debieron unirles con los pueblos de Catalunya y Aragón respectivamente.







Cortesia de  Ricard Ballo (2011)

Caseres  Castell de Almudèfer.
Documentado en 1267. Este castillo fue uno mas de los que poseyeron los templarios a través de la encomienda hospitalaria de Horta de Sant Joan.
El año 1643, durante la guerra "dels Segadors", lo saquearon tropas del conde duque de Olivares, dirigidas por el marqués de los Vèlez. De este castillo rocoso se pueden observar restos de una torre rectangular y algunos muros sobre la capilla de Santa Anna.

Corbera
d'Ebre
Castell de Corbera.
Restos de muros. De las postrimerías del siglo XII aparece  la carta de población de Corbera época en que podría datarse el castillo del que en la actualidad tan solo quedan en pie las piedras de una espléndida galería, los capiteles de la misma están adornados con la cruz de la Orden del Templo.
El castrum de Corbera aparece por primera vez en un documento escrito en el 1153, citado en la carta de donación del castillo de Miravet, cedido por Ramón Berenguer IV a los templarios.  De finales del siglo XII  son los únicos restos del castillo desaparecido que todavía se conservan: las piedras de una espléndida galería; los capiteles de la cual están decorados con la cruz de la Orden del templo.
Gandesa Castell de Gandesa.
Documentado en 1180. Recibió una reconstrucción a cargo de los templarios. Disuelta la Orden del Templo Gandesa pasó a formar parte de Amposta. Castigado severamente ya en el siglo XVIII era un montón de piedras muchas de las cuales se aprovecharon para viviendas actuales próximas.
Pinell de
Brai, El
Castell de Pinell.
Se nombra por primera vez el castillo en el año 1153 en acta que refleja la donación del castillo  a los templarios dentro de la custodia de Miravet. Consta que tuvo dos cartas de poblamiento, una en 1198 y otra el 1206. A la extinción de los templarios pasó a los hospitalarios el 1317. De manos de Carlos III recibe el título de fidelissima.
   
Ver Terra Alta en un mapa más grande