SEGARRA

Biosca Castell de Biosca.
Documentado en 1067. Castillo roquero. Restos de muros con torreones y una torre central redonda. Formaba parte del término del castillo de Llor y en siglos posteriores es dominado por el linaje  Sacirera y modernamente por los marqueses de Santa María de Barberà. Actualmente en estado bastante ruinoso se aprecian restos de muros.








Cedida por Ricard Ballo (2006)


Castell de Lloberola.
Documentado el 1149 en tiempos en que era señor del lugar Bernat Rotlan el cual lo cedió a su hijo Bernat. Varios poseedores han ido sumándose a la historia del castillo:  Pere Sanç de Llobera (1172), Jaume Sacirera (1397). En el siglo XV la señoría de de Lloberola pertenecía al Bastard de Cardona, hermano del conde de Cardona y Prades.
Restos de muros y de una torre apiramidada y casi totalmente cuadrada, si bien en su parte más alta se convierte en redonda .
  




Ver más imágenes en:
 http://www.ccsegarra.com/fotos/CASTELLS%20I%20TORRES/LLOBEROLA/index.html


Cedida por Ricard Ballo (2008)

Cardosa

Castell de Cardosa.
Este antiguo castillo es actualmente una "masoveria"  (granja). Nombrado en 1193, en 1398 fue incorporado al vecindario de Cervera. Se tienen noticias desde el siglo XI pues formaba parte de una explotación agrícola conjunta con diversos caballeros. 

Cervera Castell de Prenyanosa.
Documentado el lugar el 1024 en un documento  en el cual consta que la villa de Prinnonosam se encontraba inserta en el término de Santa María de Guissona. Respecto al castillo fue en 1045 en que Guillem  Elomar  le dona a su mujer Ingilberga y a su hijo de los castillos de Llor, Tudela, Queràs, Far y el de Prenyanosa.
Eñ 1270 el matrimonio Guillem de Fluviá y su esposa Berenguera lo venden a la cofradía de Solsona
A partir de 1300 el castillo pasa a depender jurisdiccionalmente de Santa María de Guissona.  El siglo XVI se reconstruye y se convierte en una casa señorial
Muralla.











Por cortesía de Ricard Ballo (2008)



Castell de Cervera.
Documentado el 1026. Actualmente presenta un estado muy ruinoso (restos de muros y de la planta) pues fue destruido el siglo XIX. El linaje Cervera deriva de los señores de los castillos de Malacara, Ferran y Sant Esteve todos ellos pertenecientes a los esposos Isarn y Il.lia,  entre el 1035 y el 1068 a su hijo Salmau casado con Elisava. El hijo de ambos inicio la saga bajo el nombre de Hug (I) de Cervera.  Fue destruido a lo largo del siglo XIX.




Castell de Malgrat.
Documentado el 1078 a través de una venta que formalizaron Joan Oromir y su mujer Adelaida. Posteriormente lo fue Berenguer Ramón (1089) hasta que tras la muerte de éste su hijo Arnau Berenguer lo cede  a  Santa María de Solsona. Los Malgrat aparecen cono castellanos del castillo a finales del siglo XIII y Arnau de Biure lo regentan a partir del 1328. Actualmente es un casal muy reformado.

 




Por cortesía de Ricard Ballo (2007)

Castell de Castellnou.
Formó parte del condado de Cerdanya y entre sus propietarios cuentan los nombres de Ramón Miró, Cabrera y Cervera.  En 1405 Guillem de Rajadell era señor del castillo de Castellnou. En la parte alta de la población permanecen los restos de este castillo, una torre de planta rectangular y algunas paredes. ( restos ).
 
Comabella Castell de Comabella.
Documentado el 1064 a través del documento en que Ermengol Bernat recibe el lugar y la octava parte de la torre libres de carga y derechos señoriales. Cinco años más tarde éste lo entrega a Berenguer Ramón
un alodio. Sança de Llobera hermana de Gombau de Ribelles deja el castillo a la iglesia de Solsona el año 1025. Desaparecido.
 Els Plans  de Sió
 
Castell de L'Aranyó.
Documentado en 1126. En 1130 fue enfeudado a Berenguer d'Anglesola y a finales del siglo XIV era de Bernat Berenguer Llompart. Sobre 1250 aparece por primera vez un Aranyó: Berenguer d'Aranyó, uno de los repobladores de Lleida. Al paso de los años son varios sus propietarios: Arnau d'Alta-riba el 1424, los Burguès y los Agulló señores de Bellver que lo reconstruyeron hacia 1569.
Gran castillo renacentista con torre a poniente, portal de grandes dovelas (piedra labrada) y escudo de armas partido entre bandas y águilas. En el siglo XIX era propiedad de los Pedrolo-Gomar.






Castell-palau de Montcortés.
 Documentado en 1095, fecha en que Guillem Isarn de Trevics deja en testamento a su futuro hijo el castillo. Berenguer d'Anglesola adquiere su propiedad el 1305 y el 1380 se lo vende a Bernat Berenguer de Llompar y éste a su vez a Joan Sacirera. De nuevo cambian de amo y aparecen los Marc que lo conservan hasta el 1622 en que al morir Baltasar Ausiàs Marc  cede todas sus propiedades a su viuda Anna Maria de Moixó.
Este gran castillo renacentista es uno de los más interesantes de la comarca. Es de planta rectangular con dos torres gemelas.



Por cortesía de Ricard Ballo (2006)

Castell de Concabella.
Impresiona la dimensión de este castillo, palacio señorial de planta cuadrada y 30 m de fachada, con patio interior, ventanas renacentistas y dos torres cuadradas emplazado dentro del casco urbano. Desde el 1040 hay noticias de este castillo a través del acta de consagración de Santa María de la Seu. A partir de mediados del siglo XI aparece la saga de los Concabella los cuales mantienen el dominio del castillo hasta el siglo XIV
A partir de entonces pasó a Berenguer de Peramola (que testó el 1347 a favor de Gombau de Vilalta y concedíó muchos privilegios a sus vasallos), y alrededor del año 1381 era de los Oluja. A lo largo del siglo XV obra en poder de los Requesens y durante la guerra contra Joan II a Rodrigo de Bobadilla,  y de éste a los Ortiz. Desde el siglo XVI serían propietarios los Erill, los cuales transformaran la antigua fortaleza en un palacio señorial que conservaron a lo largo de tres siglos. Desde el siglo XII son conocidos varios personajes apellidados Concabella, entre los cuales destacan Pere de Concabella (1198) y los Concabella, señores de les Pallargues. Los Concabella participaron activamente en la vida del condado d’Urgell y dieron, incluso, dos abades al monasterio de Poblet.
Tiene un bello patio interior, noble portalada, dos torres  y ventanas renacentistas.
Actualmente en mal estado y abandonado se está restaurando.
El 1991 se empiezan las obras de reconstrucción del castillo que, en una primera fase se arregla el tejado y en una segunda se derriba el café que fue añadido el 1953 a la fachada meridional y que desfiguraba la fisonomía originaria del castillo. En la primera fotografía se observan las señales de su ubicación anterior. Es el castillo o casal fortificado más grande de la Segarra.



Gentileza de Ricard Ballo (2006)

 

Castell de Les Pallarques
Se documenta el 1040 al referirse en la segunda consagración de la Seo d'Urgell al hecho de la posesión por parte de la iglesia del castillo de Guissona y del castellum Espalargi que lo comprendía en su territorio.
El 1061 se le denominaba "d'Espallargues" en referencia a los pallers. Durante 1315 su propietario era Berenguer de Rajadell y un año mas tarde lo sería Joan de Concabella que lo sería durante una parte del siglo XIV y parte del XV pues el 1590 lo eran la familia Argençola los cuales lo conservan hasta mediados del XIX.
Este castillo que se construyó en un emplazamiento aislado y en el punto más alto junto al río Sió, poco a poco se vio rodeado de casas a su alrededor hasta formar un núcleo urbano.
Parece que en torno a 1636 ya se habían reunido unas 23 casas junto con unas murallas que las rodeaban. Pertenece al tipo de castillo palacio de los que abundan en la comarca de La Segarra. Es de planta muy irregular y lo forman tres polígonos de diversas medidas seguramente por haberse ampliado en varias ocasiones con una gran fachada.
El cuerpo central que corresponde al mas antiguo, contiene un impresionante arco gótico de trece metros de altura. Los cuerpos restantes parece corresponden al siglo XVI. La balconada añadida posteriormente hace unos 200 años, le permite tomar un aire de majestuosidad.
No sería esta la última transformación, la guerra civil y la ocupación militar que tuvo que sufrir y dos bombardeos posteriores, que lo fueron transformando hasta adquirir el aspecto actual. Después de varios cambios de titularidad, durante el siglo XVIII fue adquirido por la familia Rovira que es la actual propietaria.
La planta baja está destinada a dependencias de servicios: exposición de  herramientas de labor, bodega, cuadras y la antigua sala de guardia.
El primer piso acoge al que se llega por una escalera de piedra acoge la planta noble presidida por la Sala dels Capitols, y numerosas salas que la rodean, y una terraza con vistas a todo el valle.
Desde ella se accede a un pozo del que a través de una escalera de caracol se accede a las prisiones subterráneas.




Andreu Salillas  (2003)


Andreu Salillas  (2003)

Castell de Ratera.
Documentado el 1098 por medio del acta de consagración de Santa María de Guissona.
Su nombre procede del linaje iniciado por Pere de Ratera el año 1164.
Castillo hoy convertido en empresa dedicada a la fabricación de harinas desde el año en que se construyó en 1534 para aprovechar las aguas del río Sió, coordina su gestión con su misión de palacio señorial. Reconstruido durante los siglos XIV y XV adquiere estilo gótico.
Con dos torres una cuadrada y otra cilíndrica. Ha estado restaurado con sumo detalle desde que a mediados del siglo XX lo adquiriera Joaquím Vilaseca.


















 


 



Por cortesía de Ricard Ballo (2006)

Castell de Sisteró.
Documentado a partir de 1097 en el transcurso de una donación de Ramón Adalbert a su hijo Pere Ramón del castrum Sestero. Más tarde gobernarían éstos castillos: Arnau de Verdú en primer lugar, y Berenguer de Concabella finalmente. Actualmente ningún signo indica su emplazamiento.
Castell de Vilagrassa.
Documentado el año 1109 a través del documento suscrito por Pere Gausper en que lo donaban a la catedral d'Urgell. La última referencia a éste castillo aparece en el testamento de de los señores de Vilagrassa, Bertran y su esposa Loreta, hacia su hija Sança. Desaparecido.
Castell de Talarn.
Documentado el 1112 en que Bernat Evall ceden su castillo a Santa María de Solsona (previamente lo había sido de Bernat Guillamet) a Santa María de Solsona. Desaparecido.
Estaràs

Castell de Alta-Riba.
Documentado en 1110 pasó al Monasterio de Santes Creus a través de una venta de Guillem de Cervera en 1238. Estado ruinoso sobre la población.









Por cortesía de Ricard Ballo (2007)

Castell de Ferran.
Su presencia parece adentrarse en el siglo XI cuando lo tenían los Cervera los cuales lo mantuvieron hasta el XII en nombre del conde de Barcelona como así lo hace constar el testamento de Ramón Berenguer III. Un siglo más tarde aparecen los Cardona haciéndolo constar como uno de sus dominios El 1314 Ramón Folc VI de Cardona también declara su jurisdicción. Se localizan sus ruinas en la parte alta de la población.

Castell de Malacara.
Ruinas. Entre sus restos destaca la iglesia que lo fue del castillo en honor a Santa María de Malacara.
Torre de Gàver.
Gran torre cilíndrica muy deteriorada de la cual permanece en pie parte de su altura.










Por cortesía de Ricard Ballo (2007)

Castell de Estaras.
Casal construido a caballo de los siglos XV i XVI y que se encuentra en la parte alta de la población. Perteneció a los Cervera hasta que en el siglo XII como dote matrimonial, se los dona a su hija Sibil.la juntamente con los de Pujalt y Timor.Mas tarde el 1251 el castillo de Estaràs revierte en Jaume I. A partir de 1355 aparece como señor del lugar Ponç de Vilallonga que lo sería hasta finales del siglo XIX. Bastante reformado es hoy un casal-residencia.

 




Por cortesía de Ricard Ballo (2007)

Torre de Mejanell.











Por cortesía de Ricard Ballo (2006)


Castell de Vergós Guerrejat.
Documentado el 1103 a través del testamento de Berenguer Puigverd
el cual confirmaba que dentro de sus posesiones constaban las castellanías de Santa Fe y la de Vergós.
Castillo señorial reformado durante el siglo XVI y feudo de los Vergós, pasando más tarde a Bernat d'Oluja (1314) hasta el más reciente, marqués de Capmany.



Granyanella

Castell de la Granyanella.
Documentado en 1143. Los primeros señores del castillo fueron los Cervera rama procedente de Berenguer señor de Granyanella y Vilagrasseta. En el 1283 Pere d'Anglesola lo vende a Bernat de Cervera, abad de Poblet.
Conserva restos de muros en su lado este, que en parte corresponden al siglo XVI si bien la construcción de un depósito municipal acabó casi de borrar su presencia.

Castell de Tordera.
El año 1112 el castillo era feudo de Bertran i Ermessèn en nombre de Arnau Bertran. Por los mismos motivos que en el castillo de Curullada, el castillo le llega a Guillem el 1133. La familia Cirera lo regentó durante el siglo XIV y un siglo más tarde lo harían los Saportella. Finalmente sería una propiedad de los Villalonga.

Torre Saportella.
Antigua cuadra del municipio de Granyanella, cerca de la Curullada, centrada en la antigua torre de Saportella, un molino de planta cuadrada con torres cilíndricas en tres de los ángulos, muy deteriorado y con el aspecto de una construcción del s XVI.
Su apellido vicarial tomó el nombre del castillo de la Portella, dicho también hasta el s XI de Frontanyà. fue Bernat de Saportella señor de la torre de la Portella y de Tordera (Segarra)

 




Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Castell de Curullada.
Documentado el siglo XI pertenecía al dominio de los Cervera.
El 1133 Guillem Dalmau de Cervera certifica  que este castillo (que antes perteneció a su hija) al fallecer ésta pasase al dominio de su nieto Guillem.
Alrededor de 1340 consta como propiedad de Maimó d'Oluja.
En 1376 tras pertenecer a los Saportella pasa a Jaume Desvalls a cambio del castillo de Montpaó y el 1831 a la familia Vilallonga.




Por cortesía de Oriol Miró Serra (2006)

Castell de Fonolleres.
Documentado el 1113 a través de la presencia de una familia llamada Fonolleres. A partir del siglo XIII y durante casi un siglo sería una propiedad de la familia Satorre los cuales lo mantuvieron hasta 1427. Pasaría posteriormente a los Ivorra y dos siglos después a Joan Pocurull. Durante el siglo XIX lo sería de los Duran i Cerdà.
Este castillo que se volvió a reedificar durante el siglo XVI se encuentra en la actualidad extraordinariamente conservado. De propiedad particular, no es visitable




Cortesia de Ricard Ballo (2006)


Granyena
de Segarra

Castell de Granyena.
Documentado el 1097 representó el primer asentamiento de los templarios que levantaron en el territorio catalán al recibirlo de Ramón Berenguer III.
Previamente fue una propiedad de Ramón Berenguer I la cual legó a su mujer Almodis el 1056. El 1076 de nuevo Ramón Berenguer I lo lega a sus hijos Ramón Berenguer y Berenguer Ramón.
El 1130 Ramón Berenguer III dona el castillo a los templarios. Esta Orden además de Granyena mantuvo comandas en otras poblaciones en Catalunya: Gardeny, Tortosa, Miravet, Palau, Barberá, Corbins, Barbens, Aiguaviva, Montsó,Puig-reig, Masdèu, Ascó, Juncosa, Castelló d'Empúries y Vallfogona de Riucorb. Al desaparecer la Orde del Temple, recae en la Orde de l'Hospital.
Todavía se conservan restos de muros y de los portales, en la colina que preside la población así como una torre cilíndrica que debió pertenecer al castillo. Una zona del castillo se convirtió en cementerio.



Cortesia de Ricard Ballo (2007)


Guissona

 

Palau de Fluvià.
Documentado el 1040. Los señores de Fluvià poseían además diversos feudos en l'Urgell, la Noguera y la Segarra. Durante los siglos XII y XIII fueron los gobernadores que el obispo de Urgell tenian en Guissona. La jurisdicción del castillo pertenecía al condado de Cervera siendo adquirida por la "quadra" de Vilana por el obispo d'Urgell Pere de Cardona juntamente con la villa de Guissona.



A.Salillas (2006)

Castell de Tapioles.
Mencionado el 1040 en un documento en donde se señala que dentro del término existía el castrum Tapeolis. En 1191 era señor Tapioles Bernat y años más tarde los Fluvià. Desde mediados del siglo XIV comenzó a desaparecer.

Castell de Vilamur.
Mencionado el 1040 en un documento en donde se señala que dentro del término existía el castellum Villemuri. De igual manera que con el de Tapioles aparecen los Fluvià. Se desconoce su emplazamiento.

Ivorra Castell d'Ivorra.
Documentado en 1114 a través de la documentación que se libró por parte del conde Armengol VI d'Urgell a los Hospitalarios al cederles el Mas d'en Torrents. 
El gobernante del castillo Pere Guillem d'Ivorra el 1132 inicia el linaje de los Ivorra. En 1314 pertenecía a Ramón Folc. 
Se conservan restos de una gran torre redonda de 20 metros de altura y de algunos muros.














Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Les
Olugues

Castell de Oluja Jussana.
Edificado durante en siglo XVI (parece que la antigua residencia documentada el 1125, era a l'Oluja Sobirana o de Dalt). Era centro de uno de los dos sectores en que se dividía el centro urbano y el término. Gran casa-residencia. Interesante torre cuadrada. Durante el siglo XI formó parte de la marca de Berga dentro del condado de Cerdanya actuando de castellano del castillo Guerau Ponç. El 1358 aparece el el linaje Oluja, con Arnau Hug d'Oluja.
El 1405 consta como señor del castillo Guillem de Rajadell el cual por nupcias se emparientan con los Oluja hasta finales del siglo XV. El 1472 se convierte en señor del castillo Rodrigo de Bovadilla hasta que durante el siglo XVII lo son los Reguer i Marimón los cuales lo regentan durante las dos siguientes centurias hasta traspasárselo a la familia Salvia. Finalmente éstos lo venderían a numerosos vecinos de la población.



Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Castell de Santa Fe de Segarra.
Restos de muros de defensa en la parte alta de la población en donde destaca un portal de estilo dovelado y algunos muros.









Cortesia de Ricard Ballo (2007)

Massoteres

Castell de Talteüll.
Documentado el 1014. A finales del siglo XIII pertenecía  a Galceran de Pinós el Vell, pasando posteriormente a manos de su hijo Galceran de Pinós el Jove. El 1377 se lo compra Arnau III d'Erill i de Pallars. En la parte alta de la población restos de muros y una torre redonda.










Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Castell de Massoteres
Documentado el 1040. Este castillo en la edad media estaba ubicado dentro del término del castillo de Talteüll. El 1339 y en calidad de feudatario Pere II Galceran de Pinós poseía los castillos de Palou de Torà, Massoteres y Talteüll. Este vendería el 1377 el castillo a Arnau d'Erill. Totalmente desaparecido.

Castell de Palquet
Documentado el 1116 a través del testamento librado por Pere Ponç de Cervera. El 1257 era señor del castillo  Galceran de Pinós. El 1377 Pere Galceran de Pinós se vende el castillo de Palou juntamente con el de Massoteres  y el de Talteüll a Arnau Erill. Podría ser que su emplazamiento se localizase en Can Cuadros.

Montfalcó

Castell de Montfalcó del Duc.
Se han arreglado las calles adyacentes. Montfalcó es mencionado como propiedad de Bernat de Montesquiu (siglo XII) quien lo empeña a Arnau de Cervera bajo el dominio del vizconde de Cardona y el conde de Barcelona(1154).
Este castillo tuvo especial importancia en las guerras libradas frente a Pere de Castella durante el siglo XIV. Finalizada esta guerra vuelve a los Cardona que al ser duques el castillo toma el nombre y pasa a ser del Duc.
En la actualidad está habitado.





Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Montoliu de Segarra

Castell de Montoliu.
Documentado el 1079 fecha en que Ponç Guerau de Segarra, por aquel entonces señor de Montoliu, cede éste castillo a Guillem Miró. En 1112 éste último lo vuelve a vender a Guillem Dalmau de Cervera el cual lo mantiene hasta 1227 en que Guillem de Cervera  lo dona al Monasterio de Santes Creus si bien se reserva el usufructo hasta 1229 en que fallece.
Hasta la abolición de los señoríos, el castillo sigue perteneciendo al monasterio de Santes Creus.
El hecho de estar ubicado en la parte más alta de la población, su emplazamiento ha servido para instalar un depósito de agua municipal lo quel ha supuesto fragmentar más su ruina.
 




Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Castell de Cabestany.
Documentado el año 1139 a través de la venta que Guillem d'Aguilar hace de éste castillo a Pere Arnau. Una vez fallecido Pere Arnau su viuda lo dona a su yerno Bertran de Montpalau el cual casi enseguida  lo empeña a Guillem d'Aguilar el cual mantiene la propiedad hasta 1273 en que lo vende a L'ordre de l'Hospital. Actualmente no perdura ningún resto y la población está prácticamente abandonada.

Castell de la Guardia Lada.
Castillo documentado el siglo XI, el 1025 y el 1075.
Ubicado en lo alto de la sierra de la Guàrdia, presenta numerosos restos de muros que muestran su anterior forma rectangular.








Castell de l'Ametlla.
Documentado el año 1077 del cual permanecen algunos muros y una torre redonda.
Propiedad del conde de Barcelona y Gerona, Ramon Berenguer I el Vell aún cuando no estaba totalmente construido de lo dona a su hijo Ramon Berenguer II el cual lo transfiere a Ecard Miró y a su esposa Magència.
Disfrutaron de su señorío los Concabella los cuales en 1215 ceden el castillo a los hospitalarios de Cervera.





Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Montornès
de Segarra

Castell de Montornes
Documentado en 1079 a través del testamento de Ramon Miró en el cual señalaba que era propietario del castro de Montornes. En el 1119 aparece como una propiedad de Ponç Ollemar. En el 1133 es la familia Cervera que disfrutan de ésta propiedad. Como ocurriera con los castillos de Vilagrasseta y de Montoliu, el año 1133 Guillem Dalmau de Cervera al morir su hija y el yerno, cede el castillo a su nieto Guillem.
El 1181 Alfons el Cast lo entrega a los templarios. Tras su extinción lo reciben los hospitalarios. Se aprecian ruinas en poca cantidad debido a la expoliación para hacer nuevas viviendas.




Cortesia de Ricard Ballo (2007)

Montpaó  Castell de Montpaó. Ruinas. En 1398  pasa a formar parte del municipio de Cervera.
Ribera d'Ondara

Castell de Briançó.
Documentado el 1101año en que Geribert Hug cede el castillo al obispo de Vic, Guillem Berenguer. El año 1352 el castillo era propiedad de Gombau d'Oluja. En la actualidad aquel castillo se ha convertido en la casa conocida por: can Carulla.

Castell de Pomar.
Documentado el 1101 año en que Geribert Hug cede el castillo (al mismo tiempo que hiciera el de Briançó) al obispo de Vic, Guillem Berenguer. El nombre del castillo procede de un gobernador del castillo llamado Pomar, del cual aparece documentación durante el siglo XI. En documentación librada  el año 1260 consta como propiedad de Berenguer de Queralt, actuando de gobernador del castillo Berenguer de Pomar. A partir del siglo XV aparecen varias familias que lo gestionan, primero la familia Aimeric y más tarde durante el siglo XVI, los Erill.

Castell de Rubinat.
El primer documento que menciona el castillo de Rubinat (1059), parte del acuerdo suscrito entre Guillem Bernat d'Odena y su esposa con Guillem Ramón de Cervera. Durante el siglo XII consta que el castillo estaba gobernado por los Cervera asimismo feudatarios de los Òdena.
El primer miembro del linaje Rubinat se inicia con Bernat Rubinat. La familia Rubinat de estirpe militar, fue finalmente la que durante el año 1240 se convirtieron en los señores del castillo. En 1350 pasó a poder de los Alenyà, y otros con posterioridad, hasta que en 1476 el rey Joan II lo entregó a Joan Aimeric quien conjuntamente con los lugares de Rubinats, Pallerols, Sant Antolí y Timor crea la baronía de Rubinat. Durante el siglo XVI los Aimeric emparentaron con Joan d'Erill i de Requesens. Restos en la parte alta de la población en donde destaca un muro de 13 metros de largo por una altura de 4 metros.

Castell de Gramuntell.
La historia del lugar parece remontarse al 1054 cuando el conde Ramón Berenguer lo cede a unas familias para que inicien su repoblación. La historia del castillo podría iniciarse en el momento en que Gombau Bernat y su esposa libran en feudo el castillo a Arnau Hostèn. Durante el 1114 Guillem Ramón Bercketh lo vende a Guillem Dalmau de Cervera el cual en el año 1133 lo lega a su nieto Guillem.
El material que formaban sus ruinas sirvieron para la construcción de diversas casas.Totalmente desaparecido. Posiblemente podría haberse asentado en la actual ubicación del depósito de agua municipal.

Castell de Llindars.
Documentado a finales de 1086 a través del documento librado a la iglesia de Sant Pere dels Arquells, en el cual se especifican una serie de bienes entre los que se encontraba el castillo, por parte de Guillem Bernat d'Òdena. La procedencia del nombre parece proceder de la familia que gobernó el castillo durante el siglo XII. Conserva un arco y algunos muros.

Castell de Mont-Lleó.
Documentado a principios del siglo XII. El 1101 el obispo de Vic, Guillem Berenguer, recibe de Geribert Hug el castillo de Mont-Lleó. Situación identica a la del castillo de Sant Antolí y de Vilagrasseta: el 1133 Guillem Dalmau de Cervera una vez fallecidos su hija y su yerno testamente el castillo en su nieto Guillem II de Cervera. El testamento de éste último indica que el castillo pasará a poder de su hijo Guillem. Los Erill lo obtienen el 1578. Ruinas

Castell de Sant Antolí.
Documentado a principios del siglo XII. Como ocurriera con el de Vilagrasseta, el año 1133 fue afortunado para Guillem II de Cervera al recibir también el castillo de Sant Antolí.Al morir éste el castillo recae en su hijo Guillem. El 1370 Pere el Ceremonios lo vende a Alamanda mujer de Pere de Queralt. El siglo XV refleja un nuevo propietario: la familia Aimeric. Al contraer matrimonio Aldonça d'Aimeric con Joan d'Erill el castillo recae en ésta familia ya definitivamente hasta mediados del siglo XIX. Ruinas

Castell de Timor.
Documentado en el siglo XII dio nombre el linaje que a partir de 1131 se inicia con Arnau de Timor. El señor del castillo sin embargo sería Alaric el cual el 1132 se lo cedería a su hijo Ramón. A finales del siglo XVII el conde d'Erill se haría con la propiedad.
El material que formaban sus ruinas sirvieron para la construcción de diversas casas. Actualmente es una masía denominada la Torre de Timor.   





Cortesia de Carles (2008)

Sanaüja

Castell de Sanaüja.
Documentado en 1001. Ruinas en lo alto de una colina conserva vestigios de la reconstrucción que inició el obispo d'Urgell el siglo XVII para uso de las pocas veces que lo utilizaría finalmente.







Cortesia de Ricard Ballo (2007)

Sant Guim
de Freixenet
Castell de Santa María.
Documentado desde el siglo XII. Pequeños restos

Castell de Tallada.
Documentado el 1193. Formó parte del condado d'Empuries y desde finales del  siglo XIV pasó a formar parte de la baronía de Verges. En la parte alta de la población se encuentran los restos del castillo formando parte de la pared de una casa.

Castell de Vilalta. Documentado desde el siglo XII. Pequeños restos

Castell de Freixenet.
Documentado el 1064. Su nombre castrum de Freixaned  parece proceder del nombre del señor del castillo y que gobernó a finales del siglo XI. Mas tarde, el año 1133 de nuevo surge el testamento a través del cual Guillem Dalmau de Cervera lega a su nieto Guillem el castillo de Freixenet.
Actualmente no se percibe ningún resto de aquel castillo.

Castell de la Rabassa.
Documentado el 1162 mediante un escrito de donación del mencionado castillo al monasterio de Santa María de l'Estany por parte de Bertran de Garrigosa.
Los últimos dueños del castillo contemplan los nombres de Ramon d'Oluja, los Meca alrededor del siglo XVIII y finalmente el marques de Benavent.
Totalmente desaparecido.

Sant Guim
de la Plana

Castell de Sant Guim de la Plana.
Aparece documentado el 1161 cuando la población formaba parte del término del castillo del Llor y marcaba límite con el castillo del Far. Formó parte del término del castillo de Llor.
En época posterior perteneció al linaje de Sacirera y finalmente por los marqueses de Santa María de Barberà.
En buen estado no es visitable.
Localizado dentro de la población, ésta se llamó antiguamente Sant Guim de Llor o Desllor.





Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Sant Ramón Castell de Gospi.
Documentado en 1087. Actualmente casa señorial conserva en uno de sus lados una espigada torre circular.










Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Castell de la Manresana.
Documentado en 1067. En lo alto de la población destacan los restos de éste castillo de planta rectangular y la torre del mismo estilo.
Se tienen noticias de que fue posesión de numerosos propietarios a lo largo de su vida: Alfonso I de Aragón (1176), los Ribelles (1236), Berenguer de Rajadell (1313), Santes Creus (1327), el conde de Cardona Hug Folch (1382), Hug de Copons (1461), Joan de Cardona (1479), los Pinos y finalmente los Sarriera.
Parece ser que el nombre podría llegarle de haber pertenecido al condado de Manresa.




Castell de Portell.
Documentado en el 1042. Restos de una torres y de muros.
Castell de Viver.
Documentado en el 1098. Perteneció a Ponç Ollemar. En el transcurso del siglo XII aparece la familia Viver que dio nombre el castillo. Desaparecido.
Talavera Castell de Talavera.
Documentado en 1170. Restos en lo alto de la población sobre los cuales hoy se levanta un casal. Eran señores del lugar los Alemany de Cervelló. Guerau Alemany de Cervelló lo ceden a su sobrino Guillem d'Aguiló hasta que pasa transcurrido el siglo XIV a la familia So.
A partir de 1753, el señor era Gaietà María de Santcliment de Pignatelli marqués de Rubí.
Castell de Pavia.
Restos casi imperceptibles. Este castillo perteneció a Serè de Montpalau, mas tarde a los Aguiló, a los Talavera y finalmente a los marqueses de Rubí.
Castell de Bellmunt. Restos casi imperceptibles
Tarroja
de Segarra
Castell de Tarroja.
La primera referencia se remonta al año 1040 a través del acta de consagración de Santa María de la Seu dÙrgell.Consta que Adelaida esposa del vizconde que Girona, Sunifred, dona el castillo a la categral de l'Urgell. Uno de los primeros miembros de Tarroja que aparecen, sella un documento de donación hacia la obra de Santa María de la Seu. En 1085 aparecen como posesiones que hereda Bernat Ecard de Torroja quien años después(1142) lo cederá  en partes ( la villa de Tarroja) a Santa María de Solsona y el castillo a su hijo Ramón. Posteriormente fueron propiedad de Agnés de Torroja y finalmente de los Cardona.
Castell de Castellmeià.
Documentado el 1243 cuando lo regentaba como feudo Guillem Elomar. Se reconstruyó a finales del siglo XVI. Los señores de éste castillo eran los Vergós en principio y más tarde, a finales del siglo XVII lo fue Francesc de Junyent i de Marimón el cual recibió el marquesado de Castellmeià el año 1716 de manos de Felipe V. Posteriormente pasaría la propiedad a los Amat, los Càrcer y finalmente a los Vilallonga. Actualmente está gestionado por unos masoveros que lo habitan. 





Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Torà Castell de l'Aguda.
Doc. en 1025. Restos de dos torres y de muros. Alrededor de 1050 era señor del lugar Ramón Miró d'Aguda, cuñado de Amat Elderic d'Oris jefe de la nobleza de la casa condal de Barcelona lugar que ocupó a la muerte de éste último.
El 1179 Marquesa, hija de Ferrer de Cabrera y su marido Gombau de Ribelles eran señores de L'Aguda al tiempo que de Torà. Durante el siglo XIV Hug de Cardona compra la jurisdicción de L'Aguda.
En el lugar que fue amurallado persisten todavía dos portales. Durante el siglo XIX era jurisdicción de los marqueses de Castellbell.



Por cortesía de Ramón Santesmases i Palou (2005)

Castell de Llanera.
Documentado desde el año 1010. Ruinas próximas a la parroquia.

Castell de Torà.
Documentado el 1024. El 1141 Ramón Gilabert testamente en favor de su hijo Guillem para el momento que falte el y su esposa Bonadona. Durante el siglo XII era una posesión de los Cabrera. El año 1179 un testamento de Gombau de Ribelles certifica su propiedad que lega a su hija Marquesa. Del castillo y de las murallas que protegían la población de Torà nada queda pues la iglesia ocupa el lugar del castillo.

Torre de Vallferosa.
Documentado el año   1052.           
Excelente torre cilíndrica situada entre dos caminos alcanza una altura de más de 30 metros, lo que la confiere como la más alta de Catalunya.
A una altura de unos diez metros se abre una puerta que comunicaría con la parte alta de la torre en donde se perciben unas pequeñas almenas.
Acceso: desde Torà y bien señalizado 9 km. por carretera más 1 km de pista forestal y 15 minutos a pie.











Cortesia de Ricard Ballo
(septiembre 2006)

Torrefeta i Florejacs Castell de Llor.
Coronando la parte alta de la población se levantaba éste castillo que hasta principios del siglo XX se encontraba en bastante buen estado si bien hoy está en estado ruinoso.
Documentado el siglo XI a través de una pugna territorial de la cuadra de Bellveí.
El 1044 era feudo de Guillermo, hijo de Elomar, que también era señor del Faro y de Meià. A finales del siglo XII, eran feudatarios Arnau de Sanaüja y Hugo del Llor.
El señorío del lugar pasó después a Copons. Por enlace de Catalina de Copons con Josep Antoni de Mata (creado conde de la Torre de la Mata por el rey-archiduque Carlos III al inicio del siglo XVIII), el señorío pasó a esta familia y el fin del antiguo régimen era los Mata y Cordelles.
En las postrimerías del siglo XIII aparece como feudatario del castillo, Ramón de Vallverd.  Ruinas.




Cortesia de Ricard Ballo (2007)

Castell de Bellvei.
Documentado entre 1035 y 1071. El año 1040 en el Acta de Consagración de la canónica de la seo d'Urgell consta como integrada en sus propiedades.
Gran casal de los siglos XVI-XVII en el centro del antiguo núcleo fortificado de Bellvei.








Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Castell de la Morana.
Documentado el 1307. Se encuentra en el interior del recinto fortificado de la Morana. Reconstruido  en el siglo XVI. En Morana existe además un portal de accedo y una torre circular.







Cortesia de Ricard Ballo (2006)

Castell de les Sitges.
Documentado en 1116 a través del testamento otorgado por Pere Ponç a su hijo Arnau.
Durante  el transcurso del siglo XIII estaba en posesión de la familia Alemany de Cervelló, el cual lo dejó en testamento a su hija Sibil.la el 1304, la cual casaría más tarde con Ponç de Ribelles. Posteriormente iría variando de propietarios según sigue: Ramón Guillem de Josa en 1445, los Cortit en 1571, los Bartomeu en 1574, los Agullo en 1613, los Ribera en 1625.
Los marqueses de Gironella lo fueron entre los siglos XVIII y XIX. En medio del campo y a pocos metros de la carretera, con muy fácil acceso.
El castillo de planta ligeramente rectangular se levanta majestuoso sabedor de sus inexpugnables fachadas enseñando tu esbelta torre de homenaje desde el centro del castillo, de unos 20 m. de altura y un siglo más antigua que la muralla que la rodea.
Es sin duda unos de los castillos más bellos que se conservan rodeado por doquier de perfiladas almenas que parecen invitar al viajero a que se aproxime hasta el.
De planta cuadrada es habitado temporalmente.

Inicialmente, el castillo abrirá cada primero domingo de mes por la mañana, a las 11, 12 y 13 horas. También estará disponible toda la semana para grupos previa concertación al teléfono de contacto 600 53 79 70 . Además, programa cursos, exposiciones, charlas y reuniones culturales, y ofrece sus espacios para fiestas, celebraciones, rodajes y reuniones particulares y de empresa.
Concertar : http://www.castelldelessitges.com 

 






Cortesia de Ricard Ballo
(septiembre 2005)
 



A.S.  (2003)

Castell de Florejacs.
El castillo de Florejacs se encuentra emplazado sobre una pequeña colina en el centro de la población. Es una antigua población fortificada formada por numerosas calles estrechas sobre piedra natural y que le confiere una especial aspecto medieval. Obra de Arnau Mir de Tost sobre una fortaleza anterior en época de reconquista.
Florejacs aparece documentado por vez primera en 1099 en el acto de consagración de la iglesia de Guissona y posteriormente en 1100 en un documento de Pere Ponç en el cual establece unos donativos al canónigo del Urgell.
Uno de los primeros señores del castillo fue Galceran Erimany que tras ser hecho prisionero en 1100 en las Cruzadas tuvo que empeñar el castillo para pagar su rescate. El poder del castillo ha estado siempre en manos de una misma familia, habiendo emparentado a lo largo de los siglos con apellidos tan conocidos como el de Josa (finales del siglo XIV), Cardona, los Corint (1571), los Bertomeu (1613), los Ribera (1625) y los Agulló de Pinós-Sentmenat  y los Aguijón de Pinós-Sentmenat.
Durante la guerra de Sucesión, Josep Antoni de Ribera y Espuny-Claramunt debido a su apoyo al archiduque Carles, fue desposeído del castillo durante siete años por orden de Felipe V.
La estructura del antiguo castillo tiene escasos vestigios. Durante el siglo XVI que la comarca goce de una cierta prosperidad, se realiza una considerable reforma convirtiéndose en una casa señorial. Se accede al castillo por un túnel que da a una puerta abierta en la base de la torre ,que en la antigüedad era el patio de armas y actualmente acoge a un pintoresco grupo de casas y calles estrechas. Todo el castillo tiene una base rectangular distribuida en tres plantas acogiendo una de las largas a la fachada principal asentada sobre la muralla medieval. Su distribución que cómo se ha dicho se reparte en tres plantas, la baja sitúa las cuadras, la bodega, la prisión y otras dependencias. En la segunda planta se encuentran, un espacioso comedor de sillas estilo catalán antiguo siguiendo todo un conjunto rojizo, la sala de música , el dormitorio principal y un amplio salón presidido por un piano de cola de principios del siglo XX. En la parte alta se sitúan varios aposentos. El castillo cierra un total de 55 estancias, doce dedicadas a biblioteca con 2.000 volúmenes, comedor y salones, once a dormitorios y el resto reservadas a bodega, cocinas, salas de baño, etc. Desde el alto de la torre a 20 metros de altura de divisa una magnífica panorámica de los alrededores con la silueta al fondo del castillo de los Sitges con los que se intercambiaban mediante señales ópticas, información ante posibles ataques. El año 1999 acogió el X Ciclo de Música a los Castillos. Actualmente su propietaria es Rosario Balanzó de Febrero, esposa de Robert Jaumendreu.
Este castillo desde 1993 es visitable.





Andreu Salillas  (2003)














     Castell de Florejacs.   S.P.A. - 1979

Vicfred

Castell de Vicfred. (Bechfred)
Documentado en 1079. La primera mención que se conoce es un testamento de Ramón Mir (propietario de Vicfred) hacia su esposa Engèlsia y que se conserva en el obispado de Solsona.
Durante el año 1099 el nombre de Vicfred aparece en la consagración de la iglesia de Guissona.
En el año 1179 Gombau de Ribelles casado con la marquesa de Cabrera, señora de Montsonís  y les Ventoses; parece ser se lo deja a su hija Sança de Llobera. Cuando el rey Pedro III instituye el condado de Cardona, Vicfred es especialmente nombrado en el diploma real.
Siendo los duques de Cardona, señores de Torà y barones de Bellpuig i de Juneda (1600) el castillo constituye un baluarte dentro de sus posesiones.
Durante varios lustros actúan de gobernadores "castlans" la familia Ribelles hasta la llegada de los Cardona, los cuales asientan su dominio hasta la extinción de los señoríos.
Durante los siglos XVII, XVIII y XIX pertenecería a una de las familias más importantes e influyentes de Catalunya: los Cardona.
En 1998 el Castillo de Vicfred se convierte en propiedad particular se restaura y se vuelven a llenar sus muros con la belleza y el esplendor que le habían  caracterizado durante siglos.
Situado en el centro del municipio.







Cortesia de Ricard Ballo (2008)


Cortesia de Ricard Ballo (2008)

Vilagrasseta Castell de Vilagrasseta.
Documentado el 1059. La historia de este castillo, muestra en su parte final, numerosas similitudes con el de Montoliu. La primera mención cuenta que Ramón Berenguer I entregó el lugar a Dalmau Genovard y a su mujer para que levantaran un castillo. Posteriores propietarios fueron los Cervera; y aquí es cuando se repite la historia del de Montoliu. Guillem Dalmau de Cervera testamente a su nieto Guillem II de Cervera el castillo una vez hubiesen fallecido su hija y su marido.
El 1227 Guillem de Cervera deja el castillo al Monasterio de Santes Creus. Actualmente totalmente desaparecido.   
Vilalta Castell de Vilalta. Se conservan los restos de algunas paredes.
   
Ver Segarra en un mapa más grande