LA MALALTIA DE L'ASBESTOSI
 


 Fibra d'amiant (al microscopi)
 



Amiant


RETALLS DE PREMSA

 

Las víctimas del amianto reclaman justicia en Barcelona
Los afectados por el mineral prohibido piden a la administración que reconozcan sus enfermedades.



Concentración de las víctimas del amianto en la plaza de Sant Jaume / AVAAC

Las víctimas del amianto se han concentrado este sábado en la plaza de Sant Jaume para hacer visible su reclamación, que incumbe a toda la sociedad.

Decenas de personas han llegado a las 11h de la mañana a la plaza del Ayuntamiento, donde se han unido con otras tantas, ligadas a algunos colectivos que trabajan por la inertización de este mineral declarado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1977. Entre los carteles de su reivindicación, se podía leer 'Basta' y 'El amianto sigue matando'.

Su principal objetivo es que las administraciones públicas reconozcan sus enfermedades crónicas como un daño colateral de sus años de trabajo en centros industriales durante las décadas de los 60', 70 y 80', donde manipulaban amianto sin (o con escasas) medidas de protección También preclaman que se reconozcan las enfermedades de sus familiares directos derivadas del amianto, que han tenido contacto con este material de bajo coste o las personas que han vivido y aún viven cerca de un foco de producción de este mineral cancerígeno.

Desde el Colectivo Ronda, formado por abogados, han obtenido algunas sentencias favorables a sus demandas. La última, el 8 de septiembre, condenaba a la empresa Uralita a indemnizar con 1,7 millones de euros a 14 vecinos de los municipios de Cerdanyola del Vallès y Ripollet.

La convocatoria de esta mañana, organizada por l'Associació de Víctimes Afectades per l'Amiant de Catalunya (AVAAC) y el Colectivo Ronda ha contado con la presencia de algunos afectados que han llegado desde Francia, Inglaterra, Italia y Bélgica.

EL AMIANTO, PROHIBIDO DESDE 2002

La producción y el consumo de amianto se prohibió en España en 2002 pero las consecuencias de la exposición de este material despiertan ahora, dado que los síntomas tardan entre 20 y 40 años en manifestarse. Así, se han retrasado hasta ahora las consecuencias de su exposición.

Según un estudio de la Unión Europea, de aquí a 2030 medio millón de personas morirán en Europa de cáncer por la exposición al amianto. Solo la transformación de su estructura cristalina lo hará seguro para posteriores generaciones.   AROA ORTEGA

(https://www.metropoliabierta.com/vivir-en-barcelona/victimas-amianto-justicia-barcelona_10753_102.html) 6/10/2018






LA ENFERMEDAD DE LA URALITA

España reconoce únicamente al 10% de enfermos por amianto


En 1947 se reconoció la enfermedad, pero los infectados deben recurrir todavía a la vía judicial. En la Unión Europea está prohibido desde el año 2000, pero muchos edificios todavía lo tienen.


Dependiendo de cuál sea su edad, la palabra amianto puede sonarle más o menos. El amianto (o asbesto) es uno de los componentes del fibrocemento, un material de construcción comercializado preferentemente por la empresa Uralita SA, por eso ha sido conocido con este nombre. ¿Le suenan los tejados de uralita? Eso es el amianto y si su casa ha sido levantada antes del año 2000, probablemente contenga este material en cubiertas o tuberías, pues ha sido usado, de manera masiva y durante décadas, como aislante del calor y del fuego en edificios.

El amianto está prohibido en toda la UE desde el 2000. Se ha demostrado que sus fibras sueltas que llegan a los pulmones pueden causar enfermedades graves, como cáncer de pulmón, mesotelioma (tumor de pleura cuya única causa conocida es el amianto) o asbestosis (un tipo de fibrosis pulmonar). No se alarme: aunque actualmente muchas construcciones contienen amianto, solo aquellos materiales muy degradados pueden suponer un peligro real para la salud. Países como Francia obligan a certificar si la vivienda que se va a vender o alquilar tiene o no asbesto.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el amianto es el responsable cada año de más de 100.000 muertes en todo el mundo. Víctimas como extrabajadores de los centros industriales donde se manipulaba este material cancerígeno sin ningún tipo de protección, pero también familiares suyos que estuvieron en contacto con las fibras (por ejemplo, mujeres que lavaban la ropa de trabajo del marido) e, incluso, vecinos que vivían cerca de un foco de producción.

La zona cero del amianto en toda España se encuentra en Cerdanyola del Vallés (Barcelona). Ahí estuvo, desde 1910 y hasta 1997, la fábrica de Uralita. Por eso Cerdanyola ha sido elegida este año como lugar de acogida del encuentro internacional de víctimas del amianto, que se clausura hoy y está organizado por la Associación de Víctimas por el Amianto de Cataluña y la cooperativa de abogados Colectivo Ronda.

«En 1925, Uralita tenía 325 trabajadores en plantilla. Cinco años después, más del doble. Mucha gente vino a Cerdanyola a trabajar en esta fábrica», señaló el alcalde del municipio, Carles Escolá, el pasado jueves en la recepción institucional del evento. Las cifras dan una idea del crecimiento de esta multinacional que hace años cambió de nombre y actualmente se llama Corporación Empresarial de Material de Construcción (Coemac).

«Se sabía desde 1940 que el amianto era dañino y en 1947 se reconoció la enfermedad de la uralita. ¿Por qué se siguió utilizando? Porque era un material muy barato y muy bueno. Y no hay que olvidar que la empresa sigue activa, ganando millones y millones», dijo por su parte la abogada Raquel Lafuente. Esta cooperativa trabaja desde hace más de 30 años en la defensa de los derechos de las personas afectadas por la exposición al amianto y denunciando la falta de medidas efectivas de protección.

Cerdanyola, Ripollet o Castelldefels han sido importantes focos de contaminación no solo para trabajadores de Uralita, sino también para familiares y vecinos. Las enfermedades relacionadas con el amianto tardan entre 20 y 30 años en desarrollarse, por eso siguen apareciendo nuevos casos de pacientes.

Hoy por hoy, el amianto solo está prohibido en 50 países (entre ellos Estados Unidos y Canadá). En zonas como India, Brasil o el norte de África no. La OMS advierte de que cada año se comercializan unos 2,5 millones de toneladas de amianto en todo el mundo. Hay 125 millones de trabajadores expuestos al día.

Una de las problemáticas de la enfermedad del amianto es la infradiagnosis en el ámbito de la Administración, que no reconoce a esta como una enfermedad laboral. Se estima que España solo reconoce menos del 10% de todos los casos que hay. Esto lleva a muchos afectados por el amianto en España a verse obligados a recurrir a la vía judicial para obtener las prestaciones.

Una de las sentencias más importantes de los últimos años fue la del Tribunal Supremo en el 2012, cuando este unificó doctrina y resolvió que Uralita incumplió la normativa desde los 40. También en el último año hubo avances: dos sentencias pioneras establecieron que la empresa debe indemnizar a unos familiares y vecinos del entorno de Uralita. Los identifica así como afectados pasivos ambientales.     BEATRIZ PÉREZ

(el periodicodearagon.com) 06/10/2018

https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/sociedad/espana-reconoce-unicamente-10-enfermos-amianto_1314398.html




Los rostros del amianto: "Pintábamos rayuelas con trozos de uralita"

Tres víctimas del asbesto explican cómo les ha afectado vivir cerca de la fábrica del Vallès.

La fábrica de Uralita SA de Cerdanyola del Vallès (Barcelona), que estuvo abierta desde 1910 a 1997, está considerada hoy en día el 'punto cero' del amianto en España. Sus empleados trabajaron, día tras día y durante décadas, sin ningún tipo de protección pese a que España sabía, desde 1940, que el amianto era dañino.

Cerdanyola del Vallès es estos días el lugar donde se está celebrando el encuentro internacional de afectados por el amianto (o asbesto), un material de construcción que, según la OMS, causa la muerte de más de 100.000 personas al año. Cánceres de pulmón y pleura y asbestosis (un tipo de fibrosis pulmonar producida por el amianto) son las principales enfermedades graves que han contraído quienes trabajaron aquí. Pero no solo ellos estaban en peligro: también sus familiares y vecinos de la zona. La enfermedad del amianto tarda entre 20 y 30 años en desarrollarse.

A continuación, tres víctimas del amianto explican a EL PERIÓDICO sus testimonios, que reflejan la impunidad (y, también, el gran desconocimiento que, pese a todo, tenía la población) que ha habido siempre en torno a este material cancerígeno.


Maria Portí: "Los baches de las calles se tapaban con uralita"

Josep Maria Andrés murió a los 71 años a causa de un mesotelioma, un cáncer de pleura causado por el amianto. Sucedió en febrero del 2017. En los años 60, cuando tenía solo 15 años, trabajó nueve meses en la fábrica de Uralita de Cerdanyola. "Él inventariaba los motores eléctricos de la fábrica. Como no había protección, estaban todos tapados con polvo de amianto. A mi marido no le daban ninguna ropa especial: para poder ver el número del motor, soplaba y apartaba el polvo con las manos", relata su viuda, Maria Portí, vecina de Ripollet.

Además, el padre de Josep Maria era trabajador de Uralita SA. "En aquella época, quienes trabajaban ahí eran unos privilegiados. A diferencia de los payeses, tenían un sueldo fijo al mes", relata Portí. Pero ese trabajo traía consigo la exposición por convivencia de toda la familia: así fue como Josep Maria estuvo cerca del amianto gran parte de su vida. "Los que somos de Ripollet hemos visto toda nuestra vida cómo los niños jugaban con los desechos de las tuberías y cómo los baches de las calles se tapaban con uralita. Cuando pasaba un carro, había grandes explosiones de polvos de amianto".

Al marido de Maria Portí le diagnosticaron el cáncer a finales del 2015. "Luchamos 14 meses. El médico, cuando le hizo la biopsia, le preguntó si había trabajado con algo tóxico. Él no se acordaba, pero yo le dije: 'Sí, has trabajado en la Uralita'", recuerda Maria. Hoy, tanto ella como sus hijos se encuentran en pleno proceso judicial para lograr una indemnización y un recargo de prestaciones que incrementaría su pensión entre un 30% y un 50%.

Julián del Amo: "Cogíamos el amianto a puñados con las manos"

De los 20 a los 26 años, Julián del Amo trabajó en la fábrica de Uralita de Cerdanyola. Ahora tiene 70 años y está enfermo a causa de aquella actividad laboral. "Yo trabajé en las tuberías y en el patio, con los camiones, de chófer en una grúa", relata Julián. "Me fatigo mucho al andar y el médico me recomienda que tenga mucho cuidado porque me resfrío con nada".

Hace solo siete años que en el Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) le reconocieron sus dolencias: tiene asbestosis con una severa limitación pulmonar. Con la ayuda del Col·lectiu Ronda, logró ganar siete juicios y conseguir una indemnización.

"Al principio, los médicos de las clínicas privas me decían que eso no tenía nada que ver con el amianto", cuenta. Resultó que no. Como Maria Portí, recuerda cómo en las calles de Cerdanyola "se cogía a puñados el amianto". "Lo metíamos en sacos con las manos. Luego se mezclaba con cemento y agua para hacer tubos y placas". Julián tiene reconocida una incapacidad permanente absoluta.

Maria Mercè Duran: "Nos tirábamos el amianto a la cara como si fuera nieve"

"Mi padre trabajó 30 años en la fábrica de Uralita y, aún encima, nuestra casa estaba al lado de la fábrica. Él murió por insuficiencia respiratoria en el hospital; mi madre y hermano, de cáncer. Otra hermana y yo tenemos asbestosis", explica Maria Mercè Duran, de 68 años y miembro de la Associació d'Afectats per Amiant de Cerdanyola i Ripollet. La lucha de esta entidad, asegura, ha conseguido que en el Taulí les hagan revisiones cada seis meses y que arreglaran el camino de Can Catà, antaño "lleno de amianto".

Maria Mercè recuerda cómo, durante su niñez, las vías de Cerdanyola eran de fango y el ayuntamiento pedía que "se echaran los desechos de la uralita en las calles". Calles que luego pisaban sus vecinos. "De niñas, cogíamos trozos de uralita y pintábamos en el suelo una rayuela para luego jugar. Cogíamos los polvos de amianto y nos los tirábamos a la cara, como si fuera nieve".

Esta mujer también relata cómo su madre extendía en el patio de la casa las sábanas y estas acababan repletas de polvo de amianto. Tras sacudirlas, volvía a hacer la cama con ellas. Actualmente, junto a otras familias, Maria Mercè lucha por conseguir una indemnización. Beatriz Pérez

(elperiodico.com) 5/10/2018


https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20181005/los-rostros-del-amianto-de-ninos-pintabamos-rayuelas-con-trozos-de-uralita-7072491





Amianto: un genocidio que ya no es impune.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año fallecen en el mundo 100.000 personas como consecuencia de enfermedades causadas por la inhalación de fibras de amianto, el material casi milagroso, que durante décadas España importó por millones de toneladas para su utilización en la industria y la construcción.
La Unión Europea estima que ese mismo material, el amianto, será responsable de la muerte de medio millón de personas en territorio comunitario antes de 2030. Y de esa escandalosa cifra, las autoridades europeas calculan que más de 60.000 víctimas habrán nacido en España.

Esta es la terrible realidad del amianto que utilizaron empresas como Uralita, principal fabricante de productos derivados del fibrocemento que empleó a miles y miles de personas en sus fábricas de Cerdanyola y Ripollet (Barcelona), Getafe (Madrid), San Vicent (Alicante), Dos Hermanas (Sevilla), Valladolid o Quart de Poblet (Valencia).

Personas que trabajaron en ausencia de las más elementales medidas de seguridad por parte de la empresa, a pesar de que en España existía desde los años 40 normativa específica sobre la prevención de riesgos laborales en relación con la peligrosidad de la exposición incontrolada a estas minúsculas y mortales fibras. Expusieron su vida sin saberlo. Y no tan solo su vida. También pusieron en riesgo la salud de sus familias.

La legislación especificaba que debía ser la empresa quien se hiciera cargo de la limpieza de la ropa de trabajo impregnada de fibras. Pero Uralita jamás lo hizo. La ropa de trabajo se lavaba en casa. Las fibras llegaban, contaminaban y sembraban de muerte su propio hogar. Las mismas fibras que escapaban por las ventanas rotas de sus fábricas y caían de los deficientes sistemas de transporte y almacenaje para contaminar también poblaciones enteras. En localidades como Cerdanyola o Ripollet, la cifra de patologías diagnosticadas relacionadas con la exposición al amianto multiplica por diez a la media de las ciudades que no han acogido la actividad de la empresa.

Un largo recorrido judicial

El pasado mes de septiembre, el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Madrid daba a conocer una sentencia que condenaba a la empresa Uralita a indemnizar con 1,7 millones de euros a un grupo de vecinos y familiares afectados por la exposición doméstica y ambiental al amianto en las localidades de Cerdanyola y Ripollet. Esta era tan solo la segunda sentencia conseguida en España que afirmaba la responsabilidad de la empresa sobre las defunciones y patologías de personas sin relación laboral directa con la poderosa multinacional.

En ambos casos, he tenido el inmenso honor de representar junto a mi compañera Esther Costa y al equipo de Colectivo Ronda, la cooperativa jurídica de la que ambas somos socias, a este colectivo de víctimas. E inevitablemente, ha sido momento de evocar con profunda emoción los lejanos tiempos, a finales de la década de los 70, cuando nuestro despacho empezó a reclamar en representación de toda aquella gente humilde y trabajadora que enfermaba y moría entre graves padecimientos después de años de trabajo en aquellas fábricas, víctimas del terrible mesotelioma, de la asbestosis o del cáncer de pulmón.

Han sido décadas de lucha hasta conseguir demostrar que en España existía una normativa específica de prevención que Uralita y otras muchas empresas incumplieron a sabiendas de que estaban condenando a muerte a muchas personas que acabarían perdiendo la vida cuando tan solo intentaban ganársela. Décadas para conseguir que se reconociera la responsabilidad de Uralita, primero respecto a sus propios empleados; después sobre sus familiares; y ahora también en relación a los habitantes de las ciudades donde la empresa instaló sus gigantescas fábricas.

No hay indemnización ni prestación de la Seguridad Social que pueda hacer olvidar el vacío de un ser querido que ya no está. No hay dinero en el mundo que aplaque la rabia por tantas y tantas muertes -las que fueron y las que serán- que se podían haber evitado. Pero al menos, ya no hay impunidad. Ni silencio. Ahora lo que hay es una sólida jurisprudencia, incluidas sentencias del Tribunal Supremo, que indica que las empresas como Uralita son responsables de ese dolor y de esas muertes. De esos vacíos que ahora ocupan el espacio donde antes hubo vidas e ilusiones.

Hay dignidad y justicia hacia las víctimas allí donde intentaron imponer el olvido y la impunidad.

(https://www.lainformacion.com/opinion/esther-perez/amianto-un-genocidio-que-ya-no-es-impune/6423993)  5 octubre 2018





Uralita deberá indemnizar con 1,7 millones a afectados por el amianto de Cerdanyola y Ripollet

El Juzgado de Primera Instancia número 5 de Madrid ha condenado a la empresa URALITA S.A. a abonar 1.7 millones de euros en concepto de indemnización por las patologías relacionadas con la exposición al amianto de un grupo de 14 vecinos de las localidades barcelonesas de Ripollet y Cerdanyola, ciudad donde la multinacional ubicó entre 1907 y 1997 el que llegara a ser su mayor centro productivo en España.
La sentencia, conseguida a instancias de las abogadas Esther Pérez y Esther Costa de Colectivo Ronda, considera acreditado que “la empresa URALITA no actuó con la diligencia debida al ser conocido el elevado riesgo de la utilización del amianto” y hace a la empresa responsable de las patologías y defunciones tanto de afectados que entraron en contacto con el material en el ámbito de su propio domicilio por convivir con extrabajadores de la fábrica como a vecinos de la fábrica, expuestos por vivir en un radio de 2 quilómetros alrededor del centro fabril.

Los juzgados de Madrid han vuelto a condenar a la multinacional URALITA S.A. por las patologías mortales relacionadas con la exposición al amianto que afectan a los habitantes de las localidades vecinas de Cerdanyola y Ripollet, incluidas personas sin relación laboral directa con la empresa que se han visto afectadas por residir en las cercanías de la fábrica ubicada en Cerdanyola dedicada a la fabricación de fibrocemento y materiales derivados.

Pero estas ciudades catalanas no son las únicas ‘zona cero’ de URALITA en España. La ciudad de Getafe y las localidades vecinas también padecen de forma muy especial las consecuencias de haber acogido una importante fábrica de la multinacional por donde pasaron miles de trabajadores sometidos a una idéntica falta de medidas de seguridad y prevención que protegieran su propia salud y la de sus familias y vecinos.

Con la intención de compartir experiencias y profundizar en el conocimiento que la población de Getafe tiene respecto a la peligrosidad del amianto, el próximo día 20 DE SEPTIEMBRE se celebrará un ACTO INFORMATIVO en el centro Cívico Juan de la Cierva que servirá para presentar la “Guía informativa sobre el amianto” editada por la Asociación de Víctimas Afectadas por el Amianto de Cataluña (AVAAC). En el acto, participarán las abogadas Esther Pérez y Raquel Lafuente, expertas en los derechos de las víctimas del amianto, y la doctora María Antonia Juretschke, pneumóloga del Hospital Universitario de Getafe.

El cuerpo de la sentencia

Si el pasado diciembre era la Audiencia provincial de Madrid la que dictaba una histórica sentencia que, por primera vez, responsabilizaba a URALITA por daños ambientales y las enfermedades de vecinos expuestos al amianto por la cercanía de sus domicilios respecto a la fábrica de Cerdanyola, en esta ocasión es el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Madrid quien acredita que las defunciones de un grupo de 14 vecinos y familiares de extrabajadores tienen su origen y causa en la “falta de diligencia” de la empresa.

En su resolución, el juzgado madrileño observa que “la empresa URALITA no actuó con la diligencia debida al ser conocido el elevado riesgo de la utilización del amianto en la comunidad científica ya desde antes de mediados del siglo XX, estando obligada una multinacional como la demandada a conocer el estado de la ciencia sobre los daños de la materia prima por ella utilizada, (el amianto), por lo que debió actuar en consecuencia”.

Un conocimiento sobre la peligrosidad del material que reiteradamente URALITA ha intentado negar en los numerosos procesos judiciales que han determinado su responsabilidad sobre las afectaciones causadas por la inhalación de fibras de amianto y la ausencia de medidas efectivas de prevención y protección de la salud en sus instalaciones. Un supuesto desconocimiento al cual la magistrada no otorga ninguna credibilidad al constatar que “dicha entidad no ha acreditado, suficientemente, que la misma adoptara no ya las medidas a que legalmente viniera obligada, sino aquéllas que, conforme a los conocimientos habidos en el momento, debían haberse implementado según la diligencia y cuidado que le era exigible a la empresa al venir desarrollando su actividad productiva con materiales que conocía, ya desde al menos 1940, eran peligrosos”.

Calles asfaltadas con amianto y nubes de polvo mortal

Existe una sólida jurisprudencia, incluidas numerosas resoluciones del Tribunal Supremo, que han establecido sólidamente la responsabilidad de URALITA sobre las enfermedades de origen laboral que han padecido y padecerán muchas de las personas que trabajaron en fábricas como la de Cerdanyola como consecuencia de la falta de medidas de seguridad en la que desarrollaron su actividad laboral.

Un incumplimiento de la normativa que extendió malévolamente sus efectos al entorno familiar de estos trabajadores a través de las fibras de amianto que impregnaban su ropa de trabajo “no proporcionando la empresa los medios necesarios para que la ropa de trabajo no quedase impregnada de amianto y no poniendo los medios necesarios para que aquélla no tuviese que ser lavada y planchada en los domicilios particulares de los trabajadores, toda vez que, durante años, la hoy demandada no dispuso de un servicio de lavandería y, cuando se dispuso de éste, Uralita permitió que la ropa se siguiera lavando en los domicilios particulares de cada trabajador, a sabiendas del riesgo que esta actividad podría suponer para aquellos que manipulasen dichas prendas de vestir sin ningún tipo de protección”.

Pero la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Madrid va más allá y establece también la responsabilidad de URALITA sobre las defunciones de los vecinos de una ciudad donde “las calles se asfaltaron con restos de la fábrica de Uralita y, al secarse, el amianto quedaba en el ambiente y, también, debajo del asfalto, por lo que el contacto con el mismo era evidente”. Y no era este el único factor de riesgo para las personas con su domicilio ubicado en un radio de alrededor de 2 kilómetros de distancia respecto a la fábrica. La sentencia recuerda que ya en 1977, Inspección de Trabajó “detectó numerosos incumplimientos relacionados como que no se hacía el filtrado del polvo, no había extracciones centralizadas para evitar que el amianto saliera de las naves, por lo que escapaba por puertas y ventanas” provocando la presencia persistente y cotidiana alrededor de la fábrica de lo que una testigo presente en el acto de juicio describió como “una verdadera nube de polvo de amianto”.


(http://lawyerpress.com/2018/09/19/uralita-debera-indemnizar-con-17-millones-a-afectados-por-el-amianto-de-cerdanyola-y-ripollet/)     19/9/2018
 



Uralita: más de 20 años de condenas por atentar contra la salud.


Las últimas sentencias condenatorias contra la empresa de materiales de construcción reconocen a las víctimas ambientales sin relación laboral con la compañía.

Lenta, como la enfermedad que se va desarrollando en los trabajadores, sus familiares y los vecinos de las fábricas de Uralita, la justicia española va dando pasos y condena a la empresa de materiales de construcción por las terribles consecuencias para la salud que el amianto ha provocado entre las personas. En la última semana, una nueva condena confirman el efecto devastador que el polvo de amianto ejercía con los vecinos que vivían alrededor de las fábricas.

El pasado diciembre la Audiencia Provincial de Madrid condenaba por primera vez a Uralita a indemnizar con más de dos millones de euros a 39 personas por los daños ambientales y las enfermedades ya que estuvieron expuestos al amianto por la cercanía de sus casas a la fábrica de Cerdanyola. La semana pasada se conocía otra condena del juzgado de Primera Instancia número 5 de Madrid que sentenciaba que la defunción de 14 vecinos y familiares de extrabajadores esta planta de Uralita tienen su origen y causa en la "falta de diligencia" de la empresa.

El Colectivo Ronda, despacho de abogados que representa a afectados por el amianto, ha ganado las dos denuncias. Su abogada Esther Pérez explica el juez ha tenido en cuenta que "la empresa no actuó con la diligencia debida al ser conocido el elevado riesgo de la utilización del amianto y condena a indemnizar con 1,7 millones como responsable de las patologías y defunciones de afectados que entraron en contacto con el material en el ámbito de su propio domicilio, expuestos por vivir en un radio de 2 kilómetros alrededor del centro fabril".

Inspecciones en 1977

La abogada recuerda como en 1977 ya hubo una inspección de la fábrica por parte de un ingeniero del Ayuntamiento de Cerdanyola en el que constata la pésima situación de las instalaciones con ventanas rotas, puertas que no se cierran, salidas de humos en malas condiciones y no se realizaban extracciones centralizadas para evitar que el amianto saliera de las naves. Una testigo del juicio declaró que había "un verdadera nube de polvo de amianto" alrededor de la fábrica.

"Anteriormente no se había conseguido una condena porque los jueces apuntaban que no se podía afirmar categóricamente que el amianto proviniera de un punto concreto, una juez llegó a decir que también podría venir del desgaste de las pastillas de freno de una autovía cercana, pero la realidad es que en las zonas más cercanas a las fábricas hay 10 veces más enfermedades que en otras ciudades, y el mismo patrón ocurre en Cerdanyola y en Getafe, donde había fábricas de Uralita", comenta desde este despacho de abogados.

El amianto fue prohibido en España en 2001 pese a que el Centro Internacional de Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud clasificó todas las categorías de amianto como cancerígenas en 1973. Uralita tuvo cinco fábricas de fibrocemento, el material para la construcción que contenía el amianto, funcionando entre 20 y 50 años a partir de la década de los 60 del pasado siglo en Cerdanyola-Ripollet (Barcelona), Getafe, San Vicente (Alicante), Valladolid, Sevilla y Quart de Poblet (Valencia). La primera condena contra la empresa Uralita llegaría en España en 1997: el trabajador de la factoría de Cerdanyola obtuvo en 1982 del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) la invalidez permanente en grado total por la enfermedad profesional denominada asbestosis pulmonar. Falleció en 1993 por un cáncer de pulmón.

Víctimas sin relación laboral con Uralita

Desde el Colectivo Ronda explican la importancia de estas sentencias ya que los tribunales reconocen por primera vez a las víctimas ambientales. "Primero se consiguió un reconocimiento para los trabajadores ya que los tribunales condenaron a la empresa por no cumplir con la Ley de prevención de riesgos laborales. Posteriormente, en los juzgados se reconoció que a las víctimas domésticas que convivían con los trabajadores pero también por la vía laboral, ya que las sentencias condenaban a la empresa por incumplimiento de la legislación de prevención de riesgos laborales porque no trataba la ropa de los trabajadores. Ahora estas sentencias reconocen a las victimas ambientales, sin relación laboral con la empresa, personas que ha enfermado por vivir cerca de la fábrica".

Los abogados de Colectivo Ronda apuntan que desde 2012 se han dado más condenas contra la compañía, sin embargo Uralita no cambió su nombre por Corporación Empresarial de Materiales de Construcción (Coemac) hasta 2015 para "reflejar la nueva etapa iniciada por el grupo de materiales de construcción tras el saneamiento financiero llevado a cabo", según apunta la propia compañía en una nota de prensa. Ni una mención al calvario de sus trabajadores ni a las continuas condenas que han sufrido desde entonces en los juzgados españoles.

En su memoria de resultados correspondiente a 2017 (obtuvo 8,6 millones de beneficios) la antigua Uralita explica que "incluyen provisiones para gastos derivados de procedimientos sociales y de responsabilidad civil iniciados contra el grupo por reclamaciones relacionadas con antiguos procesos de producción abandonados hace más de una década por importe de 23,0 millones de euros". Esta empresa no ha respondido a la llamada de eldiario.es para dar su versión.

"El pico de incidencia de mesotelioma está por llegar"

La doctora María Antonia Juretschke, neumóloga del Hospital Universitario de Getafe, explicó en unas jornadas organizadas por este colectivo la semana pasada en Getafe que “se sabe desde hace mucho tiempo que es una sustancia muy tóxica. La exposición al amianto en España ha sido brutal, pero todas las enfermedades relacionadas con el amianto tardan muchos años en manifestarse. El pico de incidencia de mesotelioma está por llegar, aunque cada vez tenemos más formas de diagnóstico y tratamiento de este tipo de cáncer”.

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de octubre de 2013 recalca que "Uralita sabía desde 1947 que el polvo de amianto era peligroso y no adoptó ninguna medida de protección hasta bien entrados los años 70, amparada en una regulación absolutamente obsoleta y permisiva con el empresario. Desde el mismo momento en que conoció la peligrosidad del amianto, debería haber puesto especial cuidado en la protección de los trabajadores que lo manipulaban".

Otra sentencia del Tribunal Supremo diciembre de 2015 reconoce el derecho a tres esposas de trabajadores de las plantas de Uralita en Getafe y Valdemoro a cobrar una indemnización por enfermar que "n o se trata de analizar si Uralita S.A cumplió o no con la normativa laboral en materia de prevención de riesgos por la manipulación de asbesto o amianto, lo que es propio de la jurisdicción social, sino si aquélla actuó frente a terceros ajenos a esta relación con la diligencia exigible una vez que a partir de los años cuarenta va teniendo un mayor conocimiento del riesgo que, en general, suponía la exposición al polvo de amianto, incluso para terceros ajenos a la relación laboral".

Más de 70 años después de que Uralita conociera el impacto del amianto sobre la salud de las personas las cifras de posibles afectados son aterradoras. Un informe de Comisiones Obreras apuntaba que la cifra de víctimas mortales en España entre 2000 y 2030 se elevaría las 50.000 provocadas por la exposición al amianto durante en las décadas de los ochenta y los noventa. E ntre 1994 y 2008 ha habido 3.943 fallecimientos oficiales vinculados directamente al amianto. Investigadores del Instituto de Salud Carlos III hicieron un informe en 2013 en el que señalaban que entre 2016 y 2020 más de 1.300 personar morirían por cáncer pleural derivado del amianto. La Asociación de Víctimas Afectadas por el Amianto de Catalunya (AVAAC) estima que "han fallecido 40.000 personas por el amianto y se prevé que puedan fallecer 40.000 más, lo que es un auténtico genocidio laboral y social”. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que anualmente en el mundo se producen 100.000 muertes en todo el mundo por estar en contacto con este producto contaminante.

En el Colectivo Ronda subrayan que "lo más dramático de los juicios relacionados con el amianto es que se empieza con una persona pero la sentencia no suele llegar con ella viva. Es una enfermedad que tarda en desarrollarse pero que luego tiene unos efectos muy rápidos en los pacientes. Uralita mantiene una política continua de emprender recursos contra los procedimientos judiciales para intentar desincentivar a unas personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad muy alta. El Poder Judicial debería tomar cartas en el asunto porque Uralita solo pretenden demorar los procesos judiciales sin ninguna razón".

https://www.eldiario.es/economia/Uralita-anos-condenas-atentar-salud_0_816818710.html        23/9/18




Condenan a Uralita a pagar 1,7 millones a los afectados por amianto del Vallès Occidental





El Juzgado de Primera Instancia número 5 de Madrid ha condenado a la empresa fabricante de fibrocemento Uralita a abonar 1,7 millones de euros en concepto de indemnización por la patologías relacionadas con la exposición al amianto de un grupo de 14 vecinos de Ripollet y Cerdanyola del Vallès (Barcelona).

La sentencia responsabiliza a esta compañía, que se ubicó en Cerdanyola entre 1907 y 1997, de las patologías mortales y defunciones de afectados que entraron en contacto con el material en el ámbito de su propio domicilio, como consecuencia de convivir con ex-trabajadores y vecinos de la fábrica expuestos a poca distancia del centro fabril.

"No cabe duda de que los demandantes, o sus causantes, fueron diagnosticados de enfermedades directamente relacionadas con el asbesto y, en consecuencia, con la actividad que desarrollaba en la factoría Uralita", cita textualmente la sentencia.

"No cabe duda", reitera, "que tales enfermedades fueron contraídas como consecuencia de su exposición al amianto, ya por efectos ambientales ya por el contacto en el hogar, al haber vivido con familiares que acudían a casa con ropa del trabajo impregnada de dicha sustancia".

Según ha informado el Colectivo Ronda en un comunicado, la Audiencia Provincial de Madrid ya dictó el pasado diciembre la sentencia que, por primera vez, responsabilizaba a Uralita por los daños ambientales y las enfermedades de vecinos expuestos al amianto por la proximidad de sus domicilios a la fábrica de Cerdanyola.

"Ahora el juzgado acredita que las defunciones de un grupo de 14 vecinos y familiares de ex-trabajadores tienen su origen y causa en la 'falta de diligencia' de la empresa", ha añadido la cooperativa de abogados.

Colectivo Ronda ha asegurado que Uralita ha intentado negar en "numerosos procesos judiciales" su responsabilidad sobre las afectaciones causadas por la inhalación de fibras de amianto y la falta de medidas efectivas de prevención y protección de la salud en sus instalaciones.

"La empresa Uralita no actuó con la diligencia debida al ser conocido el elevado riesgo de la utilización del amianto por la comunidad científica ya desde antes de mediados del siglo XX", denuncia la sentencia, que considera que una multinacional como la demandada debería haber conocido los efectos del amianto y actuado en consecuencia. EFE

(eleconomista.es)   18/9


Relacionados :
Economía/Empresas.- La Audiencia de Madrid condena a Uralita a pagar dos millones a afectados por amianto en Barcelona
La Audiencia condena a Uralita a pagar dos millones a afectados por el amianto en Barcelona






Bots2Rec, el robot autónomo que desmantela estructuras de amianto
Por Gonzalo Barroso -20 agosto, 2018

Desmantelar estructuras de amianto de forma ágil y segura al tiempo que se reducen los costes y el tiempo invertido. Estas son las ventajas que ofrece Bots2Rec, proyecto internacional en el que participa el Centro Tecnológico de Cataluña -Eurecat y que tiene como objetivo desarrollar un robot autónomo capaz de eliminar este material tóxico aún presente en numerosos edificios de toda Europa.



El dispositivo resultante constará de múltiples unidades robóticas, compuestas por una plataforma móvil y un brazo robótico dotado de herramientas abrasivas y de succión. También tendrá un sistema central de aspiración y suministro de energía que podrá controlarse desde fuera de la zona contaminada, de tal forma que se puedan supervisar los trabajos de retirada del amianto con mayor seguridad. Asimismo, el robot contará con radares avanzados, aptos para moverse por entornos con una alta concentración de partículas y sensores ópticos capaces de generar una imagen 3D detallada del edificio en el que trabajan.

Pepa Sedó, responsable de la unidad de Robótica de Eurecat, ha explicado que esta tecnología “permite controlar la máquina a distancia y desarrollar parte del proceso de forma autónoma, lo que evita la exposición humana al material”. Por su parte, este centro tecnológico “aporta al proyecto su experiencia en sistemas de control de procesos, que permiten integrar la máquina con el software de control”.

La idea de este proyecto es desarrollar dos prototipos. El primero ya se ha probado en las instalaciones de Eurecat y su objetivo es “llevar a cabo una intensa campaña de pruebas para adquirir los conocimientos necesarios sobre el tratamiento del amianto mediante robots”, ha afirmado Sedó. Por su parte, el segundo prototipo estará disponible en septiembre y podría llegar al mercado en tres años.

AGILIZAR EL PROCESO

Actualmente, los procesos de desmantelamiento de amianto “deben ser realizados manualmente por operarios experimentados y están regulados por un protocolo de seguridad muy estricto” y eso, en opinión de Sedó, “frena el proceso y lo hace más costoso”. Para paliar estos inconvenientes el proyecto Bots2Rec y sus soluciones robóticas “agilizarán todo el proceso, reduciendo hasta un 50 por ciento las horas-hombre requeridas”, ha señalado Daniel Martín, gestor de proyectos en la Unidad de Robótica de Eurecat. Y otra ventaja es que “el gasto económico total de una descontaminación de amianto pasará a ser entre un 30 y un 60 por ciento más barata”.

(innovaspain.com) 6/9/18



Dos detenidos de una empresa de demoliciones por almacenar amianto sin control.

◘  Se investiga a otros cinco en una operación conjunta entre la Policía Nacional y la adscrita a la comunidad autónoma
◘  Los trabajadores no portaban protección alguna ni adoptaban las medidas de seguridad e higiene exigidas



Agentes de la Policía Nacional y de la jefatura de Málaga de la Unidad de Policía adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía han detenido a dos administradores de una empresa de demoliciones por almacenar de manera irregular grandes cantidades de amianto, un material altamente contaminante.

En el operativo han sido arrestados dos hombres -dos hermanos de 42 y 43 años- y se investiga a otras cinco personas por su presunta implicación en los delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente y contra el derecho de los trabajadores.

La investigación ha puesto al descubierto que la empresa, que carecía de la preceptiva autorización, acumulaba de forma incontrolada grandes cantidades de amianto -altamente contaminante- que puede causar daños en la capa freática y en el medio ambiente.

Fue una llamada telefónica a la Sala del 091 hace un mes la que inició la investigación. En ella, un ciudadano informaba sobre las supuestas irregularidades cometidas por una empresa de demoliciones, radicada en la zona norte de Málaga, en donde acumulaban amianto tapado con mantas.

A partir de ese momento las pesquisas permitieron a los agentes constatar la veracidad de la denuncia. Durante la inspección realizada en las instalaciones de la empresa, los especialistas comprobaron la existencia de una gran acumulación de este tipo de residuos tóxicos; depósitos a la intemperie que ocupaban una superficie aproximada de 400 metros.

El material, altamente tóxico y peligroso, al que no se le había dado el tratamiento adecuado, se encontraba apilado junto a la zona de paso de personas y vehículos, sin ningún tipo de protección ni aislamiento; en contacto directo con la atmósfera y el suelo mineral, sin ninguna impermeabilización y expuesto a las inclemencias meteorológicas. En algunos casos, se encontraba recubierto con plástico deteriorado por el tiempo, la lluvia y el sol.

También pudieron constatar que los trabajadores, que en ese momento se encontraban en el lugar, no portaban protección alguna ni adoptaban las medidas de seguridad e higiene exigidas para este tipo de actividad.

Una vez obtenidos los indicios necesarios, fueron detenidos dos responsables de la empresa investigada, como presuntos responsables de los delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente y contra el derecho de los trabajadores. Asimismo, la autoridad competente ordenó el cierre parcial de la empresa.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Policía Nacional de la comisaría provincial de Málaga y de la Unidad Adscrita a la Junta de Andalucía en colaboración con los técnicos del Centro de Prevención de Riesgos Laborales (Unidad Técnica de Prevención de Riesgos Laborales), Delegación Territorial de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía en Málaga y Agentes del Medio Ambiente de la Delegación Territorial de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial.

(malagahoy.es) 14/8/18





Desmantelan la cubierta de amianto de la futura estación de Canfranc.


La obra de la explanada de Canfranc lleva un mes y ya se deja ver desde el paseo de los Melancólicos. El hangar del transbordo en el que se cruzaban los trenes españoles y franceses, donde se construirá la futura estación, se ha quedado en un esqueleto porque la cubierta del edificio era de amianto y una empresa especializada la ha desmontado. Las placas de fibrocemento del hangar han sido retiradas por obreros que trabajan protegidos con trajes de buzo y mascarillas para evitar el riesgo de estar expuestos a este material. Además, deben cubrirlas para trasladarlas en sacos especiales de un metro cúbico de capacidad y así, enlonadas, llevarlas en camiones especiales hasta el vertedero autorizado que está en Zaragoza.

En las mediciones realizadas durante el desmontaje, que es obligatorio, apenas se han notado restos de amianto. Aun así, el Instituto Aragonés de Seguridad Laboral (ISSLA) tiene que realizar un análisis posterior de la zona para autorizar la obra en la futura estación ferroviaria, que tendrá 1.000 metros cuadrados.



En el hangar donde entrarán los trenes de pasajeros se han sacado unos 10.000 metros cuadrados de placas y en la parte del hangar oeste, que se destinará a la nueva estación, se han desmontado unos 2.300 metros cuadrados de placas.

El ISSLA tiene previsto que después de la retirada de la cubierta inicial haya que quitar manualmente los trozos perceptibles a simple vista, y luego realizar un análisis en laboratorio de la tierra del edificio para determinar si queda contaminación con amianto. Los primeros análisis se han tomado ya en las catas realizadas y podrían conocerse los resultados de las muestras a finales de agosto.

«Es un trabajo previo que tenemos que hacer en casi todos los edificios de la explanada (salvo el de la antigua estación) porque se hizo con esta cubierta de fibrocemento. Así ocurre en el que acogerá el Centro de Peregrinos», detalló Carmelo Bosque, director general de Urbanismo del Gobierno de Aragón. «La empresa especializada es una subcontrata de la UTE Acciona-Avintia del grupo Valero López», agregó.

Mientras avanzan los trabajos previos en el edificio que acogerá la estación, la UTE ya ha presentado también un documento a Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) para emprender el nuevo haz de vías y levantar la que será la nueva plaza de Canfranc. «Cuando Adif apruebe el proyecto del haz de las vías se podrá empezar a trabajar», precisó Carmelo Bosque.

El ritmo del primer mes del trabajo en la explanada se presenta bueno para todas las partes implicadas. La UTE y el Gobierno de Aragón saben que tienen que empezar varias obras de la explanada al mismo tiempo porque el edificio del futuro Centro de Peregrinos está financiado un 65% por la Unión Europea y tiene un plazo limitado para ejecutarlo. Lo mismo ocurre con las obras que deben emprender en las marquesinas y la fachada del edificio histórico para las que Fomento destina el 1% cultural.

En principio, para el Centro de Peregrinos, situado al norte de la explanada, se va a adjudicar un contrato de seguridad la semana próxima. Aun así, la empresa especializada en retirar el amianto también tendrá que actuar en este edificio para llevarse las placas de fibrocemento y cumplir el protocolo del ISSLA.

(https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2018/08/06/desmontan-cubierta-amianto-del-hangar-que-sera-futura-estacion-canfranc-1260746-300.html) 6/8




La metformina revierte la fibrosis pulmonar establecida.


Investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB), Estados Unidos, han demostrado, por primera vez, que la fibrosis pulmonar establecida se puede revertir utilizando un tratamiento farmacológico que se dirige al metabolismo celular. Este hallazgo, publicado en la revista 'Nature Medicine', es importante porque, a pesar de los avances significativos para revelar los mecanismos patológicos de la fibrosis persistente, faltan intervenciones efectivas de tratamiento.

La fibrosis pulmonar puede desarrollarse después de lesiones pulmonares, como infecciones, radiación o quimioterapia, o puede tener una causa desconocida, como en la fibrosis pulmonar idiopática (FPI). La FPI es un trastorno pulmonar progresivo y finalmente fatal que afecta a más de 150.000 pacientes al año en Estados Unidos y más de 5 millones en todo el mundo.

En experimentos con tejidos pulmonares de pacientes con FPI, fibroblastos pulmonares de ratones y un modelo murino de fibrosis pulmonar, un equipo dirigido por los científicos Jaroslaw Zmijewski y Victor Thannickal, mostraron la reversión de la fibrosis pulmonar y los mecanismos celulares subyacentes afectados por el tratamiento farmacológico.

Zmijewski y Thannickal son, respectivamente, profesor asociado y profesor en el Departamento de Medicina de la UAB. Zmijewski trabaja como director de investigación para el programa de traslación en ARDS. Thannickal ocupa la Cátedra Ben Vaughan Branscomb de Medicina en Enfermedades Respiratorias y es director de la División de Medicina Pulmonar, Alergia y Cuidados Críticos de la UAB.

Curiosamente, el fármaco que aceleró la resolución de la fibrosis pulmonar es la metformina, que es un agente seguro y ampliamente utilizado para la diabetes no insulinodependiente. La investigación se centró en la proteína quinasa activada por AMP (AMPK), una enzima que detecta el estado de energía en la célula y regula el metabolismo.

MENOR ACTIVIDAD FIBRIÓTICA DE UNA PROTEÍNA

Zmijewski, Thannickal y sus colegas encontraron que la actividad de AMPK era menor en las células de miofibroblastos dentro de las regiones fibróticas del tejido pulmonar humano de los pacientes con FPI. Los miofibroblastos depositan fibra de colágeno extracelular como parte del proceso de fibrosis. Estos miofibroblastos eran metabólicamente activos y resistentes a la muerte celular programada llamada apoptosis, un proceso natural que elimina más de 50.000 millones de células dañadas o envejecidas en adultos cada día.

La activación de AMPK en miofibroblastos de pulmones de humanos con FPI, usando el medicamento metformina u otro activador llamado AICAR, condujo a una menor actividad fibrótica. La activación de AMPK también mejoró la producción de nuevas mitocondrias, los orgánulos en las células que producen energía, en los miofibroblastos, y normalizó la sensibilidad de las células a la apoptosis.

Utilizando un modelo de ratón para la fibrosis pulmonar provocada por el medicamento contra el cáncer bleomicina, el equipo de investigación encontró que el tratamiento con metformina, comenzando tres semanas después de la lesión pulmonar y continuando durante cinco semanas, aceleró la resolución de la fibrosis bien establecida. Esta resolución no fue evidente en los ratones con AMPK noqueado, lo que demuestra que el efecto de la metformina era dependiente de AMPK.

"Juntos, nuestros estudios respaldan el concepto de que AMPK puede funcionar como un cambio metabólico crítico en la promoción de la resolución de la fibrosis establecida al cambiar el equilibrio del metabolismo anabólico al catabólico --escriben los investigadores--. Además, proporcionamos una prueba de concepto de que la activación de AMPK por la metformina u otros agentes farmacológicos que activan estas vías de pro-resolución puede ser una estrategia terapéutica útil para los trastornos fibróticos progresivos".

(http://ecodiario.eleconomista.es/salud/noticias/9248716/07/18/La-metformina-revierte-la-fibrosis-pulmonar-establecida.html)       3/7






Indemnización de 300.000 euros a las familias de los operarios de una fábrica muertos por amianto

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha otorgado una indemnización de más de 300.000 euros a los familiares de cuatro antiguos operarios de la fábrica de Uralita en Getafe que fallecieron tras estar trabajando durante años en contacto con el polvo de amianto.

De esta forma, ha rechazado el recurso de la Corporación Empresarial de Materiales de Construccion S.A., contra la sentencia de fecha 1 de septiembre de 2016 dictada por el Juzgado de lo Social nº 24 de Madrid, que estimaba parcialmente la demanda interpuesta por los familiares contra la empresa.

Según la sentencia, que todavía no es firme, la responsabilidad de Uralita, “es absolutamente incuestionable, toda vez que ésta llevó a cabo durante más de 50 años una actividad que implicaba un riesgo evidente, como era la utilización del amianto en la fabricación de materiales de construcción, en cuyo polvo tienen su origen la enfermedad que padeció el causante”.

Medidas insuficientes

Además, “no resulta suficiente para eludir su responsabilidad con que la empresa acredite que adoptó las medidas de protección que establecía la normativa en vigor, cuando éstas, como resulta evidente por el resultado producido, eran absolutamente insuficientes para evitar el resultado dañoso”.

El amianto es un mineral de fibras largas, flexibles y resistentes que se utiliza en una gran variedad de productos manufacturados y de manera especial en la fabricación de materiales de construcción como baldosas o azulejos. En España fue comercializado por la citada empresa Uralita, con la que desde entonces compartió nombre. Se trata de un componente muy rentable para las empresas, pero que en los últimos años se ha demostrado muy peligroso para la salud de quienes trabajan expuestos a este componente.


Las autoridades médicas demostraron ya en 1946 que todos los tipos de fibras de amianto podían provocar mesotelioma y carcinoma de pulmón. Negando incluso la posibilidad de establecer un nivel de exposición seguro para el individuo. De hecho, el 4% de los fallecimientos por cáncer de pulmón son atribuibles al contacto laboral con el amianto. (13-6-2018)

https://okdiario.com/sociedad/2018/06/13/indemnizacion-300-000-euros-familias-operarios-fabrica-muertos-amianto-2427188






La misión de poner cerco al amianto
La Xunta repartirá 6.000 manuales para alertar de los riesgos de su manipulación


Cubiertas para los tejados, tuberías, canalizaciones, revestimientos de fachadas, falsos techos, tabiques divisorios y rellenos de calderas o calefacciones. Estos son algunos de los múltiples productos con amianto que desde los años 40 hasta su prohibición en 2002 se han utilizado indiscriminadamente en la construcción. Las propiedades aislantes de este mineral lo convirtieron en un magnífico material para la edificación. Pero el amianto puede ser mortífero. La inhalación de sus partículas provoca cáncer de pulmón.

En Galicia no existe un registro oficial de cuántos inmuebles pueden quedar todavía con este material, pero según los datos del Insituto Nacional de Estadística, entre 1940 y 2001, se levantaron en la Comunidad casi medio millón de edificios destinados a viviendas. Si no se manipula no existe peligro, pero en las obras de demolición o rehabilitación hay que extremar precauciones.

Desde el año 2006, está prohibido manipular el amianto sin un plan de trabajo aprobado por la autoridad laboral y sólo pueden hacerlo aquellas compañías que se encuentren inscritas en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (Rera). Actualmente hay 654 empresas autorizadas en la Comunidad, que en lo que va de año iniciaron trabajos para 784 obras, el año pasado fueron 2.595.

Pero todavía en muchas ocasiones se retiran uralitas u otros productos sin la necesaria protección. Consciente del problema, la Consellería de Economía ha presentado la campaña «Alerta Issga, pode haber amianto». El Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia repartirá 6.000 manuales y 4.000 fichas para llevar a las obras en las que se informa sobre los tipos existentes de materiales con amianto, cómo se debe proceder a su correcta retirada y cuáles son los riesgos que entrañan. En el acto, celebrado en Santiago, la secretaria xeral de Emprego, Covadonga Toca, ha anunciado también que «próximamente» la Xunta publicará un procedimiento con el que facilitar a las empresas la tramitación de la autorización para los trabajos de retirada de amianto de edificios para que sea «más sencillo y ágil».

La campaña está dirigida a empresas y autónomos que, con independencia de que formen parte del RERA, sin tenerlo previsto se puedan encontrar con escenarios en los que tengan que manipular materiales con amianto, informa Economía. Los manuales se repartirán entre profesionales que trabajan en construcción y actividades vinculadas a este sector como albañiles, fontaneros, instaladores, personal de mantenimiento de edificios, pintores o personal que trabaja con calefacciones.

«Todavía hoy en día es fácil ver tirados tejados de fibrocemento (uralita) tirados por cualquier lado», explica Fernando Sabio, responsable del Gabinete de Saúde Laboral de la CIG. Sabio explica que muchas obras se incumple la normativa poniendo en peligro la salud de los trabajadores. «Subcontratar a una empresa de desamiantado no es barato», explica. El sindicalista, que celebra la campaña de la Xunta, advierte que además de mejorar la formación sería necesario que se incrementasen las inspecciones de trabajo. «Cuando se inicia una obra a los pocos días debería aparecer un inspector para controlar que no hay ningún riesgo, pero las inspecciones tienen un ratio bajísimo», denuncia el responsable de Saúde Laboral de la CIG. Sabio también reclama puntos limpios en los ayuntamientos para que se puedan depositar estos residuos peligrosos para su tratamiento e, incluso subvenciones a los propietarios de inmuebles con pocos recursos.

Juan Rilo, director de Recinor, una empresa que gestiona los residuos de construcción y demoliciones en la comarca de Ferrol explica que en los últimos años ha mejorado sustancialmente la situación. En una zona sensibilizada por los numerosos casos de cáncer por contacto con amianto en los astilleros, en escasas ocasiones reciben ya residuos con restos de amianto. Pero la situación no es igual en toda Galicia. «En las zonas de interior no hay tanta concienciación. Nosotros formamos parte una asociación de recicladores y por lo que nos comentan en otras plantas tienen más problemas», indica. El amianto debe ser depositado, una vez separado, en vertederos autorizados. (11-6-2018)

http://www.abc.es/espana/galicia/abci-mision-poner-cerco-amianto-201806111927_noticia.html






La Síndica de Greuges insta a Barcelona a que siga la directiva europea en materia de amianto

La Síndica de Greuges, Maria Assumpció Vilà, ha instado al Ayuntamiento de Barcelona a que siga la resolución europea para combatir el desprendimiento de las fibras de amianto a raíz de la queja de un vecino de Sants-Montjuïc por la existencia de una nave abandonada que libera estas fibras.

La Síndica ha recordado en un comunicado que el amianto es un mineral que aunque fue muy valorado por ser un aislante de calor y fuese muy usado en construcción de edificaciones, en 1978 el Consejo de Europa lo declaró como una sustancia cancerígena y en 2002 se prohibió la fabricación de productos que incluyesen este material. Vilà ha explicado que con esta prohibición finalizó "gran parte del problema" de salud, pero sigue vigente su nocividad, ya que con la rotura del fibrocemento utilizado a lo largo de los años se liberan sus fibras, que "son las responsables" de las patologías oncológicas detectadas en personas que han estado en contacto con este material.

Dada la carencia de normativa estatal o autonómica en este ámbito, la Sindicatura ha informado de que es el consistorio quien debe ocuparse, por lo que les ha pedido seguir la Resolución 2012/2065 del Parlamento Europeo. Esta resolución plantea una serie de medidas y propuestas, como por ejemplo censar el número de edificios con presencia de amianto e iniciar un proceso de desamiantado en "el menor tiempo posible" dando prioridad a las escuelas, hospitales y edificios e instalaciones de concurrencia pública.

El pasado año, el promotor de la queja avisó a la Sindicatura de cuatro derrumbamientos parciales de la cubierta de la nave abandonada y mostró su preocupación por la caída de las paredes, que "generaba peligro para los peatones y vehículos" y destacó la degradación de la cubierta "que desprendía fibras de amianto". Aunque la nave fue derrocada a finales del mes de enero de 2018, Vilà ha considerado que la actuación municipal ha llegado "muy tarde", después de años de quejas de la ciudadanía y 19 meses después de que en el Consejo Plenario del distrito se diera a conocer "el grave peligro que suponía para la salud pública". (24-5-2018)

https://www.20minutos.es/noticia/3349337/0/la-sindica-de-greuges-insta-a-barcelona-a-que-siga-la-directiva-europea-en-materia-de-amianto






Colombia, el país con 500 víctimas de asbesto al año y que se niega a prohibirlo


Por: Santiago Ángel, Blu Radio
El asbesto y los intentos de prohibición en el país tienen una historia de larga data. En el 2007 lo intentaron prohibir por primera vez, pero la discusión no surtió efecto. Desde entonces se ha tratado de lograr la consolidación de la exclusión del material siete veces.

Hoy avanza en el Congreso el proyecto de ley Ana Cecilia Niño, en honor a la periodista que murió a los 42 años, tras contraer cáncer de mesotelioma y que trató de advertir a través de todas las vías de la gravedad de este compuesto. Greenpeace Colombia denunció que el lobby de las empresas que trabajan con este producto estaría logrando dilatar los debates en el Congreso.

El asbesto es un compuesto de varios minerales. Pero principalmente de amianto, que al ser inhalado o deglutido puede causar cáncer de pulmón, laringe y otros más como el que le causó la muerte a la periodista Niño.

Con asbesto se hacen tejas, paredes, tuberías, embragues, discos de freno y otro tipo de materiales. Y según la vocera de Greenpeace para Colombia, Silvia Gómez, en Colombia cada año llegan al país 24.000 toneladas de material.

“El mensaje para los congresistas es a que no dilaten más. La academia, los científicos, los médicos, las organizaciones de víctimas, la Defensoría del Pueblo, el Instituto Nacional de Cancerología, todos han dado su veredicto y están de acuerdo con la prohibición. La dilación tiene que ver con que la industria del asbesto lleva mucho tiempo hacienda lobby. El presidente del Senado la semana pasada recibió una carta de Ascolfibras, en donde decían que les preocupaba mucho el proyecto y que debía tener audiencias públicas regionales”, afirmó la líder de la organización internacional.

En 2005 la Unión Europea en pleno decidió prohibir el asbesto. Los estudios de la autora del proyecto, la senadora Nadia Blel Scaff, hablan de 500 víctimas mortales al año en Colombia. El Ministerio de Salud dio su concepto favorable para que se prohíba la comercialización en adelante de este producto. Pero en el Congreso solo lleva un debate en la Comisión Séptima de Senado.

Gómez concluyó que espera que el Congreso agilice el trámite y decida prohibir el material.

“Se trata de un proyecto de interés nacional que pretende salvar vidas”, puntualizó. (17-5-2018)

https://www.bluradio.com/nacion/colombia-el-pais-con-500-victimas-de-asbesto-al-ano-y-que-se-niega-prohibirlo-178560-ie435





 
Asbesto más que un enemigo mortal un asesino silencioso

El asbesto o amianto, resulta una bomba de tiempo mortal, no existe un nivel seguro de exposición, este mineral fibroso se ha convertido en un legado mortífero silencioso, que toma la vida de al menos 100,000 personas al año por cáncer de pulmón, mesotelioma y asbestosis, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, 125 millones de personas en el mundo se encuentran expuestas a este material.

Lamentablemente el principal sitio de entrada al cuerpo, es por por la vía respiratoria, debido a que el asbesto se puede encontrar fácilmente en el ambiente, tal como lo señaló el especialista en neumología de la UdeG Gustavo Rosales; misma razón por lo que está prohibido en más de 30 países, aunque en México el asbesto es utilizado en la vida cotidiana y reemplazarlo,no es una opción.

Una cifra a destacar, es el medio millón de toneladas de asbesto que se han importado durante el último siglo. Sin embargo, aún se permite la manufactura de impermeabilizantes,sellos, balatas y empaques, los cuales contienen amianto y son producidos en más de 180 empresas.El uso desmedido y la dificultad para sustituirlo por otro material, se ha tornado complicado, misma razón por la que aún se produce y se calcula que alrededor de los años 80, había alrededor de 50 toneladas de asbesto.

Los daños por contacto con asbesto, se ven reflejados después de 15 o 60 años ocasionando una amarga realidad para las personas que caen enfermas por amianto, o que han tenido una mala experiencia como es el caso de un bombero de Guadalajara quien por motivos de seguridad no diremos su nombre aunque explicó que al entrar a un incendio hace un par de años en una fábrica que producía piedras artificiales, látex y materiales con asbesto, el elemento de bomberos se intoxico a causa del humo y por el amianto que se encontraba en demasía, por lo que decidió salir rápidamente del incendio, posteriormente Cruz Roja le realizó un barrido con oxígeno, años después las molestias continuaban en el pecho y decidió realizarse un chequeo médico en el cual se le menciona que sus problemas de salud fueron provocados por estar en contacto con asbesto; la exposición de esta materia prima, se produce por la inhalación de las fibras de este material conocidas como: serpentinas y anfibolas.

Martha Patricia Pérez, Coordinadora AUXILIAR de salud en el trabajo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) , señaló “El asbesto es un problema de salud mundial pública, lógicamente ocupacional, porque son nuestros trabajadores los que se exponen en más de un 90% de un colectivo,el otro 10% es una exposición ambiental, tú, no trabajas en el área del asbesto, pero si las fábricas o los lugares que están alrededor, pueden estar emanando al ambiente fibras de asbesto”.

Los primeros síntomas se presentan con la dificultad de la respiración, una tos seca así como un ligero dolor en el pecho que podrían confundirse con otras enfermedades. “Hay un 70% de subdiagnóstico, que indica que los casos no están siendo detectados, entonces realmente la mortalidad o Morbi mortalidad es muy importante”. Así lo mencionó, Gustavo Rosales. Y aunque en México se detectan al año 2000 casos relacionados con este material, es momento de que no se ha prohibido en México su uso hasta la fecha.

(http://talajalisconoticias.com/2018/04/27/asbesto-mas-que-un-enemigo-mortal-un-asesino-silencioso/)   25/4








Un nuevo fallo atribuye una muerte por cáncer de pulmón con el amianto

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (Tsjpv) ratificó el origen profesional de la muerte por un cáncer de pulmón de un calorifugador que trabajaba para Atefrisa, Aislamientos Térmicos y Frigoríficos, por exposición laboral al amianto.

El alto Tribunal vasco ha rechazó los recursos planteados por la empresa y por la mutua Fremap contra la sentencia del Juzgado número 1 de Bilbao que, en contra de lo que afirmó el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en una resolución, consideró que la Incapacidad Temporal de Rafael G.V. y su muerte con 62 años en julio 2016 por un adenocarcinoma pulmonar, fue derivada de enfermedad profesional por exposición laboral al amianto.

El fallecido trabajó desde 1976 como calorifugador en Atefrisa, hasta que en noviembre de 2015, causó baja enfermedad común, que derivó en su muerte en julio 2016.

(laopinioncoruna.es/sociedad/2018/05/01/nuevo-fallo-atribuye-muerte-cancer/1287063.html) 1/5/18






El amianto, que ha causado (y sigue causando) graves daños a la humanidad, tiene una solución razonable

Paco Puche. Rebelión
“Nuestra propuesta es la vida, una nueva y amenazadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde sea cierto el amor y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra” (Gabriel García Márquez).


Hay una segunda oportunidad para aquellos que hasta la forma de morir les ha sido secuestrada. Para los que han muerto (o van a morir) a causa del amianto en sus trabajos y en sus entornos familiares o ambientales, porque podemos sacarlos de la “cunetas” del olvido y hacerles justicia. Es un caso más de memoria histórica. Para el resto, porque puede librarse, a ellos y ellas y a sus hijos y nietas, del fatídico mineralya que es posible erradicar el amianto de nuestras vidas, de forma razonable, en no mucho tiempo (y de forma definitiva también, a más largo plazo).

Es posible terminar con esta epidemia y desazón en la que vivimos en toda la sociedad, pues el amianto es invisible, universal, sibilino y fatídico. Todos tenemos motivos para estar alarmados.

¿Y cuál es esa “solución”?

No es mágica, pasa por tres ejes:

1º Por la prohibición universal del uso y comercialización del amianto (asbesto) en todo el orbe, como ya es una realidad en más de 55 países.

2º Por hacer justicia a las víctimas y a los victimarios, siguiendo el código de aquellas: verdad, justicia legal y reparación.

3º Por la erradicación exigente, segura y controlada de todo el amianto instalado.

Nada de esto es imposible, sino todo lo contrario: lo estamos viendo día a día. Hay un país más que lo prohíbe (es el caso reciente de Brasil, uno de los mayores productores y consumidores de este mineral, y fue el caso del cierre de la última mina de Canadá, una de las mayores del mundo, hace 6 años); hay una justicia legal que cada día suministra sentencias más cercanas a las víctimas (es el caso de una Sentencias del Supremo de 2012, en la que propio Tribunal admite que ha cambiado de criterio; o la reciente sentencia contra Uralita del Tribunal Superior de Madrid, en la que por primera vez se admite como damnificados a los vecinos cercanos a la fábrica); y hay un clamor institucional y popular por la erradicación segura del amianto en nuestras vidas (Metro, viviendas, conducciones de agua, colegios, hospitales, etc.).

Pero como nada de esto llega por el arte de birlibirloque, necesitamos de unos agentes intencionales que laboren por esta causa. Nos referimos a los y las que toman conciencia del grave problema y dejan su equidistancia anterior. Aludimos a la presión social que han de seguir haciendo las víctimas, las organizaciones sociales, profesionales y los/asinvestigadores. Hablamos de los medios de comunicación y de las redes sociales que no deben parar de difundir las denuncias y las recomendaciones, con ocasión o sin ella. Y hablamos de legalidad. Estamos apuntando a romper la conspiración del silencio interiorizada en la sociedad este último siglo (instada y a beneficio de los magnates asesinos). Para ello se necesita alertar y alarmar a la población. Ambas cosas para romper el robusto caparazón con que se nos han blindado las conciencias.

Decía Marcel Goldberg, director del Instituto de Salud Pública l’INSERM, en el Senado francés, el pasado 20 de octubre de 2005, que «Les experts ont alerté sur les risques de l’amiante mais ils n’ont pas été écoutés ». [i]

Indagando en las soluciones

Contamos desde hace más de cuarenta años, con que la Organización Mundial de la Salud (OMS), directamente o a través de su Agencia internacional contra el Cáncer (IARC), mantienen sin lugar a dudas dos dogmas que destruyen los argumentos de los negacionistas: uno que el amianto inhalado (sobre el ingerido hay división de opiniones)es un potente cancerígeno, que afecta principalmente a trabajadores-as de la industria y mantenimiento, pero no solo a ellos; y segundo que no hay dosis mínima de exposición segura.

Esto se traduce en la constancia de millones de muertes y decenas de millones de enfermos con dolencias de distinta gravedad. Y se cifra en esos indicadores sintéticos de saludque se han dado en llamar DALY s ( Disability- AdjustedLife-Years) [ii] . En el caso del amianto, en 2013, murieron por cáncer de exposición ocupacional 194. 000 trabajadores, y esto supuso un DALY del orden de 3.4 millones [iii] . Dividiendo ambos números nos dice que cada trabajador “perdió” una media de 17.5 años.

Disponemos de la Resolución del Parlamento Europeoque, en sesión plenaria del 14 de marzo de 2013, con el 91% de los votos presentes, es decir de casi todos los partidos del arco parlamentario español, aprobóel citado documento titulado

“Riesgos para la salud en el lugar de trabajo relacionados con el amianto y perspectivas de eliminación de todo el amianto existente”. En su instancia 22, el Parlamento “p ide a los Estados miembros que avancen en el proceso de eliminación gradual del amianto

en el menor plazo posible”. Se refiere al amianto instalado pues en la UE, en esa fecha, el uso y la comercialización estaban prohibidos de forma universal.

Contamos con la apuesta del CESE (Comité Económico y Social Europeo, que es un órgano consultivo de la UE en el que están presentes los sindicatos y la patronal), que en su Dictamen “Erradicar el Amianto en la UE, de 20 de febrero de 2015, aprobado por el 91.5 % de los presentes en el pleno, todos de nuevo, recomendó que “l a completa eliminación de todo el amianto usado y de todos los productos que contengan amianto debe ser un objetivo prioritario de la Unión Europea” y que “El objetivo es erradicarlo a finales de 2032”.

Sorprendentemente, tenemos a favor la resolución en el Parlamento Británico del Grupo Parlamentario de Seguridad y Salud Ocupacional de 2015, que integra a todos los partidos,que consideraque“ GB necesita la erradicación del amianto por ley, y que ha llegado el momento de poner en práctica las regulaciones que requiere la eliminación segura, gradual y planificada de todo el amianto que aún sigue vigente en toda Gran Bretaña”. Porque (siguen diciendo) “sólo de ese modo podremos garantizar que las generaciones futuras no tendrán que experimentar la misma epidemia mortal de las enfermedades relacionadas con el amianto que se están sufriendo en la actualidad”. Las fechas que proponen para todo el amianto es para antes de 2035 y para el caso de los colegios para antes de 2028. Hasta ahora, en GB, la política era simplemente de encapsulación, mantenimiento y vigilancia, que ha fracasado rotundamente.

Y podemos contar con financiación. En efecto, en una repuesta a preguntas parlamentarias en la UE, la Sra. Thyssen en nombre de la Comisión respondió el pasado 10 de abril de 2018, entre otras cosas las siguientes:

“La Comisión coincide en que la exposición al amianto es un problema grave que debe abordarse de forma adecuada tanto a nivel de la UE como a nivel nacional.” Y “Los Estados miembros pueden asignar ayudas de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos para la manipulación y la retirada del amianto en función de los objetivos de los respectivos programas nacionales o regionales.” Pero ni tenemos tales programas, ni hemos solicitado dinero europeo para este menester. Pura negligencia, y pura conspiración del silencio.

Disponemos de normativas, que suelen ser transcripciones rebajadas de Directivas, por la que se ha puesto un límite al amianto instalado: “hasta su eliminación (retirada) o el fin de su vida útil”. Como para dentro de pocos años el cien por ciento del amianto que perdura está obsolescente, hay que erradicarlo.Además, el fibrocemento ya se sabe que es friable, es decir que expulsa fibras con el tiempo y es quebradizo. No vale ya minimizar su daño.

Para el desamiantado seguro, existe legislación suficiente, aunque muy mejorable, que nos permite dejar fuera de peligro a los trabajadores que manejan amianto y a los vecinos que están cercanos a los manejos. Otro asunto es que las exigencias a las empresas son pocas y el control tendente a nulo.

Si se mejorasen estas normas y se pusiese el acento del desamiantado en el término “seguro”, es decir en el control e inspección de este tipo de trabajos, y en la escrupulosa limpieza de los lugares intervenidos, los daños infligidos serían pequeños o nulos.

Conclusión

Hay dinero, hay serios impulsos institucionales para la erradicación segura, y a corto plazo y hay una progresiva protesta social, todo ello nos hace ser optimistas.

Para las víctimas, la creación del Fondo de Indemnización reclamado como ley en el Congreso, y el castigo penal a los empresarios máximamente responsables como los March en España, el suizoShmidheiny (ya en los tribunales penales italianos) y el belga Emsens , podrían cerrar un ciclo de soluciones satisfactorias en nuestro entorno.

En cuanto al panorama internacional, además de apoyar la prohibición, lo que no hay es que a los países que no lo han prohibido, enviarle los barcos al desguace ni invertir en empresas de amianto en esos países que lo permiten, como así han aprobado los parlamentarios europeos en la Resolución mencionada.

Es cuestión de alarma social (además de la alerta informativa) y de las respuestas adecuadas de todas las instituciones.

Notas:

[i] “Los expertos han alertado sobre los riesgos del amianto, pero no han sido escuchados”.

[ii] Los DALYs (Años de vida perdidos por discapacidad) combinan los años potenciales de vida perdidos (APVP) más los años vividos con discapacidad (AVD) dentro del proceso salud enfermedad. Combinan pues los años potenciales de vida perdidos, según la esperanza de vida, más los años vividos por discapacidad.

[iii] The Lancet (2015): Global, regional, and national comparative risk assessment of 79 behavioural, environmental and occupational, and metabolic risks or clusters of risks in 188 countries,1990–2013: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2013. 11 de septiembre.

(rebelion.org/noticia.php?id=241179) 5/5



Las víctimas del amianto presentan una guía sobre sus riesgos


►  Los expertos alertan del impacto de la exposición a este mineral en toda la sociedad
►  En las próximas décadas se prevén 40.000 nuevas muertes por sus efectos nocivos

La Asociación de Víctimas Afectadas por el Amianto en Catalunya (AVAAC) ha presentado este miércoles en la Universitat Pompeu Fabra la Guía informativa sobre los riesgos del amianto, un documento dirigido a toda la población para conocer el devastador efecto sobre la salud que puede representar la exposición a este material.

Pese a que se cumplen 16 años desde que España dictara la prohibición del amianto en todos los procesos productivos, los efectos tóxicos del asbesto siguen muy vigentes, ante la gran latencia de este material en el organismo humano. Los expertos prevén alrededor de 40.000 muertes por la exposición a este mineral en las próximas cuatro décadas, la misma cifra de víctimas registradas hasta ahora.

La guía, que ha contado con la colaboración del Col·lectiu Ronda y El Periódico, supone un manual muy práctico para conocer qué es el amianto y su tipología, dónde se puede encontrar alojado a día de hoy y cómo proceder a desmantelarlo de manera segura, así como la sintomatología y los efectos sobre la salud que acarrea el asbesto. Las principales patologías que se le asocian son la asbestosis (o fibrosis pulmonar), el cáncer de pulmón y el de laringe, y el mesotelioma maligno (tumor en la pleura o el peritoneo).



Retos

En el acto de presentación han intervenido, entre otros, el presidente y vicepresidente de la AVAAC, Benedicto Martinoy José Luis Gómez, la catedrática en Derecho de Trabajo y seguridad social de la UPF Julia López, así como Marta Barrera, abogada del Col·lectiu Ronda.

Los participantes en el acto han puesto de relevo las múltiples facetas en las que conviene afrontar el desafío de una mala gestión en la manipulación y el contacto con este mineral. Retos relacionados con vacíos legales, equipamientos e infraestructuras que aún contienen amianto, víctimas indirectas (vecinos del entorno de las fábricas y familiares de trabajadores que lavaban su ropa o quedaban expuestos al mineral en el hogar). La guía también estará disponible en breve en la web de la AVAAC. Víctor Vargas Llamas

(elPeriodico.com) 12/04/2018
 

Las víctimas del amianto se movilizan y exigen soluciones

La tramitación parlamentaria del Proyecto de Ley que contempla el Fondo de Compensación, está bloqueada por Ciudadanos y el Partido Popular

Las víctimas del amianto se movilizan y exigen soluciones. La tramitación parlamentaria del Proyecto de Ley que contempla el Fondo de Compensación para las Víctimas del Amianto, está bloqueada por Ciudadanos y el Partido Popular.

Representantes de la Federación de Asociaciones de Víctimas del Amianto, CCOO y UGT, se han reunido en Madrid para analizar la situación de bloqueo del Proyecto de ley para la creación de un Fondo de Compensación para las Víctimas del Amianto.

El Proyecto fue presentado a iniciativa del Parlamento Vasco y tomado en consideración en el Pleno del Congreso el 10 de octubre de 2017, con el voto a favor de todos los grupos a excepción del Partido Popular, que se abstuvo. De ahí pasó, el 8 de noviembre de 2017, a la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.

Desde esta fecha la Mesa del Congreso ha establecido hasta 18 ampliaciones de plazo para la presentación de enmiendas a la totalidad, lo que constituye una clara maniobra para dilatar e impedir la tramitación parlamentaria.

Los representantes de CCOO, UGT y FEDAVICA consideran que los responsables de este retraso son única y exclusivamente los grupos parlamentarios de Ciudadanos y el Partido Popular, y en esta reunión han establecido un calendario de iniciativas para tratar de romper la situación de bloqueo que sufre el Proyecto de ley para la creación de un Fondo de Compensación de las Víctimas del Amianto.

En primer lugar, se solicitarán, con carácter de urgencia, reuniones con los distintos grupos parlamentarios, para trasladarles la necesidad de tramitar de forma inmediata el Proyecto de ley y conocer su posición al respecto. También se registrará una petición de reunión con la Presidenta del Congreso, Ana Pastor, para reclamar el inicio de la tramitación de este Proyecto de ley.

Por último, se valora la posibilidad de convocar una concentración, q tendría lugar frente al Congreso de los Diputados, para reivindicar la creación de este fondo.

Las enfermedades causadas por la exposición al amianto constituyen, sin duda,un problema de salud pública de primer orden y la mayor catástrofe en términos de salud laboral a nivel mundial.

La creación de un fondo de compensación de víctimas del amianto es un acto de justicia y una herramienta absolutamente indispensable para paliar los sufrimientos de las personas afectadas y sus familias. Por Agustín Millán

(Diario16.com) - 08/04/2018


Afectados por el amianto denuncian el “bloqueo” del fondo de compensación en el Congreso

Representantes de la Federación de Asociaciones de Víctimas del Amianto (FEDAVICA) UGT y CCOO han acordado comenzar a movilizarse para romper “la situación de bloqueo” en la Mesa del Congreso del Proyecto de Ley para la creación de un Fondo de Compensación de las Víctimas de Amianto.
El Proyecto de Ley de Creación del Fondo fue presentado a iniciativa del Parlamento Vasco y tomado en consideración en el Pleno del Congreso el 10 de Octubre con el voto a favor de todos los grupos a excepción de la abstención del Partido Popular, y pasó a la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales el pasado 8 de noviembre de 2017. “Desde esta fecha la Mesa del Congreso ha establecido hasta 18 ampliaciones de plazo para la presentación de enmiendas a la totalidad, lo que constituye una clara maniobra para dilatar e impedir su tramitación parlamentaria”, afirman los afectados.

Por esta razón los representantes de FEDAVICA, CCOO Y UGT, han establecido un calendario de iniciativas para tratar de romper esta situación de bloqueo. En primer lugar solicitarán con carácter de urgencia reuniones con los distintos grupos parlamentarios para trasladarles la necesidad de tramitar de forma inmediata el proyecto de Ley y conocer su posición al respecto. Asimismo se registrará en el Congreso una petición de reunión con su presidenta, Ana Pastor, para reclamar el inicio de la tramitación de este Proyecto de Ley. Por último se valora la posibilidad de convocar una movilización.

(donostitik.com) 7 abril 18



Sector asbesto, conviviendo con todo el mundo.

Durante el siglo pasado algunos países que hoy conforman la Unión Europa, en Estados Unidos, en Colombia y otros países, impregnaron sus territorios de amianto o asbesto que en la industria no logra erradicarse en centenares de edificaciones, ni sustituirse.

El asbesto, altamente perjudicial para la salud; se encuentra en la industria de la construcción y edificación; astilleros, la industria automotriz, trenes, maquinaria, depósitos, en la tubería asbesto-cemento que atraviesa el país, bomberos, trajes de pilotos de autos; y hasta en productos de jardinería.

Aumenta el número de países que a través de drones realiza un inventario calle a calle, captando dónde hay asbesto para retirarlo y sustituirlo, por ejemplo con fibras como las de lana mineral y lana de vidrio. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) adelanta un sus 35 Estados miembros el Atlas del Asbesto. Las personas con más riesgo de contraer cáncer por el asbesto son los trabajadores ( y sus familia) que manipulan ese silicato compuesto de “seis minerales de origen natural que existen en el medio ambiente como manojos de fibras que pueden separarse en hilos delgados y duraderos para usarse con fines comerciales e industriales”.

En la Unión Americana la Oficina de Protección Ambiental,(EPA) , prohibió desde 1989 todo uso nuevo del asbesto; dejando a salvo los permisos otorgados antes de ese año. En la Unión Europea sucede algo similar; el uso de amianto en los 27 países está prohibido desde 2005, y sucesivamente se han expedido resoluciones de buenas intenciones, más no vinculantes. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomendó la prohibición terminante del asbesto desde mediados de 2006. Países como Polonia se han fijado fecha límite para extirpar el uso de amianto hasta el 2028; España seguirá esa misma hoja de ruta. La OIT tiene establecido que los medios más efectivos para proteger a los trabajadores expuestos al asbesto es “eliminar el asbesto ya existente”. Le han declarado la “guerra” al asbesto 75 países, entre ellos Argentina (2003), Brasil (2017), Chile (2002), Perú (2014), República Dominicana y Uruguay (2002).

En Colombia, sexto productor mundial de asbesto y uno de los países permisivos con el mineral, ocurren más de tres centenares de muertes anuales por esa causa. Desde 2007 se han radicado al menos 7 proyectos de ley prohibiendo todo uso industrial del asbesto; empero las iniciativas han terminado retiradas, votadas negativamente, no se les ha dado debate o fueron archivadas. En Colombia, el gobierno saliente se comprometió ” a dar todo el apoyo que fuera necesario para que el asbesto fuera prohibido en Colombia”, donde rigen la ley 436 de 1998 y la Sentencia C-493 de 1998. Desde 2001 funciona la Comisión Nacional de Salud Ocupacional del Sector Asbesto y otras fibras, que sin embargo no cuenta con presupuesto para sus programas, acciones, planes y actividades. La única mina de asbesto en la variedad crisotilo en Colombia, está en Las Brisas, municipio de Campamento ( Antioquia), explotada a cielo abierto por medio de voladura con dinamita, por centenares de familias que viven de la explotación del mineral. La industria que mueve millones de dólares, está agremiada en la Asociación Colombiana de Fibras (Ascolfibras), que defienden el uso responsable del mineral. Eternit que lleva más de siete décadas, es la principal fabricante de productos con asbesto; seguido de Incolbest S.A., fundada en 1956; Mexichem Fluent (Pavco, Geosistemas Pavco y Colpozos) ; Toptec S.A. y Manufacturas de Cemento S.A.

“Todo el mundo se ve expuesto al asbesto alguna vez en su vida”, señala el Instituto Nacional de cáncer de EE.UU. (NIH). Hasta en el propio hogar, oficina o sitio de trabajo la gente puede enfermarse a causa del asbesto. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), “La exposición al asbesto, incluido el crisotilo, causa cáncer de pulmón, laringe y ovario, y otras patologías del aparato respiratorio”. En Colombia se consume tanto asbesto, que “es como si cada ciudadano tuviese asignado medio kilo de veneno”, dijo Silvia Gómez, coordinadora de Greenpeace Colombia. Por: Luis Eduardo Forero Medina

(radioSantaFe) 4 abril 2018




La familia de un trabajador fallecido por amianto reclama 153.000 euros

El Juzgado de lo Social Número 8 de Bilbao celebrará este miércoles la vista oral por la demanda de daños y perjuicios, por 153.000 euros, presentada por los familiares de R.M., que trabajó entre mayo de 1976 y noviembre de 1983 en Aceros Olarra, planta de Acenor SA en Larrondo y que falleció el 23 de agosto de 2016, a consecuencia de Adenocarcinoma pulmonar, según ha informado la Asociación vasca de víctimas del amianto (Asviamie).

BILBAO. R.M. trabajó en diferentes puestos de trabajo, que implicaban el contacto directo con el amianto, la Sílice cristalina y Humos metálicos, al realizar trabajos de ayudante en tareas de mantenimiento, tanto con los mecánicos, como albañiles, al realizar trabajos de aislamiento en los hornos o reparar los tejados y tuberías de uralita, que cortaba con la rotaflex, sin protección respiratoria alguna.

En noviembre de 2016, tras la investigación realizada por Osalan, acerca de la posible relación de la enfermedad y el trabajo desarrollado, se concluyó que "el trabajador Rafael M. habría podido estar expuesto a fibras de amianto durante su vida laboral. Durante esos años, el trabajador también podría haber tenido exposición a sílice cristalina y otros contaminantes químicos, humos metálicos de composición variable dependiendo el acero especial fabricado".

Asviamie ha explicado que la exposición a dichas sustancias cancerígenas se produjo "sin que Aceros Olarra informara del riesgo o adoptara las medidas preventivas de Seguridad e Higiene vigentes en la época, lo cual provocó la inhalación de sustancias cancerígenas y años más tarde, generó la grave enfermedad pulmonar, a consecuencia de la cual falleció". La familia del fallecido reclama en concepto de daño moral la cantidad de 153.000 euros.

La Asociación vasca de víctimas del amianto se concentrará este miércoles, a las diez y media de la mañana, frente a los Juzgados de Bilbao, en apoyo a la demanda familiar y para denunciar el "prolongado incumplimiento empresarial" de las normas de Seguridad e Higiene, "condenando a los trabajadores a una muerte prematura".


Asimismo, reclamará la implicación de las grandes empresas con los Gobiernos, para la "urgente puesta en marcha del Fondo de Compensación, con recursos suficientes y acabar con el sufrimiento del recurso judicial".

(deia.eus)  9 abril 2018
 
 
 

Asociación de víctimas alerta que el amianto causará 60.000 muertes en España

La Asociación de Víctimas Afectadas por el Amianto en Cataluña (AVAAC) ha alertado hoy, en la presentación de una guía sobre esta enfermedad, que el amianto causará más de 60.000 muertes en España hasta el año 2040.

La "Guía informativa a toda la población sobre los riesgos del amianto", que es gratuita, tiene por objetivo ampliar los conocimientos de la población sobre este material que "está prohibido en España desde 2002 y que causa unas más de 2.000 anuales en el Estado", ha informado el Colectivo Ronda, entidad que ha participado en la edición de la guía con la AVAAC,

La publicación contiene información sobre las características del amianto, también llamado asbesto, las enfermedades que puede causar, algunas de ellas incurables, los sectores profesionales y económicos que lo han utilizado y el marco jurídico y legal que ampara a sus víctimas y familiares.

En la presentación de la guía, que ha tenido lugar en la Universidad Pompeu Fabra (UPF), el vicepresidente de AVAAC, José Luis Gómez, ha advertido: "nos encontramos ante un verdadero genocidio laboral y de un problema de salud pública que no es cosa del pasado, sino que se mantiene hoy en día y perdurará durante décadas".

En esta misma línea, la catedrática de Derecho Laboral y de Seguridad Social de la UPF, ha espetado que "la situación que se ha vivido en el Estado español en relación con el amianto y la exposición de este material de miles de personas es un verdadero crimen".

"El amianto es un ejemplo de cómo se ha jugado con la salud de los trabajadores y de sus familias y de cómo se ha ignorado la normativa en materia de prevención y de salud laboral", ha añadido la catedrática.

La abogada del Colectivo Ronda Marta Barrera ha recordado que la cooperativa inició la lucha en defensa de las víctimas "en los años 70, cuando las empresas actuaban con total impunidad" y que "no fue hasta el año 2008 que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y hasta el año 2012 que el Tribunal Supremo establecieron la responsabilidad de las empresas".

Estas responsabilidades de "empresas como Uralita o Rocalla que, debido a la manipulación del amianto, causaron enfermedades y defunciones por incumplimiento de la normativa de riesgos se hizo extensiva a sus familias", ya que era en casa de los trabajadores "donde se lavaba la ropa" contaminada por el amianto, ha dicho Barrera. EFE

(lavanguardia.com) 12/4



Reducen la indemnización a un trabajador muerto por amianto al ser fumador

Un juzgado de lo Social de Vitoria ha reducido en un 50 % la indemnización que solicitaba la familia de un trabajador fallecido de un cáncer pulmonar derivado de la elevada exposición al amianto al ser éste fumador.

Según ha informado la Asociación Vasca de Víctimas del Amianto (Asviamie), el juzgado de lo Social número 3 de Vitoria ha aceptado la minoración de la indemnización en un 50 % por la concurrencia del culpas entre la empresa "infractora" y el trabajador fumador, dado el efecto sinérgico de ambos elementos en el adenocarcinoma pulmonar que sufría.

De esta manera condena a Tubos Reunidos SA y a Tubos Reunidos Industriales SLU al pago solidario de 65.017 euros, más intereses, a los familiares de este obrero que falleció con 58 años en 2012 por un cáncer pulmonar derivado de la elevada exposición al amianto mientras trabajaba como colador en la fundición.

La familia del trabajador había reclamado por daños y perjuicios 143.038 euros.

Asociación Vasca de Víctimas del Amianto (Asviamie) reconoce el efecto sinérgico del tabaco con el amianto y otros cancerígenos laborales en los cánceres de pulmón pero califica de "inadmisible burla" a las víctimas hablar de "concurrencia" de culpas entre la empresa y el trabajador para eximir la responsabilidad empresarial por las infracciones preventivas.

"Esa burla se convierte en humillante cuando ha quedado suficientemente demostrado el incumplimiento de Tubos Reunidos de la amplia legislación de Seguridad e Higiene para la prevención de enfermedades respiratorias como mediciones ambientales, reconocimientos médicos específicos, incluida la prohibición de fumar en el trabajo donde hay presencia de amianto", afirma Asviamie.

Además esta asociación tacha de "escandaloso" que los médicos de empresa hayan "ignorado durante décadas" el ambiente pulvígeno en la fundición y la conocida como "tinta de chipirón" en las narices de los fundidores y se pregunta cuántos cigarros necesita fumar un obrero para ser equivalente al humo y polvo inhalado durante décadas en una fundición.

Esta no es la primera vez que un tribunal rebaja la indemnización a un trabajador fallecido por su exposición al amianto por ser fumador. En 2014 el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco redujo en un 25 % el dinero a abonar por Izar a un operario al entender que el tabaquismo también fue parte responsable de su muerte.

En el caso de Tubos Reunidos, Asviamie explica que la víctima comenzó a trabajar en 1976 como ayudante en la fundición con una exposición elevada a fibras de amianto por lo menos hasta 1983, con total desconocimiento del riesgo cancerígeno.

En 2007 afectado por una patología respiratoria se le concedió una incapacidad permanente total por enfermedad común, aunque "había quedado probada la presencia de amianto en pleura y pulmones".

En abril de 2011 le fue diagnosticado un adenocarcinoma pulmonar e inició los trámites para el reconocimiento de la incapacidad absoluta derivada de enfermedad profesional. El hombre falleció un mes después.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social reconoció el origen profesional de la enfermedad del trabajador y la pensión de viudedad correspondiente. La resolución fue recurrida por Tubos Reunidos sucesivamente ante diversos juzgados, incluido el Tribunal Supremo, y todos ellos ratificaron la resolución del INSS y que la empresa "incumplió sus obligaciones para proteger la salud de los trabajadores".   EFE

(abc.es) 3 abril 2018




Uralita causa aún 15 cánceres mortales por amianto al año

Se resiste a pagar a los vecinos que enfermaron por su planta de Cerdanyola, cerrada en 1997

Un 25% de los nuevos afectados no trabajaron en la fábrica ni convivieron con un empleado

En 2011, a Maite Martín le diagnosticaron un mesotelioma peritoneal, un tipo de cáncer que suele acortar la vida a menos de un año y que está causado por la exposición al amianto. «Cuando en el hospital me dijeron que lo tenía por culpa de Uralita me quedé de piedra. Jamás me lo hubiese imaginado», cuenta la mujer, vecina de Ripollet y maestra durante 35 años en una escuela a un kilómetro de la fábrica que la compañía dispuso en Cerdanyola del Vallès entre 1907 y 1997. Según una reciente resolución judicial, la factoría emitió sin control al exterior fibras de asbesto, causantes de cánceres de pulmón y pleura y trastornos respiratorios crónicos.

Martín es una afectada ambiental del amianto; es decir, contrajo la afección por vivir y trabajar cerca de la factoría, de la que no fue empleada ni convivió con uno de sus operarios. Es la única superviviente de los 39 casos de Cerdanyola y Ripollet por los que la Audiencia de Madrid instó en diciembre a Uralita (ahora denominada Coemac) a indemnizar con más de dos millones de euros. Como en otras sentencias, la firma se resiste a pagar y ha recurrido al Tribunal Supremo. La novedad es que, por primera vez, un tribunal ha reconocido como víctimas no solo a ex empleados y sus familiares, sino también a vecinos que, como Maite, residieron alrededor de la planta.

«De los 977 casos comprobados que han enfermado en el Vallès Occidental por el amianto, un 17% es por vecindad con Uralita», recuenta el doctor emérito Josep Tarrés, que estudia el impacto del asbesto en la zona desde 1976. Aún ahora se registran de 40 a 50 diagnósticos nuevos al año atribuidos a la actividad de la fábrica, dos décadas después de cerrar. Ocurre porque los síntomas tardan cuatro décadas de promedio en manifestarse.

«Sin Uralita, habríamos tenido 160 casos y estaríamos en la media nacional, así que es responsable del 82% de los que se han probado», asegura el médico.En la actualidad, hay 400 pacientes en observación por afecciones vinculadas al amianto en los municipios cuyo hospital de referencia es el Parc Taulí de Sabadell. «Alrededor de uno de cada cuatro casos nuevos son de vecinos que no tuvieron relación con la empresa», estima Tarrés.

Se cuenta con que entre 2020 y 2023 se alcancen de 55 a 60 diagnósticos por año en Cerdanyola y su entorno, y luego vayan descendiendo hasta 2040. Allí se detectan unos 15 mesoteliomas al año. En un lustro, se prevén una veintena anuales. «De 302 examinados, la media de esperanza de vida es de 11 meses desde que se detectan», precisa Tarrés, que reclama ayudas para retirar el amianto instalado: «Temo una segunda oleada de enfermedades porque se está degradando».

«Por estadística, no tendría que estar viva», constata Martín; a base de quimioterapia y dos operaciones, ha plantado cara al cáncer, en el que ha recaído seis veces. «Como soy la única viva de los 39 de la denuncia, quiero hablar por ellos y por mí. Cualquiera puede sufrir cáncer, pero a nosotros nos han envenenado», distingue. Añade que «nadie sabía nada» del riesgo de vivir cerca de Uralita, que producía placas de fibrocemento que se expandieron como material de construcción. La comercialización del mineral se prohibió en 2002 en España, más tarde que en países europeos como Francia, Alemania u Holanda.

Trabajadores y esposas enfermos

«Uralita tuvo interés en que no se supiera», sostiene Diego Ruiz, cuyos progenitores murieron de cáncer. Su padre trabajó más de 20 años en la factoría de Cerdanyola, donde el amianto dañó la salud de más de 500 empleados desde mediados de los 70. «Volvía de la fábrica con la ropa manchada de blanco, como un pintor. Mi madre la sacudía», recuerda. Los hijos no pudieron acreditar que el tumor que su padre no superó en 2008 fuera a consecuencia del asbesto, pero en cuanto a la madre se certificó en «más de un 99%».

Como otras mujeres, cayó enferma por limpiar el mono de trabajo de su esposo, tarea que Uralita no asumió hasta 1977. «Le encontraron cáncer de pleura en octubre de 2012 y la enterramos en enero de 2013. Fue rápido y doloroso», atestigua Diego. «Desgraciadamente, vemos a menudo mesoteliomas que desarrollan señoras de 50 a 55 años, que son las hijas mayores de trabajadores que ayudaban a su madre a limpiar la ropa del padre», dice Tarrés.

Esther Costa es abogada del Col·lectiu Ronda, que representa a los afectados. «Se ha abierto un camino para los pacientes ambientales. Hasta ahora, era un pleito arriesgado», afirma. A la vez que aguardan sentencia para otra causa de denunciantes de Cerdanyola y Ripollet, que piden 5,1 millones de compensación, estudian nuevas demandas por más casos en ambas localidades, así como en Castelldefels, Getafe y Aranjuez. No es un proceso sencillo: aparte de aportar informes que vinculen la afección con el amianto y presuntas negligencias de las empresas, los afectados deben acudir al juzgado antes de que transcurra un año desde que recibieron el diagnóstico.

«No nos mueve que nos puedan indemnizar, sino la indignación de ver que nos han hecho daño y puedan irse de rositas», señala Ruiz. Uralita -con 8,6 millones de beneficios en 2017- recurre «sistemáticamente», como Costa sabe bien: «Es una estrategia con un alto coste y perjudica a las familias porque, cuando las indemnizan, normalmente el afectado ya ha fallecido».

«El dinero no compensa la calidad de vida que hemos perdido. Lo que buscamos es justicia», remarca Maite, que pide al Supremo que no admita el recurso de la compañía: «Si lo acepta a trámite, ¿estaré viva cuando resuelva?». JORDI RIBALAYGUE

(elmundo.es) 2/4/18
 
 





El TSJC ratifica que Roca usó amianto hasta cuatro años después de su prohibición.

La sentencia considera a la centenaria empresa de Gavà y Viladecans responsable de la muerte, en 2015, de un trabajador por estar en contacto con el peligroso material

La lucha contra el amianto de los trabajadores víctimas de este material suma una nueva victoria, otra vez, gracias a la Justicia. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha ratificado plenamente la sentencia del Juzgado Social 32 de Barcelona contra la centenaria empresa Roca Sanitario SL, ubicada entre Gavà y Viladecans, y, por tanto, considera a la compañía responsable de la muerte de un trabajador, en 2015, por haber estado en contacto con este material potencialmente peligroso y prohibido por la Unión Europea en el año 2000.

Así lo entiende la sentencia previa denuncia del Col·lectiu Ronda: “En el ámbito médico se viene entendiendo que la causa principal del mesotelioma es el contacto y la inhalación de polvo de amianto. El trabajador, a lo largo de toda su vida laboral, casi 50 años, ha trabajado en distintas secciones de la misma empresa, en la que se utilizaba el amianto para la fabricación de diferentes componentes de grifería, fue importadora de dicho productor durante unos años y desde el año 1984 producía e importaba zapatas de freno para ferrocarril en las que, hasta el año 1981, el componente fibroso que se utilizaba era casi exclusivamente el amianto, por lo que la conclusión a la que llegó el ICAM y también la sentencia de que la enfermedad origen de la incapacidad permanente absoluta que se le reconoció y que provocó su posterior fallecimiento, es una enfermedad profesional, no puede considerarse arbitraria, ilógica o irrazonable”.

Es más, según la sentencia, el TSJC considera probado que la compañía utilizó juntas de amianto al menos hasta diciembre de 2004 en los procesos productivos para la fabricación de componentes de grifos. Esto quiere decir que la compañía continuó utilizando este material, hasta cuatro años después de su ilegalización por la Unión Europea y dos años después del fin de la moratoria que se dio a España (hasta 2002) a petición del gobierno de José María Aznar. “El hecho de que el TSJC desestime el recurso interpuesto por Roca vuelve a acentuar la evidencia de que en la fábrica de Gavà se trabajó en contacto con materiales muy peligrosos que han afectado a la salud e incluso han acabado con la vida de muchas personas”, dice el abogado del Col·lectiu Ronda Miguel Arenas.

“Esta sentencia da luz sobre la presencia continuada de amianto, aunque éste no ha sido el único peligro para la salud de sus trabajadores. La empresa ya ha sido condenada anteriormente por patologías vinculadas a la exposición de otros agentes cancerígenos como ahora la sílice”.

La sentencia, que no es firme y, por tanto, permite recurso de casación por parte de los inculpados, sí que dará lugar, en paralelo, a una nueva denuncia por parte de la familia de la víctima, que interpondrá una demanda, según confirma Col·lectiu Ronda, reclamando una indemnización en concepto de daños y perjuicios: “Evidentemente, no hay dinero en el mundo que pueda compensar la pérdida de una pareja y un padre y menos una muerte provocada por la exposición a un material que ya desde principios del siglo XX se sabía de su peligrosidad. […] Reclamar estas indemnizaciones no pueden redirigir sus vidas rotas, pero, al menos, acaba con la impunidad de las empresas que se enriquecieron a costa de la salud de sus trabajadores”.

Y es que, en España, ya existía una normativa específica respecto a la protección y a las medidas de seguridad en relación con la fibra de amianto desde los años 40. Aun así, cada año mueren centenares de personas en todo el Estado por la inhalación, años atrás, de este material.

(https://www.elllobregat.com/noticia/14734/salut/el-tsjc-ratifica-que-roca-uso-amianto-hasta-cuatro-anos-despues-de-su-prohibicion.html) 13/2



Los antiguos trabajadores de Uralita cobran sus indemnizaciones.

Los antiguos trabajadores de la fábrica de Uralita en Sevilla, y familiares de algunos que ya no se encuentran entre nosotros tras haber fallecido, ven concluido en estos días el largo proceso judicial que iniciaron, según informan desde la Asociación de Víctimas del Amianto de Andalucía, AVIDA.

Los que constituyeron la segunda demanda colectiva en la Comunidad Autónoma de Andalucía, de afectados por la exposición al amianto durante su relación laboral con la empresa Uralita en Sevilla, han recibido o recibirán en esta semana, el cobro de los importes que en su día estableció a su favor la Sala del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía tras el preceptivo juicio, según explican desde AVIDA.

Las indemnizaciones a las que tiene que hacer frente Uralita varían de cuantía en función de la gravedad de las dolencias que indemnizan, oscilando entre los aproximadamente 12.800 euros, las de menor cuantía, y los 220.000 euros la de mayor importe.

El total de la indemnización de esta demanda colectiva asciende a la cantidad de 843.750 euros, indican desde la entidad con caracter regional, con sede en Dos Hermanas.

“Para AVIDA y para todos ellos, es motivo de alegría y satisfacción, si bien aquellos que percibirán los importes en lugar de su esposo/a o padre/madre, no deja de ser una sensación agridulce, puesto que no hay manera de reemplazar el vacío de un ser querido, o el sufrimiento que ellos padecieran a consecuencia de las enfermedades relacionadas con el amianto. Como nunca la alegría es completa, tanto la asociación AVIDA como su letrada – Mª José González Haro-, no se olvidan de la loza de la prescripción que, persiste, sobre parte de los demandantes que en su día iniciaron este proceso”, afirman desde la entidad.

Por lo demás, desde AVIDA continúan esperando el resultado del primer juicio colectivo que sigue encontrándose pendiente de lo que resuelva el Tribunal Supremo, indican.

(http://www.periodicoelnazareno.es/los-antiguos-trabajadores-de-uralita-cobran-sus-indemnizaciones/) 6/2



UGT exige la inmediata creación del fondo de compensación para las víctimas de amianto


Para el sindicato, este fondo ayudaría a que las víctimas del amianto y sus familias "no tengan que luchar en los juzgados para reclamar sus derechos", con los costes económico y personal que ello supone. Por ello, ha instado al Gobierno y a los grupos parlamentarios a que agilicen los trámites y avancen en su creación. "Los trabajadores afectados por el amianto y sus familias necesitan urgentemente que se haga justicia y les sean reparados los graves daños sufridos", ha defendido.

Además, ha manifestado la necesidad de poner en marcha un Plan de Acción Estatal para erradicar todas las fuentes de amianto existentes, para así cumplir con el objetivo de erradicación del amianto instalado en suelo europeo para el año 2032.

UGT ha denunciado que, a pesar de que el amianto se prohibió en España hace más de una década, "sigue estando presente en la vida de muchos trabajadores", y cita a aquellos que se ocupan de las tareas de reparación, la retirada de materiales contaminados, el transporte a vertederos o el tratamiento de residuos, entre otros. Además, 5.830 personas fallecieron en España por mesotelioma entre los años 2000 y 2015 (datos del INE) y 4.085 empresas estaban inscritas en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (según un informe de la CNSST).

En la misma línea, ha denunciado que solo se han declarado 34 enfermedades profesionales provocadas por amianto de las 21.188 registradas durante 2017, lo que "deja entrever la clara infradeclaración de las mismas".

UGT ha reclamado que se tramite, de manera inmediata, la creación del fondo de compensación para las víctimas de amianto que el Congreso de los Diputados aprobó el pasado mes de octubre y que todavía no se ha puesto en marcha. EuropaPress

(http://www.eleconomista.es/economia/noticias/8865833/01/18/UGT-exige-la-inmediata-creacion-del-fondo-de-compensacion-para-las-victimas-de-amianto.html) 14/1



Un total de 5.830 personas mueren por el amianto entre 2000 y 2016

UGT exige la creación inmediata del Fondo de Compensación para las Víctimas de Amianto, y denuncia que en España ha muerto 5.830 personas por el agente cancerígeno entre 2000 y 2016, a pesar de estar prohibido su utilización.

El Fondo de compensación que aún no se ha puesto en marcha, que se aprobó en el Congreso de los Diputados el pasado mes de octubre.

En nuestro país, el amianto se prohibió hace ya más de una década, aun así sigue estando presente en la vida de muchos trabajadores/as, como aquellos que se ocupan de las tareas de reparación, retirada de materiales contaminados, transporte a vertederos, tratamiento de residuos, mantenimiento de canalizaciones de agua, rehabilitación y mantenimiento de edificios (albañiles, fontaneros, electricistas) y también aquellos que ocupen edificios construidos con amianto o en los que existan instalaciones con amianto y que quizá lo desconocen.

Según la, actualmente fallecen en el mundo más de 100.000 personas por su exposición al amianto y, según la OMS, en la UE se registran entre 20.000 y 30.000 nuevos casos relacionados con el amianto anualmente

UGT reclama la implantación de este fondo, como ya tienen países como Francia, Holanda o Bélgica, y la puesta en marcha de un Plan de Acción Estatal para erradicar todas las fuentes de amianto existentes.
Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), anualmente fallecen en el mundo más de 100.000 personas por su exposición al amianto. Según la Organización Mundial de la Salud, sólo en la UE, se registran entre 20.000 y 30.000 nuevos casos de enfermedades relacionadas con el amianto anualmente y más de 300.000 personas morirán de mesotelioma pleural -tumor canceroso poco común. Afecta principalmente el revestimiento del pulmón y de la cavidad torácica (pleura) o el revestimiento del abdomen (peritoneo). Se debe a la exposición prolongada al amianto (asbestos).- hasta 2030.

Es intolerable que en España, 5.830 personas fallecieran por mesotelioma del año 2000 al 2016, según los datos del registro de mortalidad del Instituto Nacional de Estadística (INE), 4.376 eran hombres y 1.454 mujeres. En el año 2016, 4.085 empresas estaban inscritas en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA) según el informe del Grupo de Amianto de la CNSST “Planes de Trabajo en las diferentes Comunidades Autónomas. De 2009 a 2015”.

UGT denuncia, con estas cifras en la mano, que únicamente se han declarado 34 enfermedades profesionales provocadas por amianto de las 21.188 registradas durante 2017, lo que deja entrever la clara infradeclaración de las mismas –una muy baja declaración de enfermedades causadas por el agente cancerígeno-.

Para el sindicato, este Fondo de Compensación ayudaría a que las víctimas del amianto y sus familias no tengan que luchar en los juzgados para reclamar sus derechos, con el coste económico importante que esto supone y, por supuesto, el alto coste personal. Se trata, de reparar esta injusticia social y crear un fondo de compensación como el que ya existe en otros países como Francia, Holanda o Bélgica.

Por ello UGT exige al Gobierno y a los grupos parlamentarios de nuestro país que agilicen los trámites y avancen en la creación de este fondo, que no se quede en el olvido ya que los trabajadores y trabajadoras afectados por el amianto, así como sus familias, necesitan urgentemente que se haga justicia y les sean reparados los graves daños sufridos.

El sindicato manifiesta la necesidad de poner en marcha un Plan de Acción Estatal para erradicar todas las fuentes de amianto existentes, para así cumplir con el objetivo de erradicación del amianto instalado en suelo europeo para el año 2032, establecido en el dictamen de fecha 20-02-2015 CCMI/130 del Comité Económico y Social Europeo (CESE).

(http://diario16.com/total-5-830-personas-murieron-amianto-2000-2016/) 14/1





Los ex trabajadores de Uralita afectados por amianto cobrarán esta semana 843.750 euros en indemnizaciones


Un grupo de ex trabajadores de la antigua fábrica de Uralita de Dos Hermanas, correspondientes al segundo juicio colectivo celebrado hace cuatro años, espera recibir esta semana el cobro de 843.750 euros, correspondiente a las indemnizaciones que estableció el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que ha confirmado la sentencia del Juzgado de lo Social número 8 de Sevilla.

Fuentes de la Asociación de Víctimas del Amianto de Andalucía (Avida) han valorado a Europa Press que "por fin los antiguos trabajadores y familiares de algunos que ya no se encuentran entre nosotros, ven concluido el largo proceso que iniciaron".

Han explicado que los que constituyeron la segunda demanda colectiva en Andalucía de afectados por la exposición al amianto durante su relación laboral con la empresa Uralita "han recibido o recibirán en esta semana, el cobro de los importes que en su día estableció a su favor el TSJA".

Las indemnizaciones, correspondientes al segundo juicio colectivo, celebrado en el juzgado de lo Social número 8 de Sevilla, varían de cuantía, en función de la gravedad de las dolencias que indemnizan, oscilando entre los aproximadamente 12.800 euros las de menor cuantía y los 220.000 euros la de mayor importe, siendo el total de 843.750 euros.

Para la Asociación Avida y para todos estos trabajadores ello es motivo de "alegría y satisfacción", si bien reconocen que "aquellos que percibirán los importes en lugar de su esposo o padre, no deja de ser una sensación agridulce, puesto que no hay manera de reemplazar el vacío de un ser querido, o el sufrimiento que ellos padecieran a consecuencia de las enfermedades relacionadas con el amianto".

Tanto la asociación Avida como sus representantes legales han afirmado que no se olvidan "de la losa de la prescripción que, persiste, sobre parte de los demandantes que en su día iniciaron este proceso". Por lo demás, continúan esperando el resultado del primer juicio colectivo que sigue encontrándose pendiente de lo que resuelva el Tribunal Supremo. EL JUICIO

En abril de 2014, el Juzgado de lo Social número 8 de Sevilla condenaba a la empresa Uralita a pagar 1,3 millones de euros a 14 extrabajadores de la antigua fábrica de Dos Hermanas (Sevilla) que resultaron afectados por el amianto, según la sentencia del segundo juicio colectivo, que afectaba a 30 extrabajadores, donde se considera que los otros 16 casos habían prescrito y no se les reconocía indemnización.

Según la sentencia, consultada por Europa Press, las reclamaciones de cantidad que efectuaron este grupo de 30 extrabajadores se ha estimado parcialmente, cabiendo la posibilidad de recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). En ese sentido, este colectivo de extrabajadores presentaron recurso ante el TSJA contra dicha sentencia del Juzgado de lo Social número 8 de Sevilla que condenaba a la empresa a pagar 1,3 millones de euros a 14 extrabajadores pero que dejaba fuera a otros 16 por considerar que sus casos han prescrito y no se les reconoce indemnización.

Este juicio contra la empresa Uralita se celebraba el 17 de febrero de 2014 y en el mismos afectados reclamaban 4,2 millones de euros de indemnización por los daños causados que provocan enfermedades y en algunos casos fallecimientos, toda vez que de los 30 demandantes de esta segunda tanda, seis ya habían fallecido.

(diariodesevilla.es) 31/1





El TSJ respalda que suban un 50% las pensiones a viudas de los afectados por amianto.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región desestimó el recurso que las empresas Navantia e Izar Construcciones Navales presentaron contra la sentencia de un juzgado de Cartagena, que declaró el derecho de la viuda de un trabajador a percibir un recargo del 50% en las prestaciones tras el fallecimiento, al haber estado en contacto con el amianto.

La sentencia señala que está acreditado que el esposo de la demandante prestó sus servicios para estas empresas, y que en el desarrollo de su labor estuvo en contacto con aquel producto. El tribunal recuerda que a este obrero se le reconoció en enero de 2007 una incapacidad permanente absoluta derivada de enfermedad profesional por padecer un linfoma, falleciendo un año después. La sentencia del Juzgado, ahora confirmada por el TSJ, condenó a las dos empresas demandadas a pagar, de forma solidaria, el recargo del 50% en las prestaciones, al considerar probado que las mismas incumplieron las medidas de seguridad en el trabajo.

En su recurso, las empresas alegaron que los hechos estaban prescritos. Las alegaciones han sido desestimadas por la mayoría del tribunal. Hay un voto particular del magistrado José Luis Alonso, que considera que el recurso debió ser estimado por prescripción de los hechos. EFE

(laverdad.es/murcia) 28/1





Un Juzgado condena a Uralita SA a pagar 300.000 euros a un enfermo de asbestosis

Se trata de una enfermedad derivada de inhalar amianto, ya que el trabajador desarrollaba su actividad "con total desconocimiento del riesgo cancerígeno, mientras la empresa incumplía la legislación de seguridad e higiene".

El Juzgado de lo Social número 3 de San Sebastián ha estimado la demanda presentada por un trabajador que padece asbestosis contra la empresa Uralita SA y condena a la sociedad a indemnizar con 301.671 euros al enfermo. Asviamie, Asociación vasca de enfermos del amianto, recuerda que Fortunato M.G. está afectado de asbestosis pleural, después de trabajar entre junio de 1961 y junio de 1985 como operario del almacén situado primero en la calle Gloria de San Sebastián y posteriormente en el centro de Lasarte.

Su actividad laboral consistía en descargar y servir el material de fibrocemento (placas, tubos, etc.) a los clientes, cortar con la rotaflex a medida el material con desperfectos o machacar el material sobrante con una maza, para su vertido en la escombrera, barrer con la escoba y limpiar el almacén.

En este sentido, apunta que esta actividad la desarrollaba el trabajador "con total desconocimiento del riesgo cancerígeno, mientras la empresa incumplía la legislación de seguridad e higiene, sin ninguna extracción localizada del polvo, sin reconocimientos médicos a los trabajadores o llevando estos la ropa de trabajo al domicilio para su lavado".

La Asociación señala que en enero de 2012 el Juzgado de lo Social número 5 rechazó la petición de la Incapacidad Absoluta por Enfermedad Profesional del afectado. Más tarde, en marzo 2014 el Instituto Nacional de la Seguridad Social se la reconoció al sufrir asbestosis pleural, apoyándose en el informe de Osalan, que certificaba la exposición al amianto, y del Instituto Nacional de Silicosis, que concluía que se trataba de una enfermedad derivada de inhalar amianto.

Presentada la demanda de daños y perjuicios, el Juzgado estimó en julio 2015 el criterio de Uralita de prescripción y rechazó la demanda. Recurrida la resolución, el TSJPV, en diciembre de ese año, declaró la nulidad de la Sentencia y requirió que se procediera a dictar nueva sentencia entrando al fondo del asunto. La nueva sentencia de mayo de 2016 fue nuevamente anulada en septiembre por el Tribunal Superior. Ahora, el Juzgado de lo Social número 3 de San Sebastián ha condenado a Uralita a pagar 301.671 euros más los intereses al trabajador.

(antena3.com/noticias) 22/1







Las enfermedades relacionas con el amianto pueden tardar 40 años en manifestarse

Un estudio realizado por un equipo de investigadores, financiado por los institutos Universitario de Atención Primaria (IDIAP) Jordi Gol de Barcelona y el Catalán de la Salud (ICS), y por el Ministerio de Sanidad, ha reflejado que las enfermedades relacionadas con el amianto pueden tardar hasta 40 años en manifestarse.

logo_jordigolEsta investigación se efectuó en la zona del Vallés Occidental, donde viven cerca de 500.000 personas, y analiza el conjunto de enfermedades que sufrió esta población por inhalación de amianto entre los años 1970 y 2006.

Según los datos registrados por el citado trabajo, 544 personas fueron diagnosticadas con alguna enfermedad relacionada con el amianto, ya sea una patología benigna o maligna. Tres de cada cuatro personas analizadas eran hombres, de una edad que oscila en torno a los 60 años. Cerca del 40 por ciento de los pacientes sufría más de una patología vinculada con el amianto y una de cada cuatro personas afectadas sufría una enfermedad maligna.

Por otro lado, la mencionada investigación destaca que la fuente de exposición principal es la laboral y que se alarga más de 20 años, en un 70 por ciento; seguida de la exposición medioambiental, con un 15 por ciento; y que el amianto tarda unos 40 años de media a provocar problemas de salud.

Efecto sobre la salud
En este contexto, los investigadores defienden que el estudio supone “un avance original” porque “permite conocer el alcance de la afectación del amianto en el conjunto de la población civil”; por saber “el efecto sobre la salud cuando se acumulan enfermedades benignas causadas por el amianto”; y por posibilitar “avanzar el momento del diagnóstico de una patología relacionada con el amianto”.

El IDIAP Jordi Gol indica que hay hasta 125 millones de trabajadores que siguen en contacto directo con el amianto. Los científicos de esta investigación apuntan que “la ausencia de una política de salud dirigida al amianto imposibilita erradicar la muerte por inhalación de este material; se demuestra el efecto devastador que tiene sobre la comunidad una exposición prolongada al amianto; y que en Cataluña hace falta una aproximación clínica para iniciar lo antes posible las tareas preventivas de salud”.

(actasanitaria.com) 8/1





"Tiene cáncer de pulmón. Ha trabajado con amianto, ¿verdad?

Víctimas del amianto relatan a eldiarionorte la odisea que deben superar para conseguir el reconocimiento de enfermedad profesional y una indemnización

"La poca salud que nos queda la estamos dejando en los juzgados. Es una doble condena", lamenta Eduardo Albéniz, quien ha superado un cáncer de pulmón debido a la exposición al amianto durante su vida laboral

Francisco Javier Barreiro (57 años) sentía unos dolores y lo atribuía a cuestiones musculares. Pero pasaba el tiempo y no remitían. Así que consultó con el especialista médico y descubrieron que tenía un mesotelioma (cáncer de pleura). "Tiene cáncer de pleura. Ha trabajado con amianto, ¿verdad?". Eso es lo que le dijo el especialista a bocajarro. "No había ninguna duda", explica Francisco Javier. Y es que la mayoría de las personas que desarrollan un mesotelioma es porque han trabajado en actividades donde se inhala el amianto, o estuvieron expuestas al polvo de fibra de amianto (asbestos) de otras maneras. Por eso, se la considera una enfermedad profesional. Sin embargo, las víctimas del amianto deben superar una odisea para conseguir ese reconocimiento y, sobre todo, para lograr una indemnización.

El Congreso ha aprobado hace unas semanas una proposición de ley que contempla la creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto. Esta proposición ha sido impulsada por el Parlamento vasco. Salvo el PP que se abstuvo, el resto de partidos que integran el Congreso ha dado el visto bueno a la propuesta. Ahora arrancará la tramitación de la ley y los grupos podrán añadir enmiendas para mejorarla.

Con esta aprobación, el Congreso pone fin a 40 años de abandono institucional de las víctimas del amianto. Hasta ahora, los afectados se han visto obligados a menudo a arrastrarse por los juzgados para que se les reconozca que se trata de una enfermedad profesional y así poder acceder a una indemnización.

Francisco Javier trabajó en el astillero de Azkorreta, donde había amianto y nadie le dijo nada. Se trata de una historia común entre los afectados, que enferman años después de dejar de trabajar. ¿Por qué? Pues porque el tumor provocado por el amianto tiene una latencia de más de 20 años sin dar síntomas. Es decir, que gran parte del daño está aún sin verse. Al final, las víctimas del amianto consiguen algo gracias a la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi, cuyo representante es Jesús Uzkudun, un sindicalista de Comisiones Obreras que ha convertido el reconocimento de las víctimas en una cruzada. En 1997 llevó el primer caso y se lo rechazaron. El afectado murió debido a un mesotelioma.

"Lo primero que hacemos cuando viene algún afectado a pedirnos ayuda", explica Uzkudun, "es mandar un escrito a Osalan para que investigue si el trabajador estuvo expuesto al amianto. Cuando tenemos el papel de que sí estuvo expuesto recurrimos a la Seguridad Social y, normalmente, nos lo reconoce. Por ejemplo, Mikel Arrese estuvo desde los 14 años hasta la jubilación en CAF. La empresa no le incluyó en el listado de trabajadores expuestos al amianto y cuando vino a consultarme Osalan le metió, pero la Seguridad Social dijo que no, que el mesotelioma pleural que sufre es por una enfermedad común. Es clave estar en el listado del amianto". Ese listado recoge los trabajadores que a lo largo de su vida han trabajado en alguna empresa donde ha podido haber amianto y, por lo tanto, en el futuro podrían desarrollar una enfermedad relacionada con la exposición a esta sustancia.

Ahora hay alrededor de 8.000 personas en esa lista, pero Uzkudun asegura que no descansará hasta que haya más de 20.000. "Si la Seguridad Social reconoce que es enfermedad profesional, la persona tiene derecho a reclamar daños y perjuicios y recargo de prestaciones si es que aún existe la empresa. Si no ya no está, no puedes reclamar a nadie. El reconocimiento de la enfermedad profesional en algunos casos sirve para mejorar la pensión".

Dando vueltas por los juzgados

"Sin comerlo ni beberlo", apunta, "los afectados se ven enfermos y dando vueltas por los juzgados. Si la Seguridad Social lo reconoce, la empresa recurre y te ves en una cadena de juicios y recursos de años. Es terrible, no logramos reconocer ni el 10% de lo realmente existente".

Los médicos tienen la obligación de comunicar que la enfermedad puede deberse a la exposición al amianto, pero en "el 90% de los casos no lo hacen". "No lo dicen por pura dejación. Y eso que el caso de un mesotelioma es inconfundible su origen. Hay un caso de un compañero de CAF al que hace 11 años le hicieron un trasplante pulmón. Al poco tiempo falleció. Su hija ha peleado en los tribunales y al final le han reconocido que su padre murió por un cáncer debido al amianto".

Mientras en Francia y en Alemania se reconocen más de 1.000 casos anuales, en España no llegan a 40. "En Francia existe un fondo desde hace años, hay una alarma muy seria y los médicos lo comunican de inmediato cuando hay sospecha. En España no hay compensación y hay que pleitear para conseguir algo. Los enfermos existen y muchos no lo saben. Y cuando se enteran no saben dónde tienen que recurrir".

La mayoría de la gente enferma por la exposición al amianto está jubilada. "Los sindicatos se olvidan de ellos porque no votan en las elecciones sindicales. Se deben implicar más. Se moverán si la asociación es capaz de mover la alfombra. Es una lucha justa".

Con relación a la creación del fondo, Uzkudun se muestra escéptico. "Reclamamos el fondo porque hay una responsabilidad de Estado porque no ha hecho nada. Sentí gran alegría al aprobarse, pero hasta que no vea que tiene recursos y que la gente puede cobrar de él no me lo creeré. El fondo sin dinero solo genera falsas expectativas. Seguiremos presionando a las empresas para que éstas a su vez presionen al Gobierno. Ojalá que no sea una tomadura de pelo".

"Nadie me dijo lo peligroso que era el amianto"

Ángel González (66 años) trabajó en una subcontrata en diferentes astilleros. Ahora inicia el proceso para que le reconozcan la enfermedad profesional que sufre. "Cuando faltaba gente iba de un astillero a otro. Sabía que andaba con amianto, pero nadie me dijo lo peligroso que podía ser. Me he enterado muchos años después y una vez contraída la enfermedad".

Algo parecido le ocurrió a Eduardo Albéniz (70 años), quien trabajó en mantenimiento mecánico. Le han declarado asbestosis, incapacidad total sin efectos económicos porque le han calculado mal la pensión. "Sabíamos que trabajamos con amianto, pero nadie nos dijo nada de su peligrosidad. Después de desaparecer la empresa tuvimos contacto con Osalan para ver si podíamos ser candidatos a sufrir esta lacra. Me dijeron que sí. Me inscribieron en el listado y en 2014 el neumólogo me detectó un cáncer de pulmón derivado del amianto. Ahí empezó mi calvario".

Le operaron, fue bien, pero sigue haciéndose pruebas. La Seguridad Social le concedió la enfermedad profesional sin problema, pero le aplicaron las tablas del convenio del metal de Gipuzkoa de 2011, que estaba sin actualizar. "Tengo derecho a una indemnización, pero a nadie a quien reclamar. Tendría que ir contra el Estado y eso es un caso perdido. La salud no me la van a devolver, pero lo poco que me queda de vida me lo hagan más llevadero. Que no nos hagan sufrir tanto. La poca salud la estamos dejando en los juzgados. Es una doble condena".

A Felipe Cuñado (64 años) le detectaron un cáncer pulmonar. Le reconocieron la incapacidad absoluta, pero la no existencia de fondo de compensación le deja sin opciones de reclamar a nadie.

Milagros Sarasola (75 años) nunca supo que trabajaba con amianto. Una vez jubilada notaba que se ahogaba, que se fatigaba. Fue al médico y se puso en tratamiento. "En cuanto me vio el médico y me preguntó por mi vida profesional tuvo claro que mi enfermedad estaba provocada por la exposición al amianto. Cuando reclamé en el juzgado daños y perjuicios a la empresa fue un vía crucis y así sigue. Mi empresa original fue absorbida por otra que no quiere reconocer nada". Esa es la constante de la mayoría de los afectados, dar vueltas en los juzgados en busca de justicia cuando la mayoría ya están jubilados.

(eldiario.es) 30/12



El tortuoso camino de las víctimas del amianto

Primera sentencia que reconoce como perjudicados a quienes sufrieron una exposición ambiental

La Audiencia Provincial de Madrid acaba de condenar a la empresa Uralita a indemnizar a 39 personas de Cerdanyola y Ripollet (Barcelona) por los daños sufridos a causa de la exposición al polvo de fibra de amianto (asbestos) que emitía la fabrica ubicada en Cerdanyola. Es la primera vez que se reconoce como víctimas a quienes sufrieron una afectación pasiva ambiental. Es el último episodio del largo y tortuoso camino de las víctimas del asbestos para que los tribunales les reconozcan el derecho a indemnización.

Cuando en Europa se discute sobre la importancia de aplicar el principio de precaución a las nuevas sustancias, conviene tener a mano algunos ejemplos para saber de qué estamos hablando. Nadie discute el principio de protección, que exige tomar medidas cuando ya hay evidencias científicas de que una sustancia o una tecnología implica un riesgo para la salud. Pero el de precaución, que exige tomarlas para reducir el impacto de un posible daño cuando solo se tienen indicios, encuentra muchas más resistencias.

En el caso del amianto, los especialistas en salud laboral tardaron décadas en lograr que se aceptara la evidencia científica. Ahora sabemos que la inhalación de partículas de ese microcemento provoca asbestosis —una insuficiencia respiratoria grave—, la totalidad de los casos de mesotelioma (cáncer de pleura) y entre un 5% y un 15% de los de pulmón. Pero mientras la ciencia libraba su batalla contra poderosos intereses económicos, cientos de miles de trabajadores y personas que vivían cerca de las fábricas sufrían un envenenamiento silencioso. El problema es que el tumor provocado por el amianto tiene una latencia de más de veinte años sin dar síntomas, de modo que gran parte del daño causado está aún por emerger.

(elPais.com) 24/12





Condenan a Uralita por la exposición al amianto de 39 vecinos víctimas del cáncer.

Por primera vez, la empresa Uralita es condenada por la exposición al amianto de los vecinos de su fábrica de Cerdañola, en Barcelona. La justicia le obliga a pagar dos millones de euros a 39 personas, víctimas de un cáncer característico de los que han estado en contacto con esta sustancia. Ellos enfermaron al respirar el amianto de forma pasiva. Los afectados nos han contado el infierno que han vivido. “Al mes de extraerme el tumor ya me dijeron que tipo de cáncer tenía, cáncer de peritoneo y me preguntaron si trabajaba en la uralita”, nos cuenta una vecina. La esperanza de vida de quienes son diagnosticados con este tipo de cáncer es de dos años.

(cuatro.com) 20/12





Condenan a Uralita a pagar 2 millones a los vecinos que enfermaron por el amianto
Son un total de 39 afectados, tanto familiares de los trabajadores como los vecinos cuyas casas se localizaban próximas a la fábrica

La Audiencia de Madrid ha condenado por primera vez a la empresa Uralita a pagar más de 2 millones de euros en indemnizaciones a 39 vecinos de las localidades barcelonesas de Cerdanyola del Vallès y Ripollet que enfermaron por haber estado expuestos al amianto que utilizaba la fábrica

En su sentencia, que no es firme, la Sección 21 de la Audiencia de Madrid ordena pagar más de 2 millones de indemnizaciones a un total de 39 afectados, que incluyen tanto a familiares de trabajadores de Uralita que inhalaron el amianto cuando lavaban la ropa que éstos traían a casa como a vecinos que no tuvieron relación laboral alguna con la fábrica.

La Audiencia corrige una sentencia anterior de un juzgado de primera instancia de Madrid, que fijaba indemnizaciones solo para los familiares de empleados de Uralita, y establece, por primera vez, que los vecinos que estuvieron expuestos al amianto de la fábrica que Uralita tenía en Cerdanyola del Vallès también deben ser indemnizados como víctimas ambientales de la empresa.

La demanda fue presentada por afectados o herederos de vecinos de la zona que sufrieron mesoteliomas, un tipo de cáncer de pulmón, asbestosis o placas pleurales debido a la exposición al amianto.

(tuotrodiario.hola.com) 19/12



Revocan una incapacidad concedida por el INSS por exposición al amianto

Un juzgado de lo social ha estimado el recurso de la mutua, quien aseguró que en las instalaciones de la empresa no se manipulaba amianto.

Un juzgado de lo social de Donostia-San Sebastián ha revocado la incapacidad permanente absoluta que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) había concedido a un trabajador al entender que el carcinoma pulmonar que sufría derivaba de su exposición laboral al amianto.

Según informa la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie), este juzgado estima así el recurso interpuesto por una mutua y revoca la concesión de la baja profesional y la citada incapacidad que el INSS había reconocido al trabajador en 2016.

Asviaimie explica, en una nota, que el operario comenzó a trabajar en 1970 como aprendiz en Plásticos Tolosa, donde estuvo ocupado más de 46 años en tareas de reparación y montaje, mayoritariamente fuera de la empresa, al desarrollarla en comisión de servicio en diferentes industrias.

Esta asociación precisa que la actividad del empleado "consistía en cortar tuberías forradas de amianto o planchas de fibrocemento, para sustituirlas por otras de poliéster o impermeabilizar superficies y recubrir los tejados de las naves industriales, para evitar las goteras". Asimismo, según detalla Asviamie, el trabajador realizó esta actividad "sin medidas preventivas específicas, dado que desconocía los riesgos".

Asviamie señala que, tras serle concedida la citada incapacidad por el INSS, la mutua recurrió la decisión ante el Juzgado de lo Social número 4 de San Sebastián, al tiempo que reclamó que su período de baja fuera considerado como derivado de una enfermedad común, alegando que la dolencia derivaba de su hábito de fumar.

Asimismo, en su recurso la mutua alegó, según Asviamie, que en las instalaciones de la empresa no se manipulaba amianto.

Finalmente, el juzgado concluyó que las lesiones padecidas por el trabajador son derivadas de una enfermedad común, un fallo ante el que la citada asociación de afectados muestra su "malestar".

Asviamie, que ya ha anunciado que recurrirá esta resolución, ha recordado que este juzgado cuenta ya con "reiteradas" sentencias por exposición al amianto "negacionistas" de su relación laboral, aunque se ha felicitado porque "varias de ellas" ya han sido "revocadas por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco".

(eitb.eus.es) 9/12



El TSJC reconoce por primera vez como enfermedad profesional un cáncer de esófago causado por el amianto
En España, entre 1994 y 2008 ha habido 3.943 fallecimientos vinculados directamente al amianto.

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha reconocido en una sentencia que el cáncer de esófago que sufrió un trabajador fue causado por la repetida exposición e inhalación de polvo de amianto de la fábrica de Castelldefels (Barcelona) donde trabajaba. En consecuencia, los magistrados han declarado el cáncer provocado por el amianto como una enfermedad profesional.

En una sentencia, el TSJC ratifica el fallo pionero del juzgado de lo social 3 de Barcelona y desestima el recurso presentado por la empresa Rocalla, después absorbida por Uralita, y el Instituto Nacional de la Seguridad Social. Su marido trabajó durante veinte años en la planta de Rocalla de Castelldefels, dedicada a la fabricación de productos con fibrocemento derivados del amianto. El proceso judicial todavía tiene una instancia a la que apelar, el Tribunal Supremo.

(eldiario.es) 8/12




El TSJC avala que trabajar con amianto puede provocar cáncer de esófago
El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) avala que el cáncer que causó la muerte de un trabajador de la fábrica Rocalla de Castelldefels (Barcelona) fue causado por su exposición continuada al amianto a pesar del recurso que el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la propia empresa Uralita.

(antena3.com) 7/12




Uralita, condenada por primera vez por los daños del amianto a los vecinos de la fábrica de Cerdanyola.
La sentencia considera que la empresa “no actuó con la diligencia exigible al hacer emisiones sin el control adecuado al ambiente exterior”

La Audiencia de Madrid ha condenado por primera vez la empresa Uralita a indemnizar con más de 2 millones de euros a un conjunto de vecinos afectados por el amianto de su fábrica de Cerdanyola del Vallès. En total son 39 personas afectadas de Cerdanyola y Ripollet, sin relación laboral directa con la empresa, o sea, perso-nas que vivían y/o trabajaban cerca de la empresa.

La sentencia considera que la empresa “no actuó con la diligencia exigible al hacer emisiones sin el control adecuado al ambiente exterior de fibras de amianto de su explotación industrial, con lo cual incurrió en responsabilidad por los daños causados ​​a las poblaciones circundantes de Cerdanyola y Ripollet al inhalar sus habitantes las fibras de amianto emitidas al ambiente exterior sin el debido control por la actividad industrial desarrollada por la demandada“.

Los habitantes de Cerdanyola y Ripollet inhalaron fibras de amianto emitidas sin el debido control

Según el colectivo Ronda, que ha llevado el caso, se trata de la primera resolución judicial que hace responsable a Uralita de las enfermedades y defunciones de personas sin vinculación laboral directa con la empresa causadas por la exposición al amianto procedente de lo fue su mayor centro productivo en España, en funcionamiento entre los años 1907 y 1997.

Para las abogadas del Colectivo Ronda Esther Pérez y Esther Costa, “se trata de una resolución pionera que reconoce, por primera vez, el legado de muerte y sufrimiento que la empresa Uralita ha dejado en las localidades donde se asentó“.

Primera resolución por enfermedades y defunciones de personas sin vinculación laboral directa con la empresa

Así lo ha establecido por primera vez la Audiencia de Madrid en respuesta a la demanda colectiva que exigía el reconocimiento de la responsabilidad de la empresa sobre las patologías, incluidas diversas formas de cáncer, derivadas de la inhalación de fibras de amianto por parte de personas que eran familiares de trabajadores o, sin serlo, personas que residían o trabajaban en las inmediaciones de la fábrica.

De este modo, la Audiencia de Madrid revoca la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 96 de Madrid en diciembre de 2015 que condenó a la empresa por la afectación sobre las personas que habían convivido con trabajadores de la fábrica pero desestimaba la responsabilidad respecto a la inhala-ción de fibras de amianto de aquellos vecinos la causa de exposi-ción de los cuales había sido mantener su residencia o lugar de trabajo en las proximidades de la fábrica.

Demanda colectiva que exigía el reconocimiento de la responsa-bilidad de la empresa sobre las patologías

Para las abogadas de Colectivo Ronda “afortunadamente , ya hace años que existe una sólida jurisprudencia que establece la respon-sabilidad de Uralita por las enfermedades y los fallecimientos de sus exempleados y familiares al haber existido una permanente vulneración de la normativa laboral de protección de la salud, pero no había nada parecido en cuanto a los llamados pasivos ambien-tales, que han pagado con la salud y la vida por el solo hecho de vivir junto a unas fábricas donde se actuó con reiterado desprecio hacia a la obligación de impedir que las fibras de amianto.

de amianto fueran emitidas hacia el exterior. Esta sentencia acaba con la impunidad al respecto“.

La Audiencia considera que ”se ha estudiado científicamente que la mayor exposición a la inhalación de fibras de amianto en Cerdanyo-la y Ripollet ha provocado una mayor incidencia de las enferme-dades relacionadas con la inhalación de fibras de amianto“.

El cáncer de pleura o mesotelioma es una enfermedad mortal y sin cura vinculada a la exposición al amianto

Y esto, como consecuencia de que ”la demandada Uralita, cono-ciendo el peligro que comportaba la utilización e inhalación de fibras de amianto, no actuó con la diligencia exigible en emitir sin el control adecuado al ambiente exterior las fibras de amianto de su explotación industrial, con lo cual incurrió en responsabilidad civil de carácter extracontractual por los daños causados ​​a las poblaciones de Cerdanyola y Ripollet al inhalar sus habitantes las fibras de amianto emitidas en el exterior sin el debido control por la actividad industrial desarrollada por la demandada“.

Según el tribunal, ”Uralita no ha acreditado suficientemente que adoptara por su parte, no ya las medidas legales obligadas, sino aquellas conforme a los conocimientos habidos en el momento que se produjeron los hechos, entre 1962 y 1992, se tenían que haber adoptado con una diligencia y cuidado que le era exigible en desarrollar su actividad productiva con materiales que sabía menos desde 1940 que eran especialmente peligrosos“.

“Uralita, conociendo el peligro del uso e inhalación de fibras de amianto, no actuó con la diligencia exigible”

”Lo que se ha vivido en Cerdanyola y Ripollet, como sucede en otras localidades donde se establecieron grandes fábricas dedicadas a la fabricación y manipulación de fibrocemento y derivados, como es el caso de Castelldefels, es un verdadero drama que, desgraciada-mente, perdurará durante décadas -explican las abogadas- y que hasta ahora no gozaba del reconocimiento merecido, ya que únicamente se consideraba probada la responsabilidad de las empresas por lo que respecto a sus extrabajadores ya las personas que convivían con ellas, expuestas al amianto por la negativa de Uralita a hacerse cargo de la limpieza de la ropa de trabajo, doble taquilla, y otros incumplimientos“.

Las localidades de Cerdanyola y Ripollet han sido consideradas a menudo la ‘zona cero’ del amianto en España por la extrema incidencia de las enfermedades causadas por el amianto entre su población. Mientras lo habitual es que estas enfermedades no afecten más de 10 personas por año y millón de habitantes, esta cifra se eleva hasta 95 en el caso de Ripollet y Cerdanyola del Vallès.

Una proporción que todavía aumenta más si tenemos en cuenta la incidencia del cáncer de pleura o mesotelioma -enfermedad mortal y sin esperanza de cura con la única causa posible en la exposición al amiant- que no se da más que entre uno y tres casos por millón de habitantes. En la zona que acogió a la Uralita, esta cifra se eleva hasta los 47 casos por millón.

Cerdanyola y Ripollet han sido consideradas a menudo la ‘zona cero’ del amianto en España.

(laVanguardia) 18/12
-----------------------
Mes informació:

Público
El Pais Catalunya
El MUndo

Cataluntapress
Confilegal
Cope
LaSexta
Tu otro diario




 

La ONU busca sellar un acuerdo global por un planeta sin contaminación.

La Asamblea de Medio Ambiente de la ONU, el organismo internacional de mayor nivel dedicado a las cuestiones ambientales, se reúne desde este lunes en Nairobi (Kenia) con el objetivo de forzar una declaración política de los 193 países representados, entre ellos España, para avanzar hacia un mundo sin contaminación.

Con este paso, Naciones Unidas pretende llamar la atención de administraciones, empresas y ciudadanos sobre un problema que causa en torno a 19 millones de muertes prematuras cada año y que genera incontables costes económicos: se prevé, por ejemplo, que los gastos derivados de la contaminación atmosférica se eleven en 25 billones de dólares en 2060.

En un informe previo a la asamblea, Naciones Unidas ha recopilado los resultados de las principales investigaciones sobre contaminación. Entre las conclusiones destacan que 6,5 millones de personas mueren cada año como consecuencia de la contaminación atmosférica y 4,3 millones de ellos por culpa de las emisiones que respiran en sus propias casas.

Ademas, los elementos químicos de alta toxicidad como el amianto y el plomo siguen causando muertes cada año. En el caso del amianto, se calculan unas 100.000. Se estima que el ozono a nivel del suelo reducirá la superficie de cultivos básicos en un 26% para 2030.

El 80% de las aguas residuales se vierten en la naturaleza sin ningún tipo de tratamiento. También se han identificado unas 500 zonas muertas en los océanos. Son espacios donde la cantidad de oxígeno es tan escasa que imposibilita la vida.

Entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de residuos plásticos se vierten cada año en el océano. Los vertederos incontrolados, sobre todo al aire libre, y la quema de basura impacta en la vida de millones de personas. Los 50 mayores basureros del mundo condicionan la vida de unas 64 millones de personas, expuestas cada día a amenazas para su salud.

El informe concluye que la adopción de medidas que aseguren un planeta libre de polución será "la mejor manera de garantizar la supervivencia y calidad de vida de las generaciones futuras de seres humanos y de los ecosistemas".

Para lograrlo, Naciones Unidas pone encima de la mesa cinco necesidades: un acuerdo global sobre contaminación que marque la prevención como prioridad, la mejora significativa de la gobernanza en esta materia, a todos los niveles, para implementar y hacer cumplir la legislación sobre contaminación, la promoción de hábitos de consumo más sostenibles y eficientes, la apuesta por inversiones en sistemas de producción y de consumo que reduzcan o eviten la emisión de polución, y un incremento de las colaboraciones y acuerdos para fomentar soluciones y tecnologías innovadoras, que nos encaminen hacia un mundo sin contaminación.

SEO/BirdLife acude a esta cita en representación de BirdLife International, la mayor federación ambiental del mundo, con el objetivo de asegurar que las declaraciones que salgan de esta reunión -tan trascendental como escasamente conocida por la ciudadanía, las fuerzas políticas y las administraciones-, generen compromisos reales para alcanzar el objetivo que la propia asamblea se ha marcado: avanzar hacia un mundo "sin contaminación".

"Este paso de la ONU es todo un tirón de orejas a la comunidad internacional. Y es que, aunque ha habido avances a escala local, nacional e internacional, el problema de la contaminación está todavía lejos de ser dimensionado a pesar de las apabullantes cifras asociadas a esta problemática", señala el responsable de Gobernanza Ambiental de SEO/BirdLife, Juan Carlos Atienza, presente en el encuentro de Nairobi.

(ecodiario.eleconomista.es) 3/12






Así me destrozó la vida el amianto. (20/10/2017)

Seis afectados por las partículas cancerígenas cuentan cómo han enfermado o visto morir a familiares en la fábrica, en el barrio o por lavar ropa

Un grupo de afectados por las microscópicas partículas del amianto, todavía relativamente sanos, de la Asociación De Víctimas del Amianto-Andalucía (Avida) –los más graves, con cáncer, declinan hablar ya con los medios de comunicación– citan a este periódico y a El Correo TV en el Hogar del Pensionista de Bellavista, no lejos de donde se levantaba la fábrica de Uralita que envenenó a no pocos de ellos.

«Cada año mueren entre cinco o seis afectados», explica el presidente de Avida, Antonio Delgado. Muchos de estos afectados han pasado décadas en contacto con las microscópicas partículas, pero ya han fallecido de cáncer fulminante otros que apenas prestaron servicio durante seis meses. Y en la conversación flota la sombra de quienes van quedando por el camino y ya no pueden prestar su testimonio. El último, «Rueda», apellido de un afectado por cáncer de laringe, que algunos de los asistentes a la cita todavía daban por vivo.

Una cuenta de trabajadores muertos que comenzó hace muchos años, cuando todos los reunidos trabajaban, pero notaban que algo pasaba. Que personas reclutadas sanas tras un riguroso examen que descartaba a enfermos pulmonares enfermaban a los pocos años y acababan muriendo.

Las partículas de Uralita afectaron tanto a quienes las cogían con las manos desnudas y sin mascarillas como a quienes trabajaban en la oficina. Mataron –de cáncer, en este caso concreto– hasta al médico de empresa que echaba la culpa al tabaco que fumaban los operarios y enmascaraba como bronquitis sus asfixias por asbestosis

Delgado teme que con el cierre de Uralita el problema no haya quedado resuelto y quede tela que cortar en el futuro: «Los trabajos de desamiantado los hacen pequeñas empresas. Faltan medidas de protección, revisiones médicas o la supervisión del Estado». También critica que Uralita, filial de un grupo europeo que antes de los 70 conocía los efectos nocivos del amianto, tardó muchos años en tomar medidas en España «a sabiendas». Y que, una vez cerrada la fábrica en Bellavista, el negocio del amianto siga en Suramérica y África.


MANUEL CASTILLEJA
«Me sacaba el polvo venenoso de la boca»

«Entré en Uralita en 1965. Tengo 77 años. He trabajado allí durante 29 años, desde el primer día al último allí donde más polvo de amianto había. Lo he llegado a coger con las manos durante 14 años, y durante otros seis estuve descargando camiones de amianto en las horas extras. Me he llegado a quitar ese polvo de la boca, y en los últimos años comencé a ver cómo iban muriendo compañeros, sobre todo los que estaban empleados en los molinos, que iban falleciendo de asbestosis con 40 o con 50 años. Yo estoy entre los que peor estado de salud tiene ahora entre los que quedamos vivos: me ahogo y no puedo hablar. Vivo en un segundo piso y no puedo subir las escaleras. Los vecinos me ven arrastrarme. Tengo asbestosis y me ven cada seis meses en el hospital. Cada día voy a peor. Además el amianto me ha afectado la bolsa que rodea el corazón, y no lo deja latir. Pese a todo esto, no me prejubiló a los 53 años el amianto, sino que lo hicieron dos hernias discales. Los síntomas comenzaron dos años después de que dejara Uralita. Me acompañó un día mi mujer al médico, y el doctor me dio dos años y medio de vida si no dejaba el tabaco. Así que cogí el paquete que llevaba, con todo lo que me gustaba fumar, y lo tiré a la papelera. Eso pasó hace ya 23 años», explica entre toses este antiguo empleado en el Hogar del Pensionista de Bellavista.


MIGUEL ALONSO PÉREZ
«Llegábamos sanos y revisados, pero nos iban enfermando año a año»

«Antes de hablar de cómo me afectó el amianto a mí tengo que recordar que se llevó a dos seres queridos: a mi padre y a mi tío apenas pasaron de los 50 años, a causa de sendos mesoteliomas (un tipo de cáncer). Yo llegué en 1968, recién salido de la mili. Entonces en Uralita no entraba cualquiera. Se hacía un reconocimiento médico exhaustivo para descartar cualquier candidato con problemas respiratorios, así que si te colocabas allí estabas muy sano. Sin embargo todos enfermamos. Yo he visto en 30 años cómo se iba deteriorando mi salud. El médico de empresa se limitaba a decirme: ‘Miguel, deja el tabaco’. Y como le contestaba que no fumaba, primero hacía un gesto y después me iba diagnosticando que lo que tenía eran sucesivas bronquitis. Mi puesto era de tornero, fabricaba los tubos de uralita, e inhalaba mucho polvo. Solo cuando la fábrica cierra me dicen que lo que tengo es profesional... para que se ocupe de mí la Seguridad Social después de que la empresa se haya estado ahorrando los costes al ocultar mi diagnóstico», explica Miguel después de volver a la sala del Hogar del Pensionista. Mientras este periódico entrevistaba a otro de sus compañeros tuvo que salir, dando bandazos, por una súbita molestia. Pero al poco regresó para poder ofrecer su testimonio. Avida asegura que la Seguridad Social no tiene calculado cuántos enfermos hay de asbestosis u otras enfermedades relacionadas con la inhalación de amianto, un cálculo difícil por todos los extrabajadores que se han ido a sus pueblos a enfermar en silencio. Ya desde los años 70, los estudios europeos que no se tenían en cuenta en España calculaban que si lo habitual en cualquier industria era un 40% de enfermedades profesionales, en el ramo del amianto la cifra se elevaba al 70%. Por Uralita han pasado unas 2.000 personas a lo largo de toda su historia, según cálculos de Avida, y la enfermedad puede recrudecerse en pocos días. «A lo mejor dentro de un mes alguno de nosotros está en la lista [de fallecidos]», tercia en la conversación Antonio Delgado. «La legislación está muy por detrás de la realidad, pero también la formación de los médicos. Cada vez que llega un neumólogo nuevo a Valme temblamos».


JOSÉ BOHÓRQUEZ
«A mi hija le operaron un pulmón con atelactasia»

«Entré en Uralita en 1962 con 15 años y he estado allí 37 años como electricista y mecánico, hasta 1999. Me metía en todas las máquinas averiadas, por supuesto con polvo de amianto hasta donde no te lo crees. Es que llegábamos a trabajar a las seis de la mañana y el patio de la fábrica estaba como nevado de amianto, hasta la bola de polvo... tal es así que una de mis hijas, que iba al colegio de monjas pegado a la empresa, se ha tenido que operar de un pulmón con los años, por culpa de una atelactasia, que solo produce el amianto. Ha tenido suerte y lo han pillado a tiempo, pero ya tiene un trozo de pulmón menos. Yo me reviso en [el Hospital de] Valme todos los años. Tengo EPOC, vivo en un tercero y no subo ni un piso sin descansar. Creo que el médico se equivoca y que tengo asbestosis. Pese a que fumaba, lo que me pasa dudo que sea por culpa del tabaco.


JUAN CARLOS ATIENZA
«Me tuve que prejubilar a los 50: me ahogaba»

«Entré en la fábrica en 1963 y después de trabajar me dedicaba a descargar camiones de amianto durante cuatro o cinco horas más, hasta que me prejubilé porque me asfixiaba, me ahogaba. Tenía 50 años y en un reconocimiento médico me dijeron que tenía asbestosis y que era mejor que dejara el trabajo. Ahora estoy relativamente bien a mis 77 años: no puedo subir escaleras, no tengo capacidad pulmonar, pero no es una asbestosis severa y todos los años paso un reconocimiento hospitalario». Avida reclama una solución como las de Francia y otros países: crear un fondo de indemnizaciones a cargo del Estado y las empresas fabricantes al 50 por ciento. Porque las jubilaciones de los extrabajadores se limitan, expone la asociación, a lo que perciben como afectados por enfermedad profesional, sin ninguna compensación por haberse dejado la salud al trabajar con altas concentraciones de amianto.


ANTONIO DELGADO
«Dependo del ventolín, que causa adicción»

«Entré a trabajar en Uralita con la misma edad y el mismo día que José Bohórquez. Las medidas de protección llegaron a Uralita tarde y además, no para todo el mundo. A mí no me las dieron y acabé prejubilado en 1993 con asbestosis, esta enfermedad lenta, progresiva e irreversible: mi capacidad torácica disminuye cada día y siempre llevo a mano el ventolín [un inhalador]. Pero claro, no lo puedo usar cada vez que me asfixio porque crea adicción y entonces deja de servir. Solo está para situaciones límite, cuando, como decimos nosotros, me quedo pillado, sin romper ni para fuera ni para dentro, al borde de la muerte por asfixia. Uno de los directores de Uralita también murió de cáncer. El médico de empresa también. Además, la asbestosis tiene una fuerte carga psicológica: como afecta a todos los aspectos de tu vida, es duro y tiene consecuencias ver que no tienes aliento para completar tareas normales».


RAFAEL VELÁZQUEZ
«Mi mujer murió por haber jugado de niña con el amianto»

«Me pregunta por mi contacto con el amianto y no tengo ninguno. Quien lo tuvo fue mi señora, Ana. Hace ocho años comenzó a sentir molestias. Trabajaba en el Hospital Virgen del Rocío y comenzó que se asfixiaba a un médico. Cuando le hacen una radiografía al doctor se le cambió la cara. Se alarmó. Aparecían síntomas de cáncer en forma de una mancha negra en uno de los pulmones, y le hicieron una biopsia sobre la marcha. Y le preguntó: ‘Ana ¿qué relación tienes con el amianto?’. Ella recordó: ‘Siendo niña, junto a mi barrio [Fuente del Rey, Dos Hermanas] había un vertedero de amianto. Los niños de en torno a los 10 años pisábamos el polvo para compactarlo cuando lo descargaban los camiones y se quedaban las calles cubiertas. Salíamos cubiertos enteros de ese polvo blanco’. A los 15 días de la radiografía ya le estaban dando quimioterapia, pero ella no aguantó el tratamiento. Tenía un mesotelioma que no era ni operable ni curable. Pasó cuatro años de padecimientos. Figúrese soportar eso. Al final, después de cambiarle el tratamiento por pastillas porque no podía mas, la quisieron llevar a la unidad de cuidados paliativos, tras tener encharcados los dos pulmones y afectada la membrana del corazón. En ese momento nos la llevamos a casa. Duró 20 días y le pudimos dar la calidad de vida que pudimos, explica este viudo, desconsolado, y asombrado de que no hace tanto los críos de la periferia de Sevilla jugaran con los desechos del letal polvo blanco. Los afectados se quejan de que los médicos de familia no están entrenados para detectar estos cánceres, que comienzan con un dolor en un costado con apariencia de molestia muscular o luxación. Cuando llegan los segundos síntomas los médicos ya no pueden hacer nada y los pacientes se van en 15 días.

http://elcorreoweb.es/portada/asi-me-destrozo-la-vida-el-amianto-CE3464334





Un fondo para paliar el dolor del amianto (17/10)
España inicia la senda de otros países europeos para compensar a las víctimas del uso de ese material tóxico

Aún queda un largo camino por resolver pero el Estado acometió la pasada semana un paso de gigante para dar respuesta a una de las principales demandas de las víctimas de amianto y de sus familias, al dar luz verde, con el apoyo de todos los grupos políticos y la abstención del PP, a la creación de un fondo de compensación para los afectados. No obstante, los populares, que tienen mayoría en el Senado, ya han advertido de que habrá que modificar algunos puntos, como el relativo a la financiación, durante el desarrollo de la ley para contar con su visto bueno. Por su parte, las organizaciones de víctimas también reclaman modificaciones, como su presencia en el órgano gestor del fondo. ¿Por qué es necesario el fondo de compensación para los afectados? Solo entre los años 1994 y 2008 se produjeron en España alrededor de 4.000 fallecimientos vinculados al amianto. En los últimos ejercicios se han detectado 700 diagnósticos de mesoteliomas cada año y se prevé que la cifra de afectación continúe creciendo hasta mediados de la próxima década. Aunque no hay un censo oficial, Agavida, la Asociación Gallega de Víctimas del Amianto, calcula que solo en Ferrol hay actualmente unos 7.000 afectados. El volumen total en España justifica por sí solo el establecimiento del fondo de compensación. Además, a diferencia de los accidentes de trabajo, con daños instantáneos, en las enfermedades profesionales los efectos pueden aparecer décadas después, cuando muchas de las empresas ya han desaparecido, con las consiguientes dificultades para fijar a los responsables. La situación actual obliga a la judicialización de los procesos, teniendo que litigar las víctimas con las empresas, la Seguridad Social y las mutuas.

¿Cuál es la estructura que se plantea para su gestión? En el texto de la proposición de ley defendida por el Parlamento vasco en el Congreso la pasada semana se prevé la creación de un «organismo autónomo de carácter administrativo adscrito al ministerio que tenga asumidas las competencias en materia de seguridad social, con personalidad jurídica y capacidad de obrar, para el cumplimiento de sus fines». Además, se establece que su consejo rector estaría formado por su presidente -que corresponderá al secretario de Estado con competencias en materia de Seguridad Social-, cuatro representantes de la administración pública, cinco de las organizaciones sindicales, dos de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, y un secretario. Ramón Tojeiro, presidente de Agavida, ya anunció que las organizaciones de afectados lucharán para modificar este punto para que puedan tener presencia en este órgano. Por su parte, en el debate de realizado en el Congreso, el PP también manifestó sus dudas del encaje de este organismo de acuerdo con la estructura de la Seguridad Social.

¿Quién podrá ser beneficiario de las indemnizaciones? Todas aquellas personas a las que se les haya reconocido una enfermedad profesional ocasionada por el amianto y también aquellas que hayan padecido un perjuicio resultante de una exposición al amianto en España. Este segundo supuesto es importante ya que también va en aumento el número de casos de enfermedades entre las esposas de trabajadores afectados y también de familiares, por haber estado expuestas al contacto con el mencionado material tóxico al manipular la ropa de trabajo sus allegados.

¿De qué recursos se nutrirá el fondo de compensación?

Este es otro punto con divergencias, ya que la proposición de ley establece que será financiado con cargo a las cotizaciones efectuadas por los empresarios, tanto públicos como privados, que empleen a trabajadores por cuenta ajena, además de por las aportaciones de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, por las cantidades obtenidas por subrogación y por las consignaciones o transferencias que puedan fijarse en los Presupuestos Generales del Estado. El diputado popular Gerardo Camps advirtió la disconformidad de su grupo con que se imponga un gravamen a todas las empresas, hayan tenido relación con el amianto o no y aseguró que será un asunto a resolver en la tramitación. ¿Cuáles serán los pasos para la tramitación de las ayudas? La presentación de la solicitud de indemnización al fondo deberá de ir acompañada de la pertinente documentación. El solicitante también deberá de informar de todas las acciones judiciales y extrajudiciales con idéntico objetivo que tengan activas en ese momento. A partir de la presentación de la solicitud, el organismo dispondrá de seis meses para realizar una oferta de indemnización, que incluirá la evaluación establecida para el daño y perjuicio, así como el montante de la compensación que le corresponde. Si el afectado acepta esa propuesta, tendrá que renunciar a las acciones judiciales que mantenga «y hará inadmisible cualquier otra acción jurisdiccional futura para reparación del mismo perjuicio». ¿Es un mecanismo que funciona en otros países? Sí, desde hace años en otros países europeos como Francia, Bélgica y Holanda. El modelo que ha seguido el Parlamento vasco -y apoyada unánimemente por todos los grupos en esta cámara- en la redacción de la proposición de ley es el francés, con su Fonds d’Indemnisation des Victimes de l’Amiante (FIVA). Fue creado en el 2001 y su funcionamiento está siendo un éxito, reduciendo la litigiosidad por estos casos al 20 %.¿Hay pasos importantes que dar antes de la creación del fondo? Ramón Tojeiro entiende que hay mucho camino que andar para que a los enfermos se les reconozcan la enfermedad profesional, porque hasta el momento muchos se encuentran con problemas para obtener esta declaración. Por ello, el presidente de Agavida tampoco está conforme que el árbitro del fondo sea la Seguridad Social, como parte interesada en este asunto. ¿Se ha fijado una cuantía media de las indemnizaciones? No, será una de las tareas a abordar en el desarrollo de los trabajos de las comisiones. Como referencia, algunos estudios indican que, a comienzos de esta década, el FIVA abonaba en Francia entre 100.000 y 140.000 euros de promedio a los afectados por tumores, y unos 20.000 para aquellos que presentaban patologías benignas.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/ferrol/2017/10/17/fondo-paliar-dolor-amianto/0003_201710F17C4991.htm





No es solo una cuestión económica

Ángel Cárcoba
Rebelión

Nota de edición: Reproducimos seguidamente el texto redactado por Ángel Cárcoba Alonso, presentado en su día al Parlamento vasco, relativo a la creación de un fondo de indemnización para las víctimas del amianto, y que en la práctica podría equivaler a una reversión parcial, exclusiva para ese sector, de la derogación que en 1978, en aplicación de los «Pactos de la Moncloa», se hizo del "Fondo Compensador de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales".

Epidemia y genocidio: si hay víctimas debe haber responsables.

Reiteramos los datos expuestos en esta Comisión por algunos expertos. Según la OMS unos 125 millones de personas de todo el mundo se encuentran expuestas al amianto en su lugar de trabajo a las que habría que añadir las expuestas en razón de vecindad y doméstica. La misma fuente indica que cada año mueren en el mundo más 100.000 personas por patologías derivadas de dicha exposición.

La calificación de epidemia, pandemia o genocidio depende del nº de víctimas y del ámbito geográfico de afectados.

¿Quiénes son las víctimas?

La Asamblea General de la ONU en su Resolución 40/34 de 20 de noviembre de 1985 dice: "se entenderá por víctimas a las personas que individual o colectivamente hayan sufrido daños, lesiones físicas o mentales, sufrimiento emocional, pérdida financiera o menoscabo sustancial de derechos fundamentales…"

La expresión "víctimas" incluye, además, en su caso, a los familiares o personas a cargo que tengan relación directa con la víctima".

En la misma Resolución se establecen las medidas para el acceso a la justicia y trato justo, medidas de resarcimiento, indemnización y asistencia.

Crimen o genocidio contra la humanidad se define como "cualquier acto inhumano que cause sufrimiento o atente a la salud y la vida de quien la sufre"

En el caso del amianto, el daño causado es tan inmenso e inhumano para miles de trabajadores, familiares y vecinos de entornos productivos con amianto, que nada puede reparar la agresión generada. Se trata no solo de daño físico, con resultado de muertes y sufrimientos, sino de daño moral que debe ser reparado. Y si se sabía desde hace decenas de años que el amianto produce cáncer, hay razones para calificar la morbimortalidad sufrida por decenas de miles de ciudadanos españoles como epidemia y genocidio. Y si es así, se resuelve una cuestión fundamental del tema tratado en esta Comisión: quien intoxica paga; es de estricta justicia. Lógicamente, quien produjo el daño (empresarios) y quien no adaptó las leyes al conocimiento científico, quien se dejó presionar y se mostró anestesiado por el lobby industrial y financiero del amianto (el Estado).

Y si hay víctimas, debe haber responsables.

Para los trabajadores, para los sindicatos, para las víctimas, la exigencia del Fondo de compensación no es solo un tema económico. Es un problema de justicia. "No queremos viudas y huérfanos ricos, sino trabajadores y ciudadanos en perfecto estado de salud". Pero tanto sufrimiento, enfermedad y muerte debe ser reparado de alguna forma.

Este es el procedimiento adoptado en Francia, Italia, Bélgica y resto de países que han aprobado por ley un Fondo de Indemnización a las víctimas del amianto.

Cualquier iniciativa encaminada a la protección económica de las víctimas del amianto debe partir del principio de que dicha protección se aplique a toda persona afectada por patologías derivadas de las tres principales fuentes de exposición: laboral (71%), familiar (11%) y vecinal (18%). A esto habría que añadir los miles de trabajadores emigrantes españoles que estuvieron expuestos en Suiza, Francia, Bélgica, Holanda, etc.

Lo expresado está basado en la experiencia personal vivida a nivel nacional e internacional. Las empresas, las organizaciones empresariales y el Estado no quieren saber nada de indemnizaciones y menos de responsabilidad. Lo máximo que están dispuestos a aceptar son programas de vigilancia de la salud dentro de límites "aceptables". El control del amianto instalado se deja en manos del mercado, sin un sistema de acreditación de empresas especializadas.

El Parlamento Central ha aprobado por mayoría, más de diez proposiciones no de ley sobre medidas sociales y económicas sobre el amianto. Ninguna de ellas se ha cumplido. Lo mismo ocurre con las resoluciones del Grupo de Trabajo "Amianto" de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos Laborales.

Propuestas.

De manera no exhaustiva diríamos que los grandes temas pendientes en nuestro país relativos a la tragedia-epidemia-genocidio del amianto son los relacionados con la ausencia de registros fiables, programas de vigilancia de la salud, control del amianto instalado (más de tres millones de toneladas), ausencia de estudios epidemiológicos, nula investigación sobre los tumores del amianto, control de operaciones transfronterizas, y sobre todo justicia a nivel social y económico. Respecto al tema que nos ocupa, propongo:

1.- Apoyar un Fondo de indemnización a las víctimas al igual que existe en otros países de nuestro entorno.

2.- Creación de un programa de vigilancia epidemiológica de mesoteliomas con clasificación sistemática.

3.- El fondo de indemnización debe incluir un Fondo para la investigación del cáncer del amianto.

4.- Creación de un Instituto Vasco del Amianto de carácter tripartito, más la participación de la comunidad científica con la función del abordaje y propuestas de solución de los grandes temas del amianto anteriormente señalados. (modelo holandés).

Con registros de series históricas de exposición laboral, vecinal y doméstica.

5.- Proponer al Parlamento Central la creación de una subcomisión de investigación parlamentaria encargada de realizar un diagnóstico de situación (sanitaria, medioambiental, social y económica) del amianto en el Estado español, similar al del Senado francés y del Reino Unido, con las correspondientes propuestas jurídicas, políticas y económicas.

Por último hago un llamamiento a esta Comisión Parlamentaria para que las dotaciones presupuestarias y la realidad institucional se conformen mejor con el ideal de servicio al ciudadano trabajador y a la generalidad de las dolientes víctimas pasadas, presentes y futuras por las que han contraído su padecimiento, tanto sea de índole laboral, como familiar o vecinal.

ANEXO

Experiencia de algunos países.

- FRANCIA.

El artículo 53 de la ley de 23 de diciembre/2000 de financiación de la Seguridad Social para el año 2001 instituyó el Fondo de Indemnización de Víctimas del amianto (FIVA) encargado de indemnizar a toda persona afectada de enfermedad debida al amianto o a la familia de la persona muerta.

En la exposición de motivos la ley indica que el FIVA ha sido creado "a fin de que las víctimas y sus familias puedan obtener una reparación integral y rápida evitando procedimientos largos y difíciles."

Dicho Fondo está gestionado por un Consejo de Administración compuesto por 22 miembros que representan al Estado, empresarios, sindicatos, personalidades cualificadas de la comunidad científica. Está presidido por un magistrado nombrado por Decreto.

La "reparación integral" comprende: los perjuicios patrimoniales o económicos y los perjuicios extramatrimoniales o personales (daño físico, moral, estético, etc.)

Entre 2002 a 2005 las demandas de indemnización al FIVA fueron de más de 25.000.

El 95 % de las personas indemnizadas por el FIVA son reconocidas como enfermedad profesional ocasionada por el amianto

El FIVA tiene asignado un fondo inicial de 500 millones de euros que se financia en base a una contribución de los empresarios y del propio Estado. Las víctimas pueden acceder al FIVA o recurrir ante la Corte de Apelación pudiendo elegir entre ambas opciones.

Francia también dispone de una norma sobre jubilación anticipada para trabajadores del amianto. Unos 50.000 trabajadores se beneficiaron de esta norma.

- REINO UNIDO

En 2005 se aprueba el Fondo de ayuda a las víctimas con 40 millones de libras esterlinas a pagar durante 12 años siguientes. Se revisará cada tres años. Dicho Fondo se
aplicara por vía de urgencia a todos los diagnosticados de mesotelioma. Los beneficios contemplados en este Fondo se dividen en varios puntos.

1.- Beneficios para compensar la pérdida de ganancia esperada si el trabajador no hubiera contraído la enfermedad. O para compensar la pérdida de dinero de las personas que tuvieron que dejar de trabajar para cuidar al enfermo o por enviudar.

2.- Beneficios para compensar los efectos del mesotelioma en trabajadores de la armada y personal militar.

3.- Beneficios para asistencia a personas que necesitan cuidados

4.- Beneficios para incrementar los casos con bajos ingresos

5.- Beneficios para transporte y alojamiento tanto de víctimas como de familiares en casos de hospitalización lejos del domicilio.

Otros beneficios.

- HOLANDA

Holanda prohíbe el amianto en 1993 y crea el Instituto del amianto, gestionado de forma tripartita, encargado de investigación, control amianto instalado, vigilancia médica e indemnización a las víctimas.

-ITALIA

En la Gazzeta Uficciale 300 de 8 de diciembre de 2007, se publica la Ley que establece el Fondo para las víctimas del amianto, resultado de investigaciones epidemiológicas, presión social política y jurídica3. El fondo se instituye dentro del Instituto de aseguramiento de los accidentes y enfermedades del trabajo (INAIL). El Fondo se financia con una cuarta parte a cargo de las empresas y tres cuartos restantes a cargo del Estado. El Fondo a cargo del Estado se le asigna 30 millones de euros para los años 2008-2009 y 22 millones para 2010 procedentes de los presupuestos generales .

BELGICA.

Similar a la legislación holandesa. El Parlamento belga aprueba por ley un fondo de indemnización a las víctimas del amianto con entrada en vigor a partir del 1º de abril de 2007. Se financia por el Estado y una cuota empresarial y es gestionado por el Fondo de enfermedades profesionales ya existente.

JAPÓN.

Es uno de los últimos países en aprobar un Fondo de indemnización aprobado por ley de 29/11/2010.

Existen otros fondos de indemnización en Suecia, Alemania ((aprobado 2005 con un fondo inicial de 290 millones de euros)… de características similares a los expuestos.


(Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes).

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=232904







Víctimas del amianto piden un fondo de compensación nacional para evitar "la tortura" de los juicios (28/9)

Se concentran ante los juzgados de San Sebastián donde se realiza un juicio por el fallecimiento de un trabajador por el contacto con esta sustancia

La Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie) ha pedido hoy la creación de un fondo nacional de compensación a los afectados por esta sustancia para evitar "el sufrimiento" adicional que acarrea "la tortura judicial" por la que pasan sus familiares.

El portavoz de Asviamie, Jesús Uzkudun, ha hecho esta petición en San Sebastián, durante la concentración desarrollada por la asociación frente al Palacio de Justicia bajo el lema El amianto mata.

La protesta se ha desarrollado coincidiendo con la celebración de un juicio, en el juzgado de lo Social número 4, para analizar la demanda por daños y perjuicios contra la antigua fundición Victorio Luzuriaga, actual Fagor Ederlan S.Coop., interpuesta por la familia de Ángel P., fallecido en julio del año pasado por un cáncer pleural reconocido como enfermedad profesional por el INSS.Según ha explicado Uzkudun, Ángel P. trabajó desde 1966 en Vitorio Luzuriaga, durante 29 años en la sección de machería de la planta de Pasaia, donde se hacían los moldes con planchas de amianto, y después, 4 años más en la factoría navarra de Tafalla, donde trasladaba piezas calientes del monde con manoplas de amianto.Uzkudun ha precisado que, en este caso, se consiguió el reconocimiento de enfermedad profesional y las pensiones derivadas de la misma, pero la familia reclama una indemnización a la empresa de 184.000 euros en concepto de daños y perjuicios por "el incumplimiento de las medidas preventivas y de seguridad que estaban vigentes en la legislación de entonces".El portavoz ha indicado que el cobro de indemnizaciones constituye un problema para los afectados, porque "hay muchos casos en que las empresas son pequeñas y no pueden afrontarlas o han desaparecido y ya no hay a quien reclamar".Por ello, ha considerado fundamental la creación de un fondo de compensación a las víctimas, con dinero público y de las empresas, de manera que "todos" los afectados reciban una indemnización por los daños causados durante tantos años de incumplimiento de la normativa, en lo que "el Estado también tiene responsabilidad".Uzkudun ha deseado, en ese sentido, que el debate sobre la constitución de un fondo de esas características, previsto en el Congreso de los Diputados para el próximo octubre, se desarrolle y culmine con su creación, de forma que los afectados o sus familias reciban lo estipulado y se evite así "todo el sufrimiento" que conlleva pasar por "esta tortura judicial".

http://www.elmundo.es/pais-vasco/2017/09/28/59ccd6ee268e3ede488b4716.html





El asbesto puede provocar diferentes tipos de cáncer, asbestosis o fibrosis de pleura (26/9)

El departamento de Salud ha renovado este año el convenio que tiene con la Seguridad Social


PAMPLONA
- El amianto es un mineral causante de diferentes enfermedades. El departamento de Salud detalla entre las principales: cánceres como los de bronquio y pulmón, mesotelioma pleural, mesotelioma peritoneal y el mesotelioma de otras localizaciones y cáncer de laringe, asbestosis y fibrosis de la pleura y pericardio que cursan con insuficiencia respiratoria o cardiaca.

El pasado julio, el departamento de Salud, a través del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, renovó el convenio sobre amianto con el Instituto Nacional de Seguridad Social para un periodo de cuatro año. Este convenio, que por primera vez se firmó en 2013, permite realizar actuaciones conjuntas en relación con los trabajadores afectos de patologías derivadas de la utilización laboral del amianto.

Este marco tiene como objeto, a través de una adecuada coordinación e intercambio de información, el seguimiento y valoración de la afectación funcional y etiológica de aquellas personas que han estado en contacto con fibras de amianto en el desarrollo de su actividad laboral, para una mejora de su situación y de sus familias.

El documento incluye un protocolo común que permite tanto el reconocimiento del origen profesional de la patología cuando sea preciso, como la valoración de los daños en los trabajadores afectados con objeto de determinar de una manera rápida y consensuada el grado de incapacidad que corresponda. De esta forma, se pretende “evitar a las personas afectadas y a sus familias la judicialización de los casos”, indican desde el departamento. Con este método, resuelven de “una manera mas ágil los casos y contribuyen a la mejora de su situación y de la de sus familias”.

Estas actuaciones están contempladas en el III Plan Navarro de Salud Laboral 2017-2020, que incluye expresamente un punto dirigido a potenciar el Programa Integral de Vigilancia de la Salud de los trabajadores que han estado expuestos a amianto. - S.Z.E.

PROHIBIDO DESDE INICIOS DE SIGLO

¿EN QUÉ SECTORES SE USÓ?

Utilizado por sus propiedades. Debido a sus propiedades hasta su prohibición se usó en sectores diversos, como en la siderúrgica como aislante frente a las altas temperaturas;en la fundición o en las panaderías en hornos, en la construcción en múltiples aplicaciones;en los astilleros en la reparación de barcos;en la fabricación de trenes, embragues y zapatas de freno;en talleres de reparación de automóviles;en recubrimientos de tuberías y calderas. Todavía hay amianto en tejados de uralita, por ejemplo. Sin embargo, si ese material no se manipula, no se corre peligro. Por ello, si hay que desmontar un tejado de uralita, hay que recurrir a personal especializado.

EN BREVE

¿Qué es el amianto? Es un mineral fácil de manipular, incombustible, resistente al calor, a la corrosión, a la humedad, a los productos químicos y de bajo coste.

¿Por qué se prohíbe? En 2002 se prohíbe en España tras probarse

su relación con varias enfermedades, como con diferentes tipos de cáncer, asbestosis y fibrosis de la pleura y pericardio que cursan con insuficiencia respiratoria o cardiaca. Sin embargo, en otros países como Suecia se había dejado de usar en 1982.

Aunque está prohibido, ¿dónde se puede encontrar? En reparaciones o rehabilitaciones de edificios, obras de canalización, desguaces de vehículos etc. Su manipulación corresponde a empresas especializadas.

http://m.noticiasdenavarra.com/2017/09/26/economia/el-asbesto-puede-provocar-diferentes-tipos-de-cancer-asbestosis-o-fibrosis-de-pleura





Nuevas sentencias reconocen la asbestosis en mujeres por lavar ropa de trabajo de sus maridos (28/8)
Los fallos son de Madrid, pero abren una vía para los afectados


La Asociación Gallega de Víctimas do Amianto (Agavida) se alegra de las últimas sentencias que reconocen que la asbestosis que sufrieron varias mujeres se generó cuando lavaban la ropa de sus maridos, que trabajaban en la plata de Uralita en Getafe. «Por supuesto que aquí en Ferrol se han dado casos. De hecho, hay médicos muy concienciados, como Carlos Piñeiro, que los han detectado», explica Ramón Tojeiro, presidente de la citada entidad de enfermos.Los fallos redactados en Madrid también abren una vía para los vecinos que residían cerca de la factoría de Uralita y que sufrieron daños, algo que en el entorno de los astilleros es menos probable, según destaca Tojeiro. Un fondo en vías de creaciónEn cualquier caso, Agavida se centra en continuar con la iniciativa para crear un fondo de compensación para todos los afectados y en el que se puedan amparar tanto las mujeres que enfermaron tras manipular ropa de trabajo, como los empleados de empresas que ya no existen, como Bazán o Astano, y no tienen forma de
llegar a compensaciones. Tojeiro recuerda a tantas familias que se expusieron al asbesto cuando se lavaba la ropa en el pilón de los hogares. Asegura que se dio un importante paso el pasado marzo cuando se presentó esta petición en el Congreso. En mayo el Gobierno le dio entrada y durante el mes de septiembre esperan que se lleve al pleno del Congreso. «Cuando se aceptó en el mes de mayo estuvimos con todos los grupos y la respaldaban. Tras el parón de las vacaciones esperamos tener noticias positivas en septiembre», precisa Tojeiro.

Casi toda Europa cuenta ya con fondo de compensación para las víctimas del amianto. Las asociaciones pretenden que se siga el modelo francés, ya que entienden que es el más adecuado, en el que están incluidos el Gobierno, las empresas y las víctimas.Agavida calcula que en Ferrol hay 11.000 casos esperando una indemnizaciónBuena parte de estos enfermos deben recurrir a largas batallas judiciales

La asociación de afectados por el amianto calculan que el nuevo fondo de compensación sería un solución para cerca de 11.000 personas. Buena parte de estos enfermos deben recurrir a largas batallas judiciales: «Las empresas recurren una y otra vez, así que sucede en muchas ocasiones que el afectado fallece antes de cobrar su indemnización», lamenta Tojeiro.

El nuevo fondo evitaría evitará tener que acudir a los juzgados para reclamar por los daños derivados de trabajar en contacto con el amianto, ya que sería casi un proceso administrativo.Consulta en el MarcideCarmen Diego es la neumóloga que está al frente de la consulta monográfica de asbestosis del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol. De hecho, la contrataron para llevar este servicio en el que hay disponible un protocolo para cualquier trabajador del naval. Diego reconoce que muchos no acuden por miedo al diagnóstico y, aún así, se acercan a los 8.000 los que han pasado por sus análisis y estudios. Algunos pertenecen a mujeres que no trabajaban en el astillero, pero estaban en contacto con la ropa. Sobre estos casos los médicos aseguran que estos pacientes estaban menos expuestos, pero de forma continuada.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/ferrol/2017/08/28/nuevas-sentencias-reconocen-asbestosis-mujeres-lavar-ropa-trabajo-maridos/0003_201708F28C3991.htm







Respirador asistido a batería

El experto en protección respiratoria Scott Safety amplía su respirador asistido a batería Phantom Vision con moderna tecnología acreditada ofreciendo así una experiencia de usuario mejorada.

Este respirador asistido se suministra aire filtrado limpio según las más recientes y mejores prácticas europeas para realizar la retirada de amianto, a la vez que ofrece un campo de visión virtualmente sin restricciones, una descontaminación, limpieza y mantenimiento simplificado y unos costes bajos a lo largo de su vida útil.

La exposición al agua es un riesgo inherente en entornos con amianto ya que el agua se utiliza para atrapar el polvo y las fibras y reducir las concentraciones en el aire y en el proceso de descontaminación.

Respirador asistido a bateríaLos respiradores asistidos necesitan energía por naturaleza y debido a que la electrónica y el agua no combinan bien, es necesario que el producto sea resistente al agua. Además de disponer de un motor encapsulado para evitar la entrada de este líquido, los componentes principales de la Phantom Vision también están recubiertos de metal de alta calidad aumentando así la robustez de la solución y protegiendo aún más la electrónica.

También dispone también de otra mejora: un interruptor impermeable en la máscara para simplificar el funcionamiento.

Mark Andrews, Director Global de Línea de Producto de Scott Safety, comenta: “Los entornos donde se retira amianto pueden ser peligrosos y duros, y nuestro objetivo es desarrollar soluciones que prioricen la seguridad y protección del usuario con sistemas en los que puedan confiar los trabajadores durante el proceso desafiante de retirada del amianto”.

Características principales del respirador asistido a batería

El diseño se ha realizado en estrecha colaboración con usuarios de equipos de protección respiratoria (RPE) a batería.
Tiene un peso ligero y una gran visibilidad.
Mantenimiento simplificado y reajuste entre usuarios intuitivo.
Disponible en tres tamaños para adaptarse a la mayor gama de usuarios.

http://www.seguridadprofesionalhoy.com/respirador-asistido-bateria/







"La UE estima que de aquí a 2030 medio millón de personas morirán por exposición al amianto"
De las 36 enfermedades clasificadas como cancerígenas, el 67% fueron causadas por el amianto


La secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, Ana García de la Torre, nos habla en esta entrevista de las enfermedades de origen laboral y del amianto como uno de los principales cancerígenos.

Se Nuevatribuna | ¿Qué enfermedades profesionales no están reconocidas como tales?

Ana García de la Torre | Sólo se consideran enfermedades profesionales las incluidas en el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social.

El sistema de incorporación de enfermedades al Cuadro de Enfermedades Profesionales es muy complicado, por lo que multitud de enfermedades no se encuentran recogidas en este listado. Casi son más las que no están que las incluidas.

Las nuevas formas de producción y organización del trabajo están provocando el crecimiento de los riesgos psicosociales. La Industria 4.0. en la que se incluyen los riesgos derivados de las TIC (Tecnología de la Información y Comunicación), así como la incorporación de los robots, incrementará este tipo de riesgos en los próximos años. La OIT incorporó en el año 2010 los trastornos mentales y del comportamiento al cuadro de enfermedades profesionales, pero España todavía no ha procedido a su incorporación.

El principal problema que existe en el reconocimiento de las enfermedades no traumáticas de origen laboral (las no incluidas en el cuadro de enfermedades profesionales) es su infranotificación. Se estima que sólo se notifican entre el 0,1% y el 0,2% de las enfermedades que tienen un origen laboral. El sistema PANOTRASS recoge las notificaciones de enfermedades no traumáticas de origen laboral. Éstas son reconocidas como accidentes laborales, no como enfermedades profesionales. Otro de los problemas es la determinación de la contingencia. Se suelen calificar como contingencias comunes con el consiguiente perjuicio para trabajadores y sistemas públicos de salud, en primer lugar, por la pérdida de derecho en las prestaciones, y en segundo, por el gasto sanitario.

¿Cuáles se han incluido en los últimos años y en que margen de tiempo? (últimas actualizaciones)

Mediante el Real Decreto 1150/2015, publicado en el BOE el 19 de diciembre de 2015, se incorporó el cáncer de laringe por inhalación de polvo de amianto al Cuadro de Enfermedades Profesionales. En la actualidad se está estudiando la incorporación del cáncer de pulmón por exposición a sílice cristalina.

Caso del Amianto, ¿en qué situación nos encontramos?

En el caso del Amianto, nos encontramos con que aún son pocos los casos que se declaran. Según los datos publicados por el Observatorio de Contingencias Profesionales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, de las 36 enfermedades clasificadas como cancerígenas, del Grupo 6, el 67% fueron causadas por el amianto, concretamente 24. Desde UGT venimos denuciando desde hace tiempo la infranotificación, en general, de todas las enfermedades profesionales, y particularmente del amianto. Según la Unión Europea de aquí a 2030 medio millón de personas morirán en Europa por cánceres ocasionados por exposiciones al amianto, y España no va ser una excepción.

Desde la aprobación del amianto en los primeros años de la década del año 2000, UGT siempre ha estado al lado de los trabajadores y trabajadoras víctimas de este silencioso y letal contaminante, proponiendo constantes iniciativas para conseguir una solución negociada y coordinada entre empresas y administraciones públicas. Siempre hemos abogado por la creación de un Fondo Social, destinado a compensar el sufrimiento de los trabajadores y trabajadoras afectados por las enfermedades derivadas del amianto, así como de sus familiares, y, a la vez, dar un reconocimiento público a su sufrimiento.

Creemos que el Estado español actuó tarde si lo comparamos con otros países de la Unión Europea, ya que hasta el año 2002 no prohibió el amianto, tanto su comercialización como la producción. En otros países de nuestro entorno, las medidas se empezaron a adoptar en los años sesenta, por lo que consideramos al Estado como responsable último por no haber actuado bajo el principio de cautela, como lo hizo Suecia por ejemplo, y esperar a la evidencia científica obligado por las Directivas Europeas.

Este Fondo Social gestionaría las indemnizaciones a trabajadores enfermos, ayudas para la financiación de los costes judiciales de reclamación a empresas incumplidoras, ayudas de asistencia domiciliaria a enfermos y familiares, etc. También proponemos la creación de un Instituto Oficial para Víctimas del Amianto, para la gestión de todos estos aspectos.

En la actualidad existen diversas iniciativas parlamentarias, algunas Proposiciones de Ley. Creemos que tal y como está hoy configurado el arco parlamentario, es posible que puedan prosperar estas iniciativas y que finalmente se cree ese Fondo de Compensación de las víctima del amianto.

¿Qué diferente tratamiento tiene un trabajador si se le reconoce como enfermedad común o profesional? (Coste, medicinas, etc.).

La diferencia viene determinada por la contingencia de la que derive la enfermedad:

Contingencia profesional (tiene un origen laboral). Puede ser clasificada como enfermedad profesional (si está incluida en el cuadro de enfermedades profesionales) o como accidente de trabajo (si la enfermedad tiene un origen laboral, pero no está incluida en el cuadro de enfermedades profesionales, por ejemplo, una enfermedad mental).

Contingencia Común (no tiene un origen laboral) sería cualquier enfermedad común o accidente no laboral.

Existe diferencia de cuantía:

Enfermedad común o accidente no laboral:

- 60% de la Base Reguladora (Base cotización de Contingencia Comunes) entre el cuarto y el vigésimo día.

- 75% a partir del vigésimo primer día.

Enfermedad profesional y accidente de trabajo:

75% de la B.R. (Base de cotización de Contingencias Profesionales) desde el día siguiente al de la baja.

Diferencias de Derechos:

En la incapacidad temporal derivada de una contingencia profesional, cuando durante la incapacidad finalice el contrato y el trabajador pase a la situación de desempleo, el tiempo en el que permanezca en la situación de incapacidad temporal no se procederá a descontar del período de percepción del subsidio de desempleo. En la incapacidad temporal derivada de una contingencia común, sí.

La prestación sanitaria también es distinta, ya que en caso de contingencia profesional la cobertura es del 100%, mientras que por contingencia común la cobertura será la que preste el Sistema Nacional de Salud (diferencias sobre todo en prestaciones farmacéuticas).

Existe otra diferencia que no tiene que ver directamente con el trabajador, pero que le afecta igualmente. Los accidentes de trabajo graves o mortales son investigados por la Inspección de Trabajo y los empresarios sancionados cuando se determine responsabilidad en los mismos. De esta manera se puede determinar su causa y poner las medidas preventivas correspondientes para que no vuelvan a producirse. Cuando se determina una contingencia común no existe investigación ni medidas preventivas.

¿Qué están diciendo los organismos internacionales al respecto, en concreto la Unión Europea?

Las iniciativas que se están produciendo respecto a las enfermedades profesionales están relacionadas con la mejora de las Fuentes de Información y los Sistemas de Información. Desde el pasado año se están revisando también los valores límite de exposición a sustancias cancerígenas, lo que sin duda mejorará la prevención de este tipo de enfermedades. En el caso de España, estos valores límites ya estaban recogidos en el Listado que publica cada año.

¿Costes en España derivados de las enfermedades profesionales?

No conocemos ningún estudio que establezca de manera rigurosa este tipo de coste. Actualmente está en proceso de aprobación del segundo Plan de Acción de la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020, en el que se incluirá un estudio de los costes de la no prevención en los que se podrá determinar este coste.

Por parte de UGT, hemos realizado dos estudios sobre costes, en colaboración con distintas universidades españolas, relacionados con las Enfermedades Mentales y con el cáncer laboral. Las conclusiones de los mismos son que las siguientes: se estima que las Enfermedades Mentales de origen laboral podrían tener un coste entre 545 y 810 millones de euros, excluidas de este cálculo las prestaciones económicas por incapacidad temporal. De este coste, el 50% sería asumido por los propios trabajadores en forma de cuidados informales, el 18,6% por los Sistemas Públicos de Salud de las CC.AA. al ser gestionados como contingencias comunes y el 31,4% por los empresarios por pérdida de jornadas de trabajo. Respecto al cáncer laboral, hemos realizado un estudio sobre el coste de las prestaciones sanitarias por los Servicios Públicos de Salud, ya que igualmente son gestionados como contingencias comunes, estimándose un sobrecoste para los mismos de 158 millones de euros.

¿Está prevista alguna iniciativa parlamentaria al respecto?

Existe una Proposición de Ley de creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto presentada el pasado 21 de marzo de 2017. Existen también diferentes iniciativas para la retirada de esta sustancia de los centros educativos.

Ana García de la Torre | Sólo se consideran enfermedades profesionales las incluidas en el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social.

El sistema de incorporación de enfermedades al Cuadro de Enfermedades Profesionales es muy complicado, por lo que multitud de enfermedades no se encuentran recogidas en este listado. Casi son más las que no están que las incluidas.

Las nuevas formas de producción y organización del trabajo están provocando el crecimiento de los riesgos psicosociales. La Industria 4.0. en la que se incluyen los riesgos derivados de las TIC (Tecnología de la Información y Comunicación), así como la incorporación de los robots, incrementará este tipo de riesgos en los próximos años. La OIT incorporó en el año 2010 los trastornos mentales y del comportamiento al cuadro de enfermedades profesionales, pero España todavía no ha procedido a su incorporación.

Se estima que sólo se notifican entre el 0,1% y el 0,2% de las enfermedades que tienen un origen laboral
principal problema que existe en el reconocimiento de las enfermedades no traumáticas de origen laboral (las no incluidas en el cuadro de enfermedades profesionales) es su infranotificación. Se estima que sólo se notifican entre el 0,1% y el 0,2% de las enfermedades que tienen un origen laboral. El sistema PANOTRASS recoge las notificaciones de enfermedades no traumáticas de origen laboral. Éstas son reconocidas como accidentes laborales, no como enfermedades profesionales. Otro de los problemas es la determinación de la contingencia. Se suelen calificar como contingencias comunes con el consiguiente perjuicio para trabajadores y sistemas públicos de salud, en primer lugar, por la pérdida de derecho en las prestaciones, y en segundo, por el gasto sanitario.

¿Cuáles se han incluido en los últimos años y en que margen de tiempo? (últimas actualizaciones)

Mediante el Real Decreto 1150/2015, publicado en el BOE el 19 de diciembre de 2015, se incorporó el cáncer de laringe por inhalación de polvo de amianto al Cuadro de Enfermedades Profesionales. En la actualidad se está estudiando la incorporación del cáncer de pulmón por exposición a sílice cristalina.

Caso del Amianto, ¿en qué situación nos encontramos?

En el caso del Amianto, nos encontramos con que aún son pocos los casos que se declaran. Según los datos publicados por el Observatorio de Contingencias Profesionales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, de las 36 enfermedades clasificadas como cancerígenas, del Grupo 6, el 67% fueron causadas por el amianto, concretamente 24. Desde UGT venimos denuciando desde hace tiempo la infranotificación, en general, de todas las enfermedades profesionales, y particularmente del amianto. Según la Unión Europea de aquí a 2030 medio millón de personas morirán en Europa por cánceres ocasionados por exposiciones al amianto, y España no va ser una excepción.

Desde la aprobación del amianto en los primeros años de la década del año 2000, UGT siempre ha estado al lado de los trabajadores y trabajadoras víctimas de este silencioso y letal contaminante, proponiendo constantes iniciativas para conseguir una solución negociada y coordinada entre empresas y administraciones públicas. Siempre hemos abogado por la creación de un Fondo Social, destinado a compensar el sufrimiento de los trabajadores y trabajadoras afectados por las enfermedades derivadas del amianto, así como de sus familiares, y, a la vez, dar un reconocimiento público a su sufrimiento.

Creemos que el Estado español actuó tarde si lo comparamos con otros países de la Unión Europea, ya que hasta el año 2002 no prohibió el amianto, tanto su comercialización como la producción. En otros países de nuestro entorno, las medidas se empezaron a adoptar en los años sesenta, por lo que consideramos al Estado como responsable último por no haber actuado bajo el principio de cautela, como lo hizo Suecia por ejemplo, y esperar a la evidencia científica obligado por las Directivas Europeas.

Este Fondo Social gestionaría las indemnizaciones a trabajadores enfermos, ayudas para la financiación de los costes judiciales de reclamación a empresas incumplidoras, ayudas de asistencia domiciliaria a enfermos y familiares, etc. También proponemos la creación de un Instituto Oficial para Víctimas del Amianto, para la gestión de todos estos aspectos.

En la actualidad existen diversas iniciativas parlamentarias, algunas Proposiciones de Ley. Creemos que tal y como está hoy configurado el arco parlamentario, es posible que puedan prosperar estas iniciativas y que finalmente se cree ese Fondo de Compensación de las víctima del amianto.

¿Qué diferente tratamiento tiene un trabajador si se le reconoce como enfermedad común o profesional? (Coste, medicinas, etc.).

La diferencia viene determinada por la contingencia de la que derive la enfermedad:

Contingencia profesional (tiene un origen laboral). Puede ser clasificada como enfermedad profesional (si está incluida en el cuadro de enfermedades profesionales) o como accidente de trabajo (si la enfermedad tiene un origen laboral, pero no está incluida en el cuadro de enfermedades profesionales, por ejemplo, una enfermedad mental).

Contingencia Común (no tiene un origen laboral) sería cualquier enfermedad común o accidente no laboral.

Existe diferencia de cuantía:

Enfermedad común o accidente no laboral:

   - 60% de la Base Reguladora (Base cotización de Contingencia Comunes) entre el cuarto y el vigésimo día.

   - 75% a partir del vigésimo primer día.

Enfermedad profesional y accidente de trabajo:

   75% de la B.R. (Base de cotización de Contingencias Profesionales) desde el día siguiente al de la baja.

Diferencias de Derechos:

En la incapacidad temporal derivada de una contingencia profesional, cuando durante la incapacidad finalice el contrato y el trabajador pase a la situación de desempleo, el tiempo en el que permanezca en la situación de incapacidad temporal no se procederá a descontar del período de percepción del subsidio de desempleo. En la incapacidad temporal derivada de una contingencia común, sí.

La prestación sanitaria también es distinta, ya que en caso de contingencia profesional la cobertura es del 100%, mientras que por contingencia común la cobertura será la que preste el Sistema Nacional de Salud (diferencias sobre todo en prestaciones farmacéuticas).

Existe otra diferencia que no tiene que ver directamente con el trabajador, pero que le afecta igualmente. Los accidentes de trabajo graves o mortales son investigados por la Inspección de Trabajo y los empresarios sancionados cuando se determine responsabilidad en los mismos. De esta manera se puede determinar su causa y poner las medidas preventivas correspondientes para que no vuelvan a producirse. Cuando se determina una contingencia común no existe investigación ni medidas preventivas.

¿Qué están diciendo los organismos internacionales al respecto, en concreto la Unión Europea?

Las iniciativas que se están produciendo respecto a las enfermedades profesionales están relacionadas con la mejora de las Fuentes de Información y los Sistemas de Información. Desde el pasado año se están revisando también los valores límite de exposición a sustancias cancerígenas, lo que sin duda mejorará la prevención de este tipo de enfermedades. En el caso de España, estos valores límites ya estaban recogidos en el Listado que publica cada año.

¿Costes en España derivados de las enfermedades profesionales?

Se estima que las Enfermedades Mentales de origen laboral podrían tener un coste entre 545 y 810 millones de euros, excluidas de este cálculo las prestaciones económicas por incapacidad temporal
No conocemos ningún estudio que establezca de manera rigurosa este tipo de coste. Actualmente está en proceso de aprobación del segundo Plan de Acción de la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020, en el que se incluirá un estudio de los costes de la no prevención en los que se podrá determinar este coste.

Por parte de UGT, hemos realizado dos estudios sobre costes, en colaboración con distintas universidades españolas, relacionados con las Enfermedades Mentales y con el cáncer laboral. Las conclusiones de los mismos son que las siguientes: se estima que las Enfermedades Mentales de origen laboral podrían tener un coste entre 545 y 810 millones de euros, excluidas de este cálculo las prestaciones económicas por incapacidad temporal. De este coste, el 50% sería asumido por los propios trabajadores en forma de cuidados informales, el 18,6% por los Sistemas Públicos de Salud de las CC.AA. al ser gestionados como contingencias comunes y el 31,4% por los empresarios por pérdida de jornadas de trabajo. Respecto al cáncer laboral, hemos realizado un estudio sobre el coste de las prestaciones sanitarias por los Servicios Públicos de Salud, ya que igualmente son gestionados como contingencias comunes, estimándose un sobrecoste para los mismos de 158 millones de euros.

¿Está prevista alguna iniciativa parlamentaria al respecto?

Existe una Proposición de Ley de creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto presentada el pasado 21 de marzo de 2017. Existen también diferentes iniciativas para la retirada de esta sustancia de los centros educativos.

http://www.nuevatribuna.es/articulo/economia-social/ue-estima-aqui-2030-medio-millon-personas-moriran-exposicion-amianto/20170501112450139335.html







 
Condenada una empresa por la muerte de un trabajador derivada de la exposición al amianto
Falleció en 2012 por un cáncer de pulmón

El Juzgado de lo Social número 1 de Cáceres ha condenado a Cofivacasa, heredera de Acenor, a pagar un recargo del 30 % en todas las prestaciones de la Seguridad Social a la viuda de un trabajador que falleció en 2012 por un cáncer de pulmón derivado de su exposición al amianto.

El Juzgado, en la sentencia a la que ha tenido acceso Efe, señala que la empresa entre 1982 y 1992 "omitió hacer controles eficaces de la concentración de fibras de amianto en el ambiente y omitió dotar al luego finado de medios de protección eficaces contra ese producto".

El trabajador extremeño falleció el 7 de marzo de 2012 víctima de un padecimiento calificado como "enfermedad profesional" por resolución firme del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de fecha de 22 de septiembre de 2015.

En concreto, su muerte imputable a un cáncer de pulmón "vino provocada por la exposición al amianto", siendo el diagnóstico y catalogación concretos los de "neoplasia maligna de bronquio y pulmón".

La víctima comenzó a trabajar en 1970 para la desaparecida Forjas Alavesas SA, que tras una fusión por absorción se convirtió en Acenor SA y que a día de hoy y como responsable en este asunto es Cofivacasa, para la cual estuvo trabajando el fallecido hasta 1992.

Desde febrero de 1970 hasta el 30 de octubre de 1992, el finado desempeñó su labor en distintos puestos como laminación, plaquista y finalmente como gruista.

Durante su desempeño profesional, causó baja médica por tener problemas físicos que se imputaba a "envenenamiento por plomo", momento en el que le ofrecieron un cambio de puesto en la acería y acabó su etapa en la empresa como gruista.

La sentencia ha sido confirmada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. EFE . 7 agosto 2017

http://www.hoy.es/extremadura/condenada-empresa-muerte-20170807134142-nt.html







Piden que se retire el fibrocemento de los colegios durante las vacaciones
La Plataforma Fibrociment no, gràcies recuerda a la Generalitat que se comprometió a que se retirara de los colegios dentro de esta legislatura

La Plataforma Fibrociment no, Gràcies pide que se aproveche el verano para la retirada del amianto de los colegios que aún tienen en sus instalaciones este peligroso material. y le recuerdan a la Generalitat que se comprometió a que se retirara el fibrocemento de todos los colegios dentro de esta legislatura.
La Plataforma Fibrociment no, Gràcies está formada por CCOO, FAMPA Valencia , la Asociación de Víctimas del Amianto de Valencia y otras entidades vecinales y sociales. Su portavoz, Pau Díaz, explica que el verano es la época perfecta para llevar a cabo estas reformas para retirar un material que tiene muchos riesgos para la salud.

De hecho, se están llevando a cabo la sobras en algunos centros, como el Ribalta de Algemesí, o el Blasco Ibáñez de Valencia. Pero, según los cálculos de la Plataforma, todavía haya 150 colegios en la Comunitat que están afectados. Por eso piden a la Conselleria de Educación que se dé prisa, recuerdan que se comprometió a tener todos los colegios libres de amianto en esta legislatura. 6/8


http://cadenaser.com/emisora/2017/08/06/radio_valencia/1502011273_135158.html




Investigan a una constructora por no proteger a sus trabajadores frente al amianto.
En la investigación se comprobó que esa planta no estaba autorizada para su gestión.

Efectivos del Seprona de la Guardia Civil investigan a los responsables de una empresa de construcción de León por no haber establecido ningún procedimiento, ni seguir las disposiciones mínimas de seguridad y salud previstas para sus trabajadores por exposición al amianto. Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno de León, en la investigación que se inició en la planta de residuos de construcción y demolición, se detectaron placas fragmentadas de fibrocemento junto con residuos de construcción, y se comprobó que esa planta no estaba autorizada para la gestión de ese tipo de residuos.

En la inspección a las obras se observó que existían numerosas placas de uralita ya retiradas así como fragmentos y trozos por el suelo, y comprobaron que los trabajadores que se encontraban allí no poseían las medidas de protección individuales exigibles para la manipulación de este tipo de residuo peligroso. Tras inspeccionar la documentación y autorizaciones de la obra se comprobó que ni el estudio básico de seguridad y salud, ni en el plan de seguridad y de salud de la obra se reflejó la presencia de fibrocemento, ni se contemplaban los riesgos de los trabajos y medidas de seguridad apropiadas.

El fibrocemento que se utilizaba antiguamente para tuberías y tejados, contiene fibras de amianto mezcladas con cemento, las cuales son susceptibles de liberarse por una manipulación incorrecta, aumentando el riesgo cuando han sido expuestas por largo tiempo a la acción de los agentes atmosféricos ya que la hacen más friable.

Para evitar los riesgos de exposición de amianto a los trabajadores, deben de hacer uso entre otros, de guantes, de mascarillas auto-filtrantes, utilizar monos de trabajo con capucha desechables, las placas de fibrocemento deben impregnarse con un líquido encapsulante para evitar la emisión de fibras de amianto por el movimiento o rotura accidental, deberían utilizar herramientas adecuadas para el desmantelamiento que eviten la emisión de partículas, aspirado de la zona de trabajo, y posteriormente las placas para evitar su rotura se depositarán sobre palets, que se plastificará y señalizará como amianto.

Los obreros tenían falta de información de la presencia de amianto y desconocían que debía llevar un tratamiento diferenciado. También se investigó la procedencia de estos residuos, averiguando que proceden de la rehabilitación de unos edificios ubicados en el centro de la capital. Las diligencias instruidas, han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de León. ( 2/8 )

http://www.lanuevacronica.com/investigan-a-una-constructora-por-no-proteger-a-sus-trabajadores-frente-al-amianto





Sin un fondo para víctimas del amianto muchas empresas lo van a pasar mal”
Jesús Uzkudun, una de las voces más autorizadas en la lucha contra el amianto, pide apoyo empresarial para que el Congreso active en otoño un fondo para indemnizaciones

Jesús Uzkudun, portavoz de Asivamie y experto en Amianto.
DONOSTIA - El portavoz de la asociación de víctimas del amianto Asviamie, ya jubilado, continúa la pelea que inició como responsable de salud laboral de CCOO-Euskadi. Y es que las cifras de afectados por el amianto van a seguir aumentando en los próximos años, advierte el hernaniarra Jesús Uzkudun, que reclama más implicación de toda la sociedad.

Asviamie registró 29 fallecimientos a causa del amianto el año pasado. ¿Están aumentando los casos?

-Son los casos que contamos nosotros pero hay muchos más. Es verdad que el hecho de que tengamos éxito en el reconocimiento y en la compensación del daño a la gente le anima a venir a la asociación. Pero las cifras reales son mucho más altas. No tenemos registrados ni al 20% o como mucho el 30% de los casos existentes.

Hablaríamos entonces de unos cien fallecidos al año por amianto.

-Hay datos de Osalan que indican que hay más de cien fallecimientos. Hace poco, un estudio del Ayuntamiento de Donostia sacó a la luz, en el vertedero de Altza, un montón de casos de mesiotelioma de los que nosotros no teníamos conocimiento. Hay casos en los que Osakidetza no comunica sospecha y que si la gente no recurre pues quedan ocultos.

Teniendo en cuenta que desde la exposición se tarda unos 25 o 30 años en desarrollar la enfermedad, ¿estamos ahora en el pico de incidencia o lo peor está aún por venir?

-No hemos visto lo peor. En los próximos diez años van a seguir aumentando los casos. En 2008 en Alemania se reconocieron 1.769 cánceres profesionales por amianto y en Francia 1.625. En España solo 62. Está claro que no tenemos condiciones de trabajo mejores que en Alemania.

¿Se está ocultando la magnitud del problema?

-Uno por otro, la casa sin barrer. Hay médicos que dicen a la familia que inicien los trámites para reclamar porque la enfermedad es por el amianto, pero no todos. Y eso que por ley todos los médicos de Osakidetza están obligados a comunicar sospecha, con lo que se activa automáticamente el protocolo de enfermedad profesional. A veces lo hacen solo con el mesotelioma, cuando hay tantos casos o más de cáncer de pulmón. Echan muy rápido la culpa al tabaco. Luego, en la prensa salen las sentencias donde se pilla a una empresa y se le saca la indemnización, pero hay enfermos que han estado en pequeñas empresas que no pueden reclamar a nadie.

¿Queda amianto en las empresas vascas?

-Sí. En el Ayuntamiento y las escuelas de Llodio, por ejemplo, que lo están quitando ahora. Aquí en Hernani, en una empresa que repara motores eléctricos el delegado denunció porque el amianto estaba dispersado por el taller y lo intentaron despedir. Hay mucho amianto, es así. Se habla de las uralitas, pero hay amianto instalado en zonas aislantes, en tuberías... El riesgo está ahí. Por eso pedimos que se haga un inventario de amianto y que se contemple esto en serio en la prevención. El Consejo Económico y Social (CES) europeo ha planteado la necesidad de erradicar todo el amianto para 2032 y no se están tomando medidas.

¿De quién es la responsabilidad?

-De todos. En una obra de Lasarte, por ejemplo, machacaron un tejado de uralita y lo dejaron junto al resto de residuos. Eso sucede. Ahí deben actuar Osalan y la Inspección, porque hay trabajadores expuestos, y también Medio Ambiente, que no pone interés en esto. Luego está la ciudadanía y los sindicatos, que ven eso y no denuncian. Hay tarea para todos, creo que los sindicatos deberían implicarse un poco más.

¿Falta sensibilizar a la sociedad del riesgo del amianto?

-Bueno, vamos dando pasos. Durante años me han llamado chalado y ahora se empieza a ver que esto es grave. Pero falta sensibilización sí. Como los residuos de amianto que han aparecido en Altza hay mil casos, porque las empresas han estado vertiendo amianto en cualquier esquina.

Existe un listado de personas que han trabajado con amianto. ¿Es suficiente la vigilancia que hace Osakidetza con ellas? (31/7

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2017/07/31/economia/sin-un-fondo-para-victimas-del-amianto-muchas-empresas-lo-van-a-pasar-mal







El TSJPV reconoce el origen profesional de un cáncer pulmonar que fue mortal

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha reconocido que el cáncer pulmonar que en 2014 causó la muerte de una trabajador de 58 años tuvo un origen profesional derivado de su exposición al amianto.

El alto tribunal vasco ha desestimado el recurso que Atusa Empresarial había interpuesto contra la sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Vitoria, que ratificaba la resolución del Instituto Vasco de la Seguridad Social (INSS) sobre el origen profesional de este cáncer.

El operario había trabajado en este empresa entre 1973 y 2010. Después perdió su empleo y posteriormente trabajó en Correos en diferentes periodos.

El 2014 le diagnosticaron una neoplasia pulmonar "por exposición al asbesto" y falleció un mes más tarde, según ha informado en una nota la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie).

Durante su tiempo en Atusa trabajó en contacto con el amianto, según concluyeron los informes de Osalan e Inspección de Trabajo. El INSS reconoció el origen profesional de la enfermedad, pero la empresa recurrió esta decisión ante el Juzgado de lo Social número 2 de Vitoria.

Este órgano judicial rechazó los argumentos de la empresa, por lo que ésta presentó un nuevo recurso ante el TSJPV, que los ha vuelto a desestimar.

Asviamie ha expresado su satisfacción por este fallo, ha pedido a "las empresas infractoras que abandonen la inútil vía de los recursos judiciales, que sólo generan gastos y sufrimiento" y ha reclamado la "urgente" puesta en marcha del Fondo de Compensación para las víctimas del amianto.
11-07-2017 / EFE

http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=2549542







Cerca de 300 personas mueren al año en España a causa de un cáncer por amianto

El cribado de cáncer de pulmón en personas expuestas al asbesto, un carginógeno reconocido por la OMS y prohibido en España desde 2002, mejoraría la detección precoz.

Asbesto o amianto es el término utilizado para nombrar un conjunto de silicatos minerales que suelen romperse en fibras. Su uso ha comportado la aparición de numerosas enfermedades, especialmente pleuropulmonares, caracterizadas por una prolongada latencia. El material es, además, un carcinógeno reconocido por la OMS desde 1987 y en España está prohibido desde 2002. “La publicación de la tercera edición del protocolo de vigilancia sanitaria específica del amianto, junto con la aparición de nuevas técnicas diagnósticos, nos motivó a promover la elaboración de una normativa que revisase aspectos clínicos, radiológicos y funcionales de las diferentes enfermedades relacionadas con el mismo. Y también que estableciese recomendaciones para el diagnóstico y el seguimiento de los pacientes expuestos”, explica Carmen Diego Roza, neumóloga y miembro del Área de Enfermedades Respiratorias de Origen Ocupacional de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

El resultado de dicha revisión acaba de publicarse bajo el título Recomendaciones sobre el diagnóstico y el manejo de la patología pleural y pulmonar por asbesto, con el número 72 de la colección Normativas SEPAR. El trabajo se ha presentado en el 50º Congreso SEPAR. La normativa hace una llamada a considerar el cribado de cáncer de pulmón entre los trabajadores expuestos al amianto, por lo que se requiere un estudio amplio y aleatorizado que permita establecer unas recomendaciones consistentes basadas en evidencia científica de alta calidad. El cribado de cáncer de pulmón en trabajadores expuestos al asbesto podría ser efectivo para detectar cáncer de pulmón asintomático, en estados precoces, con lo que se podría reducir su mortalidad.

El desarrollo de enfermedad pulmonar tras exposición al asbesto depende de la intensidad de la exposición y del tamaño y características de las fibras que lo componen. Una vez en los alveolos, las fibras interactúan con células del sistema inmunitario y alteran su función. La interacción con las células natural killer altera su función citotóxica y permite que las células tumorales puedan escapar al control del sistema inmunitario. “Otros autores han detectado además”, explica la doctora, “la capacidad de las fibras de asbesto para producir un daño directo en el ADN de las células inmunocompetentes relacionadas con la defensa antitumoral.

El amianto pues, está asociado a la aparición de enfermedades malignas. La exposición a asbesto constituye un factor de riesgo bien establecido para desarrollar cáncer de pulmón. En un reciente estudio en trabajadores de aislamientos, el asbesto aumentó el riesgo de cáncer de pulmón. La coincidencia de tabaquismo y exposición a asbesto supuso un riesgo aditivo, y si además existía asbestosis, el efecto fue supraaditivo. La mayoría de los estudios se centran, así, en dos hipótesis: una considera el efecto de la combinación de exposición a asbesto aditivo al tabaquismo, y la otra, multiplicativo.

La incidencia del mesotelioma pleural, otro tumor maligno, aumenta con una mayor exposición al amianto. Solo en cinco años, los que transcurrieron entre 2007 y 2011, el ministerio de Sanidad registró en España 1.297 muertes producidas por mesotelioma pleural, causado en el 98% de los casos por la exposición al asbesto. Todas las fibras de asbesto se han asociado a este tumor que se caracteriza por un tiempo de latencia muy prolongado, de más de 20 años, pero que puede llegar a ser de más de 50.

En España, la mortalidad por mesotelioma pleural ha aumentado hasta la década actual, y se prevé que sigan produciéndose muertes por contacto laboral al menos hasta 2040. La publicación científica OMC Cáncer pronostica que entre 2016 y 2020 fallecerán en España 1.319 personas por mesoteliomas pleurales, a un ritmo de 264 personas al año. La exposición al amianto también se ha relacionado con un mayor riesgo de aparición de tumores malignos en otras localizaciones como laringe , ovario, faringe, esófago, estómago, colon y recto.

Se conocen más de 3.000 aplicaciones diferentes del asbesto en múltiples sectores industriales: construcción, automoción, aeronáutica, naval, farmacéutico, textil, ferroviario, nuclear, etc. Incluso aparece en productos de amplio consumo, como juguetes, tostadoras, secadores o artículos de fumador. Esta disparidad de presentaciones dificulta a menudo su identificación como un material usado por el trabajador cuando se recoge su historia laboral. En la actualidad, después de su prohibición, el riesgo de exposición laboral a asbesto persiste para los trabajadores implicados en labores de demolición, mantenimiento, reparación y transporte de estructuras que contengan asbesto previamente instalado. Un estudio publicado en la revista Industrial Health constata que las arcas públicas españolas sufragaron entre 2004 y 2011, 464 millones de euros para tratar tumores relacionados con el amianto.

“La legislación española indica que cuando una enfermedad es consecuencia de la exposición laboral al amianto”, recuerda Diego, “debe ser notificada obligatoriamente como sospecha de enfermedad profesional por parte de cualquier médico del Sistema Nacional de Salud”. También establece que las empresas deben facilitar información, lo que ha dado lugar al establecimiento, en cada comunidad autónoma, de listados de las empresas en las que se ha empleado amianto. En este marco, las comunidades autónomas han establecido sus programas de prevención laboral y asistencia a la población expuesta.

La atribución de una enfermedad al asbesto tiene un significado diagnóstico que influye en su control posterior y que además puede tener efectos legales y económicos, ya que el mesotelioma, la asbestosis, el cáncer de pulmón, el cáncer de laringe y la fibrosis pleural acompañada de restricción ventilatoria son reconocidos como enfermedades profesionales, y en muchos casos otorgan el derecho a recibir una indemnización.

http://consalud.es/pacientes/cerca-de-300-personas-mueren-al-ano-en-espana-a-causa-de-un-cancer-por-amianto-37837





Fallece de cáncer a los 58 años por los abrazos que dio a su padre cuando era una niña

Una mujer británica ha fallecido de un cáncer que podría haber sido provocado por los abrazos que dio durante su infancia a su padre, un instalador de tuberías que jugaba con ella cuando regresaba a casa vestido con su uniforme de trabajo, que había estado expuesto al amianto, según inform{o el portal de Derbytelegraph.co.uk

Susan MacGregor fue diagnosticada en septiembre de 2015 de un mesotelioma, un tipo de cáncer que afecta al revestimiento de los pulmones y que está vinculado con la exposición a este mineral. 14 meses después falleció a los 58 años de edad. Tenía tres hijos.

"Los niños están totalmente desolados, han perdido a su madre, han perdido a una amiga, los nietos han perdido a su abuela y yo he perdido a mi mujer", ha declarado Dave MacGregor, marido de la fallecida, al diario 'Derby Telegraph'.

Susan, a quien le gustaba caminar, sintió que algo no iba bien cuando un día, después de hacer ejercicio, vio que apenas podía respirar. Fue trasladada al hospital, donde las pruebas médicas determinaron que tenía este tipo de cáncer, mortal en casi el 70% de los casos que se detectan anualmente.

Su familia no tiene derecho a una indemnización

La mujer comenzó entonces un duro tratamiento de quimioterapia y se sometió a una operación para quitarle una parte del tejido afectado de su pecho. Pero el tratamiento no dio los resultados que el matrimonio esperaba.

La investigación realizada por un forense determinó que la causa más probable de su fallecimiento era el amianto al que probablemente se expuso a través del mono de trabajo de su padre. "Solo se necesita que una pequeña partícula se instale en el lugar adecuado, y 40 o 50 años después te diagnostican esta terrible enfermedad", explicó Dave.

Ahora, su marido está indignado con el Gobierno por permitir que el amianto se utilice en la construcción de edificios. Sin embargo, su familia no puede recibir una indemnización, ya que los abogados han sido incapaces de vincular que la pasada exposición al amianto de Susan se debió al oficio concreto de su padre. "El dinero no puede devolverme a mi mujer", añade el marido de la fallecida. (9 julio2017)

http://www.ecuavisa.com/articulo/noticias/internacionales/295431-fallece-cancer-58-anos-abrazos-que-dio-su-padre-cuando-era





La familia de un fallecido por inhalar amianto será indemnizada con 154.000 euros
A consecuencia de la inhalación de amianto procedente de las zapatas de freno de los vehículos que reparaba en su puesto de trabajo

Un juzgado donostiarra ha condenado a las empresas Artikutza e Irovisa a indemnizar con 154.000 euros a la familia de un trabajador fallecido en 2015 a consecuencia de la inhalación de amianto procedente de las zapatas de freno de los vehículos que reparaba en su puesto de trabajo

DONOSTIA. Según informa en una nota la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie), la resolución emitida por el Juzgado de lo Social número 5 de Donostia ha condenado a estas compañías a abonar la citada cantidad a la viuda e hijos de Jesús María J.R., muerto a consecuencia de un adenocarcinoma pulmonar, derivado de la exposición laboral al amianto, "con ausencia total de medidas preventivas" durante su trabajo como mecánico de coches.

Asviamie recuerda en su comunicado que estas empresas "en ningún momento informaron del riesgo a los trabajadores" y "tampoco se les dotó de protección respiratoria".

Esta asociación considera que "ha llegado la hora de que las empresas y las asociaciones patronales se impliquen, presionando a los gobiernos sobre la urgente creación de un Fondo de Compensación para las víctimas del amianto, cuyo debate y trámite Parlamentario se iniciará tras las vacaciones". (3 julio)





Amianto: Una epidemia oculta e impune.
Paco Puche. Ediciones La Catarata, 2017

 - Galileo. Y yo le digo: quién no conoce la verdad, es solo un zoquete. Pero quién la conoce y le llama mentira, ¡es un criminal! ¡Salga de mi casa! Bertolt Brecht. Vida de  Galileo. 
"Los perjudicados del amianto tenemos por desgracia un vínculo que nos une y que está presente en nuestra vida para siempre” (Hija de una víctima de Uralita)


 La presentación de este libro hecha por su autor no entra en valorarlo, obviamente, sino que se limita a compendiar las principales ideas y propuestas que en el mismo se hacen. Por eso no tiene notas ni bibliografía, que se remiten al propio libro. Pasamos así de las 150 páginas del libro a las quince de esta presentación en la que hemos intercalado muchas imágenes. ***

Cuando se habla de amianto siempre hay que preguntarse si la gente sabe de qué estamos hablando. No exagero, un juez que celebraba un juicio de un afectado por el mineral preguntó cómo era eso del amianto; y en la calle, cuando hablamos del asunto, la gente solo responde si les decimos que se trata de las “uralitas”. Ni que decir tiene que el término asbesto es completamente desconocido. 

Primera característica del tema: se ha logrado ocultar su existencia y, luego veremos, su letalidad. Por eso el libro se subtitula como “una epidemia oculta”. Y, efectivamente, es una epidemia, es decir un mal importante que se propaga en el espacio y en el tiempo.

Un punto de partida que no debe dejar lugar a dudas

El amianto no es un problema el pasado porque esté prohibido en este país, ni es un asunto menor. Todo lo contrario: es una cuestión del pasado, del presente y del futuro y es una masacre que bien puede calificarse de epidemia y de genocidio, aún no concluido.

Solo algunos datos nos ayudarán a situarnos:
- En España, entre los ya fallecidos y los que se espera que mueren hasta 2050, hablamos de una horquilla de entre 67.229 y 106.000 personas. (Método Virta y coeficientes de Takala)
- En el mundo, entre los ya fallecidos y los que se espera que mueren hasta 2040, hablamos de una horquilla de entre 5 y 10 millones de personas.
- El fiscal que ha juzgado a unos de los grandes magnates del sector ha dicho lo siguiente, que es recogido en la Stampa de Turin el pasado 1 de julio de 2014 - Según dice la IARC (de la OMS), en 1977 “en los seres humanos, la exposición ocupacional a todos los tipos de amianto se ha traducido en una alta incidencia de cáncer de pulmón y mesoteliomas (…) además la población en general también puede estar expuesta a fibras de amianto en el aire, bebidas, agua potable, alimentos, etc. En la actualidad, no es posible determinar si hay un nivel de exposición en los seres humanos por debajo del cual un aumento del riesgo de cáncer no se produciría” . El daño infligido es tan inmenso, la telaraña global es tan atrapadora y el inquietante octavo pasajero es tan omnipresente, que estamos ante un problema de salud pública de primer orden. 

Unas metáforas que describen la cuestión del amianto

El amianto es un material procedente de la naturaleza de unos determinados tipos de rocas (asbestósicas se llaman), formado de silicatos de hierro y magnesio, que cristalizan en forma de fibras compactadas, con la propiedad de fraccionarse en fibrillas de milésimas de milímetro (micas), que son las que al inhalarse sobre todo y al ingerirse dan lugar a muchos tipos de enfermedades, algunas especialmente graves. El amianto se ha usado desde tiempos inmemoriales como aislante y material ignífugo, tal como sale de la minería. Pero es en 1900 cuando se descubren sus altas prestaciones como material compuesto de uso, especialmente, en la construcción. Es la aparición del fibrocemento, amianto con cemento. Es el material en el que se ha usado más prolíficamente el amianto natural; hasta el 70% de todo el consumido en el siglo XX. Sus usos nos son muy familiares: tejados ondulados, depósitos, tuberías, jardineras, aislantes, zapatas de frenos, revestimientos de trenes y barcos … y así hasta en tres mil uso distintos. Con esa proliferación de usos, utilizándose durante casi todo el siglo XX por todo el mundo, y en una cantidad superior a las 170 millones de toneladas, su presencia fuera de las montañas que lo contienen, es como la de una Telaraña Global que nos envuelve a todos-as. Esta es una de las metáforas que definen bien la problemática de este material. Al final del siglo XX se empieza a prohibir el uso del amianto en muchos países europeos y al día de hoy esta son 58 países en los que no se permite su uso, ni extracción ni importación. Pero en el resto sigue permitido y aunque la producción ha bajado a la mitad del siglo pasado, cada año más dos millones de toneladas se extraen de la corteza terrestre y se instalan en hogares, fábricas y vehículos. Y en los que está prohibido sigue la mayor parte de él en los lugares de uso o en vertederos mal controlados. De ahí, que o bien `por su permisión o bien como las consecuencias de su instalación, la telaraña global nos sigue atrapando. No hay casi nade que no pueda identificar a simple vista restos del uso del amianto. El amianto nos viene acompañando desde hace más de cien años, y como Alien, el Octavo Pasajero, es letal. Y, lo que es peor, está en lugares que deberían inquietarnos como es el caso de muchos Colegios, donde los niños-as más vulnerables al amianto están expuestos durante muchas horas y muchos años. También usamos el mito de Némesis, esa diosa griega que castigaba los excesos humanos. En el caso del amianto la venganza de la diosa consiste en que decir mesotelioma (cáncer de pleura) es decir en el 95% de los casos por exposición al 4 asbesto y solo por ello. Lo mismo con la asbestosis. Y no hay elementos coadyuvantes. Por lo que a la persona que le diagnostica un mesotelioma se puede saber que es por exposición al amianto. Eso justamente ocurrió con el filósofo Jesús Mosterin. En un artículo que apareció en el País el pasado marzo de 2015, explicaba que en una revisión de prevención le encontraron un mesotelioma, y se preguntaba: “¿Cuándo estuve yo en contacto con amianto? Hace seis décadas, durante dos veranos que pasé en Begoña, junto a nuestra casa había una modesta fábrica de amianto, que producía material aislante e ignífugo. Por sus puertas siempre abiertas entrábamos los chavales de vez en cuando a jugar. Además, pasé el curso 1992-1993 en el Departamento de Lingüística y Filosofía del MIT (junto a Boston), ubicado en un destartalado barracón cuyas paredes estaban rellenas de amianto”. Con este caso se puede apreciar que estuvo expuesto a dosis mínimas que no le impidieron a los 60 años contraer un mesotelioma.

La trama del amianto: la conspiración del silencio.

La letalidad el amianto se sabía desde el siglo XIX, aunque no en toda su extensión. La primera alerta temprana clara y verosímil acerca del amianto se produjo en 1898, según la Agencia Europea de Medio Ambiente. (AEMA, 2002) Los demás hitos del conocimiento epidemiológico de su carácter mórbido son los siguientes: 1955. Richard Doll (RU) descubre la relación del amianto y el cáncer de pulmón. 1960, Wagner y su equipo descubren en Sudáfrica la relación entre amianto y mesotelioma y la afección familiar del amianto. 1965 Selikoff (EEUU) descubre definitivamente la relación amianto y mesotelioma y da la voz de alarma. 1977. la IARC califica el amianto como potente cancerígeno en todas sus formas y tamaños. Y es hasta la década de los ochenta y noventa del pasado siglo que no comienzan los países europeos a prohibirlo en sus estados. Al día de hoy solo está prohibido en 58 países y permitido en el resto que suponen más del 70% de la humanidad. ¿A qué se deben esos más de 50 años de atraso respecto a las evidencias de su letalidad? Aquí sí, a una conspiración de silencio verificada. Veamoslo: La patente del fibrocemento, descubierta en 1900 por el austríaco Hatschek, solo se facilita a una empresa por país y esto da lugar a un cartel organizado en 1929 por las pocas empresas europeas que tienen esa patente. Es el SAIAC (Internacional de Amianto-Cemento SA), un cartel que reúne al grupo Eternit (suizo-belga-francés), Turner and Newall (RU) y a Roviralta y Cia (española), que durante la mayor parte el siglo XX acuerdan precios, control de mercados y control de la información, especialmente la de la letalidad del mineral. El resultado es que enriquece esplendorosamente a los suizos, a los belgas y a los españoles y mantiene durante más de 60 años una eficaz conspiración del silencio, fruto de la cual hasta la década de los 80 no se empieza a prohibir en algunos países y de resultas de estos atrasos los expuestos al polvo mortal se acrecientan hasta cifras de masacre. Sin este silencio bien pagado los muertos, enfermos y los días de vida perdidos hubiesen sido mucho menores. Como dice la fiscal, el objetivo final de este cártel era diseñar “actividades orientadas a alcanzar un propósito específico, que es conseguir las máximas ganancias siguiendo diferentes caminos, pero bajo la estrecha supervisión de una sola dirección” Esto ha sido corroborado en varios juicios celebrados contra algunos los responsables, pero especialmente en el juicio de Turín que tuvo lugar entre 2009 y 2014. De este proceso se desprende que los responsables el cártel, capitaneado por la familia suiza Schmidheiny, hicieron todo lo posible por ocultar la tragedia que se estaba cerniendo sobre los trabajadores el amianto, a través del testimonio de una fiscal del caso, Sara Panelli, reflejado en su libro El Gran Proceso, de ediciones del Genal, 2017 El juez Ogé, que presidía la instancia de apelación del juicio de Turín hizo la siguiente comparación que recogía la prensa de la época (La Stampa de Turín)

Según el juez, el plan de Madagascar, que en su momento había elogiado Hitler, sirvió para cumplir un propósito: ocultar las verdaderas intenciones de exterminar a los judíos, que fue lo que se terminó discutiendo en la conferencia de Wannsee en 1942. Lo comparó con conferencia de Neuss, celebrada en esta ciudad del 28 al 30 de junio de 1976, recién incorporado Stephan Schmidheiny a la responsabilidad plena de Eternit. En ella él les dio información detallada y completa sobre los riesgos del amianto y les advirtió: ‘Ahora absolutamente no debemos permitir que cunda el pánico de ninguna manera’. Estos tres días fueron cruciales para los directores técnicos, quienes se sorprendieron. ‘¡Pero lo mismo no debe suceder con los trabajadores!’.” Esto hizo decir a los fiscales y al juez que el delito por el que se le juzgaba era intencionado (la muerte de cerca de 3000 personas solo en Italia). Sigo. ¿Qué pruebas son esas que lo responsabilizan de los cerca de 3000 crímenes sobre las familias que habían trabajado en sus fábricas italianas o alrededor de ellas? La fiscal Panelli relata en su libro que hablamos de testimonios, conferencias, documentos políticos, correspondencia privada, informes técnicos y decisiones relacionadas con la gestión de las fábricas italianas durante y después de la quiebra, 6 aparecidos en el juicio, que de manera inequívoca queda establecida la responsabilidad criminal con carácter intencionado de Schmidheiny. Por ejemplo, después de vender sus fábricas en Sudáfrica en 1992, Stephan Schmidheiny dejó este legado: “Dos terceras partes de los tejados ondulados que hay en Soweto provienen de Everite (fábrica de los Schmidheiny). Muchas de ellas tienen más de cuarenta años y se encuentran en muy mal estado, pero sus habitantes no saben que la manipulación de esos tejados supone un riesgo para ellos […]. Se han detectado unos índices de amianto diez veces por encima de lo que permite la ley”, según cuenta la investigadora suiza Maria Roselli.

De qué orden de magnitud cuantitativa y cualitativa en el mundo hablamos.

Ya lo hemos adelantado: en torno a 100.000 muertes en España y entre 5 y 10 millones en el mundo, solo por el amianto consumido en el siglo XX, y sin contar las muertes por el amianto instalado a lo largo de todo ese tiempo. Ni contar muchos padecimientos físicos y morales de los afectados y de sus familias, ni los días de vida perdidos de esa masa de víctimas, que se cuenta por millones. Tenemos cálculos que desglosan por países y durante todo el siglo XX lo que significa para ellos esta masacre. Dice la OMS (2010) que según los cómputos más recientes “la exposición laboral causa más de 107 000 muertes anuales por cáncer de pulmón relacionado con el asbesto, mesotelioma y asbestosis. Se calcula que un tercio de las muertes por cáncer de origen laboral son causadas por el asbesto. Además se calcula que cada año se producen varios miles de muertes atribuibles a la exposición doméstica al asbesto”. En total, según la OMS, mueren al año más de 150.000 por el amianto en el mundo. Pero estos datos ya han sido rectificados. En efecto, en un trabajo aparecido recientemente (2015)en la revista The Lancet que globaliza los cálculos de cánceres ocupacionales (GBD, 2013, Risk Factors Collaborators, 2015), se dice que en 2013, el número total de muertes ocupacionales debidas al asbesto fue de 194.000, es decir casi el doble que en 1990 (unas 90.000) y también el doble de las que facilita la OMS. En ninguno de los casos se contabilizan las muertes familiares y ambientales. El incremento en esos 25 años fue espectacular, a pesar de que estas fibras minerales ya estaban prohibidas en muchos países europeos. De todos los cancerígenos laborales estudiados, el amianto causa el 64% de los fallecimientos anuales. Y el tiempo perdido por muertes o enfermedades prematuras (DALYs) ha sido de 3.400.000 años. Impresionante. Y si hablamos del orden cualitativo, el cómo se vive todo esto en las familias que padecen la masacre hemos de decir con Paco Báez, investigador de la epidemia del amianto, que: “el daño causado es tan inmenso, tan absolutamente inhumano, tanto a los trabajadores como a sus familiares y a otros ciudadanos no relacionados laboralmente con el mortal tóxico, como son los vecinos del entorno de las fábricas y talleres del amianto, al igual que los usuarios de los productos que lo contienen, que 7 no hay justicia humana posible, y que, aún aplicada no puede equilibrar mínimamente la devastadoramente dantesca agresión generada”. Maria Roselli, periodista suiza que ha investigado a la familia Schmidheiny, responsable número uno en el mundo del genocidio del amianto, ha recogido muchos testimonios de cómo ha vivido la gente esta tragedia. Uno de ellos, a título de ejemplo. Dice así: “Opino que es importante hablar del sufrimiento físico y de los dolores de los enfermos de amianto (…). Se hace hincapié en los problemas financieros y jurídicos, pero nunca se habla de los inmensos dolores que sufren las personas afectadas. Se silencia el hecho de que este cáncer es particularmente cruel, nadie cuenta cómo los enfermos gritan a causa del dolor. Mi padre ha soportado un sufrimiento atroz y quiero que esto se sepa. Falleció en junio de 2004. Hoy en día (2006) se sigue exponiendo a los trabajadores a este peligroso material, y todo ello, únicamente, por el ansia de beneficios (Retrato de Víktor Portmann: la muerte atroz, Roselli, p. 38 )”. O el testimonio de una víctima de los astilleros de Ferrol, Manuel Amor, que dice así: Murió meses después. Y el caso más significativo es el de Romana Blasotti, de Casale Fonferrato (Italia), mujer que vio morir a 5 de sus familiares más cercanos. Después de casi 30 años presidiendo la Asociación de víctimas del amianto, se despidió diciendo que "me voy porque tengo 86 años y estoy cansado. Pero no creo que haya perdido. El poder judicial no hace justicia, pero hemos convencido al mundo de que teníamos razón”, y añadió: “la verdad ya la sabemos, ahora queremos justicia”.

Pero también existen víctimas ambientales.

El siguiente cuadro muestra la contaminación ambiental y los efectos sobre los vecinos en función de la distancia a la fábrica de Uralita en Cerdanyola y a la posición respecto a los vientos dominantes. Cuanto más cerca de la fábrica se producen más enfermedades y cuanto peor situados respecto al viento, más incidencia.



El amianto en España: Uralita y la familia March.

Si en el mundo los máximos responsables en el siglo XX han sido las familias suizas ( Schmidheiny ) y belgas (Emsens y de Cartier), en España ha sido la familia March. Las víctimas así lo denuncian públicamente Y la empresa Uralita, hoy en manos de otra sociedad, que es la que viene pagando las indemnizaciones a los muertos por su criminal actividad, tiene el descaro de mantenerse en primera línea de promoción hasta el año 2015 en que cambia de nombre, pero no de logo. Aquí la vemos en 2014 La empresa Uralita, propiedad de la familia March, domina el negocio el fibrocemneto en España en la época de máximo esplendor. El siguiente gráfico aclara esta afirmación.



El gráfico e informaciones adicionales, muestran lo siguiente: - Que desde 1943 a 1993, lo encerrado en un recuadro, es la familia March la que domina el negocio. En esos años se importa y consume el 87% del total en todo el siglo XX en España hasta su prohibición en 2001. - Teniendo en cuenta que de toda la importación más del 75% se ha dedicado al fibrocemento, y que las empresas Uralita-March dominaron el 50% del producto cuanto menos, son responsables del 35.5% (87*75*50), de los daños causados por las cerca de 887.500 tn que ha movido en esos años. - Haciendo los cálculos aproximados de las muertes correspondientes, eso da lugar a 26.000 muertos achacables a esta familia de poderosos, que de momento ni siquiera ha pagado cantidad alguna por ellos.

Por eso la iniciativa reciente del grupo Ganar del Ayuntamiento de Alcorcón es más que oportuna. En ella se pide, además de un censo en los edificios y una campaña de sensibilización, “un informe jurídico para trasladar los gastos de retirada de amianto a la empresa que casi en exclusiva utilizó este producto a pesar de conocer perfectamente sus consecuencias desastrosas para las personas”. (20.4.2017). Está refiriéndose a Uralita. Además de esta empresa ha habido otras responsables, especialmente en el sector naval, en el ferrocarril, en la industria de automoción y en grandes empresas como Altos Hornos, que necesitaban mucho aislamiento en sus máquinas. Con todo el 10 amianto usado en España hemos llegado a la conclusión arriba reseñada de que las muertes habidas y por haber (hasta 2050) oscilan entre una horquilla de 67.000 y 106.000, cifras que están calculadas con prudencia. A ellas habría que sumar los sufrimientos infligidos por el amianto a las víctimas directas y a sus familias, a los enfermos ambientales, y calcular en millones los días perdidos (Dalys)de estas víctimas a causa del amianto. Según un estudio epidemiológico realizado en Bélgica el 13 de febrero de 2016 por los demógrafos de la asociación para el desarrollo de la investigación aplicada en las ciencias sociales (ADRASS), los ex trabajadores del amianto en la fábrica belgas que murieron enfermedades relacionadas con el amianto vivieron 20 años menos que la población en general. Este estudio demográfico se hizo con dos cohortes de trabajadores de tres fábricas de amianto-cemento vinculados al grupo Eternit - ahora grupo Etex. En una de ellas, Harmignies, el promedio de vida de las víctimas era de 61,93 años, en comparación con 82,70 entre sus homólogos en la población en general. La tarea del desamiantado Pero no solo tenemos un problema de impartir justicia a las víctimas estableciendo los tres requisitos exigibles de verdad, justicia y reparación, sino que nos vemos con 2.6 millones de toneladas de amianto dispersas por todo el país, unas aún instaladas en casas, fábricas y otros materiales y el resto mal depositado en vertederos, la mayor parte de ellos descontrolados. Según la ley que regula las labores de retirada del amianto (RD 396/2006), los trabajadores han de seguir unas estrictas normas de aislamiento parecidas a las exigidas para el ébola. Por ejemplo deben de ir de la manera que muestra el gráfico siguiente Cuando la gente ve cómo ha de ser el desamiantado se pregunta cuán nocivo es y cómo hemos tenido a nuestros hijos-as en un colegio con amianto, por ejemplo. En efecto el amianto es tan peligroso (ya lo hemos visto, mata y no hay dosis mínima segura) que se ha conseguido que al menos los trabajadores con amianto estén muy protegidos. Las tesis que mantiene la administración son que, por ejemplo, el fibrocemento, si no es manipulado no contiene riesgo alguno. Esta última falacia negacionista es a todas luces incierta. Primero el paso del tiempo hace que la vida útil no solo se vaya acortando sino que la funcionalidad del material es cada vez menor, o sea que se vuelve más friable y peligros. Así lo reconoce el propio Ministerio, a través de su Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), que afirma que “El fibrocemento normalmente se considera un material no friable debido a que el amianto se encuentra fuertemente ligado al cemento. En según qué casos y circunstancias, el fibrocemento, puede considerarse como amianto friable; a modo de ejemplo, cuando se encuentra en muy mal estado de conservación (por efectos ambientales agresivos)”. Y ese es habitualmente el caso que los vientos, los 11 movimientos de tierra y otros meteoros deterioran mucho el fibrocemento. Podemos decir que todo el amianto es friable, es decir desmenuzable y peligroso, aunque en unos casos más que en otros. Los dos contextos en que se inscribe el amianto residual, una vez prohibido sus usos, son el atrapamiento de toda la población en la tela de araña global y el otro que todo el amianto que sigue instalado o en vertederos sin control es peligroso. Por ello, el objetivo de las Asociaciones llamadas de “Amianto Cero” lo que exigen es una planificación para su retirada segura en el menor plazo posible. Ello exige un inventario del amianto instalado y de los vertederos ilegales; un calendario de retirada que está fijado para antes de 2030, y un compromiso presupuestario para llevarlo a cabo de manera segura. Todo ello estableciendo unos órdenes de prioridad que en términos sencillos serían: primero todos los Colegios y después los materiales que llevan más tiempo instalados o estén en peor estado. (Málaga 2016) Como hemos dicho, quedan en la actualidad muchos kilómetros aún instalados de fibrocemento en las conducciones de agua, que de forma aproximada los hemos calculado de la manera siguiente:



El Parlamento Europeo (PE). Resolución de 2013 Pero tenemos poco que inventar, porque el PE aprobó una Resolución sobre amianto (2012/2065(INI) el 14.3.2013, por el 91% de los asistentes, un total 558 parlamentarios (solo 51 votaron en contra). Esta Resolución formula unas verdades y nos da unas pistas por donde habría que caminar. Un resumen muy breve en forma de decálogo de las 98 aseveraciones y recomendaciones sería el siguiente: 1. A. Considerando que todos los tipos de amianto resultan peligrosos. 1 Para este porcentaje hemos tomado, a falta de mejores datos, el mismo que en la actualidad tienen las tuberías de abastecimiento en alta. 12 2. B. Considerando que, ya en 1977, un grupo de expertos concluyó que «no existen pruebas teóricas de que exista un límite de exposición por debajo del cual no haya riesgo de desarrollar un cáncer». y que «no se ha establecido un nivel seguro de exposición al amianto». 3. D. Considerando el aumento del riesgo de sufrir cáncer entre la población expuesta a niveles muy reducidos de fibras de amianto. 4. E y F. Considerando que las fibras de amianto son prácticamente indestructibles con el tiempo es mucho más preferible optar por instalaciones de inertización de amianto. 5. G. Considerando que, a pesar de la prohibición del uso del amianto, todavía está presente en numerosos buques, trenes, maquinaria, depósitos, túneles, galerías y tuberías de las redes de distribución de agua públicas y privadas y, en particular, en edificios, incluidos muchos públicos y privados. 6. P. Considerando que los MCA poseen habitualmente un ciclo de vida de entre 30 y 50 años. 7. AD. Considerando que, según estimaciones de la OMS, el número de casos de enfermedades relacionadas con el amianto en la UE asciende a entre 20 000 y 30 000 por año, y que dicha cifra aún no ha alcanzado su máximo. 8. Se pide a la UE a la creación de planes de acción para la eliminación segura del amianto para antes de 2028, siguiendo el ejemplo de Polonia. 9. Hace hincapié en que distintos tipos de cáncer pueden ser provocados no solo por la inhalación de fibras en suspensión sino también por la ingestión de aguas procedentes de tuberías de amianto (fibrocemento). 10. Pide a los Estados miembros que avancen en el proceso de eliminación gradual del amianto en el menor plazo posible Una ley integral en España sobre amianto En nuestro caso, sería necesaria una legislación unificada, a modo de una ley integral sobre amianto. Los ejes de desarrollo deberían ser los siguientes: 1- Solidaridad con los países en que la prohibición no está aceptada, empezando por la inclusión del amianto en el Anexo III de Rotterdam y en la prohibición de exportar barcos para el desagüe en países terceros y de que empresas de matriz española inviertan en empresas de amianto extranjeras. 2- Establecer unas medidas para hacer justicia a las víctimas: fondos de compensación, declaración ágil de las enfermedades profesionales del amianto, coeficientes de reducción para trabajadores que han estado o están en contacto con el amianto, tratamiento mejorados en el PIVISTEA , investigación médica para el tratamiento de las enfermedades específicas del amianto y mejora de los procedimientos judiciales. Amén de un reconocimiento público de su carácter de víctimas. 3- Desamiantado seguro lo antes posible, y en todo caso para antes de 2030, creando un Fondo de Desamiantado nutrido por las empresas responsables de la contaminación. Con un inventario, unas fechas de ejecución, unos presupuestos aprobados y unas prioridades que deben empezar necesariamente por los Colegios. 13 4- Una reforma o modificación de las leyes en vigor, especialmente la 396/2006. Con adopción de la microscopía electrónica para contar fibras; la rebaja de las cantidad permitidas de exposición a los trabajadores (el valor límite ambiental o VLA, tamaños de las fibras, exposiciones breves…). Y como dice la Resolución el Parlamento Europeo, simplificación de los procedimientos de reconocimiento de las EP e inclusión en ellas de las placas pleurales y del cáncer de ovario y una modificación de las l leyes penales que eliminen las trabas para poder perseguir y sancionar a los infractores. Y abordar el grave problema judicial de los plazos de prescripción en el caso del amianto. En una reciente sentencia en apelación en Bélgica contra Eternit se “rechaza el argumento de la prescripción invocada por Eternit. La Corte encontró que la exposición de la víctima había sido continuada desde 1950 hasta 1990, y los más recientes años había contribuido a su enfermedad, así como los primeros años”. (Boletín de CAOVA, abril de 2017) 5- Como con el tabaco, que la Administración emprenda acciones judiciales para que los contaminadores pagan a las víctimas y al desamiantado. Filantrocapitalismo pulvígeno de los magnates del amianto A los dos propietarios más mencionados en este escrito: los Schmidheiny y los March, se les ha ocurrido legitimar sus crímenes invirtiendo en la creación fundaciones ambientales o culturales. Por parte del suizo se trata de la fundación AVINA y de los March la fundación que lleva su nombre y que realiza actividades de alta cultura: la música, la pintura y la escultura. Ambas están financiadas con dinero de sangre, deben de erradicarse. Nos centraremos en la fundación AVINA que dice “trabajar para el desarrollo sostenible” auxiliada por Ashoka, otra fundación que persigue lo mismo que AVINA y a la que esta financia. AVINA realiza tres funciones diferenciadas. La primera es tratar de lavar la imagen del criminal Stephan Schmidheiny y hacerlo pasar como un filántropo moderno. La otra es relacionar las empresas y multinacionales con los movimientos sociales para poder llegar a los pobres, y la tercera es penetrar en los movimientos sociales alternativos cooptando líderes, moviéndolos por el mundo y financiando sus organizaciones. En España han penetrado en más de 20 organizaciones que sepamos. Los caso de los famosos líderes Pedro Arrojo, Jerónimo Aguado, Víctor Viñuales, Xavier Pastor y Sandra Benveniste son muy significativos. AVINA colabora activamente con los jesuitas de Latinoamérica. Esta fundación se apoya en las instituciones más relevantes y en otras multinacionales para cumplir su cometido. La formación del trust que se encargaba de recaudar fondos y de dirigirla se fundó en 2003, en Costa Rica, con la presencia española de Pedro Arrojo entre la élite invitada al acto.



Contra estas instituciones y sus colaboradores cooptados, tolerancia cero

Últimas consideraciones

El daño infligido es tan inmenso, la telaraña global resulta tan densa y el inquietante octavo pasajero es tan omnipresente que nos hallamos ante un problema humanitario de primer orden. No puede pasar esta matanza, que continúa, sin pena ni gloria, en realidad olvidada, con muchas víctimas en las cunetas de la historia del amianto. Son muchos los países que siguen usando el mineral y la mayor parte de la gente sigue expuesta —en realidad, toda la población mundial, aunque unos más que otros—. Ha de realizarse un potente esfuerzo por desvelar ésta bien construida conspiración de silencio que debe ser proporcional a los realizados por los responsables y colaboradores necesarios para tenerla a buen recaudo. Sirva este libro como homenaje y apoyo a las víctimas y como contribución para continuar con esta lucha imprescindible en la que nos va la dignidad y la vida.


http://www.sinpermiso.info/sites/default/files/textos/presentacion_dos_amianto_una_epidemia.pdf

16 de Mayo de 2017 



Casi 300 escuelas de Catalunya aún tienen amianto.

El amianto todavía está presente en 291 escuelas catalanas quince años después de ser prohibido por los peligros para la salud que puede conllevar. El problema es especialmente preocupante en las comarcas de Lleida, donde hay casi 193 y el Vallés Occidental, donde había una de las principales fábricas de este material.

El resto de escuelas con amianto están en la Cataluña central -22-; en las comarcas de Barcelona -16-; 7 en Tarragona, dos en Girona; dos más en el Maresme-Vallés Oriental; uno al Barcelona y uno más en las Tierras del Ebro.

Por su parte, Enseñanza ya ha dado explicaciones y ha asegurado que el retirará progresivamente debido a que el coste es tan elevado que no se puede hacer todo de golpe. Eso sí, la consejera ha admitido que no se ha marcado un plazo claro para su retirada ya que dependerá de los Presupuestos.

100 MILLONES DE EUROS

El presupuesto que sería necesario para retirar el amianto de todas las escuelas catalanas es de unos 100 millones de euros, cifra inasumible en uno o dos cursos.

Según la Organización Mundial de la Salud, el amianto es una sustancia que puede producir cáncer, con independencia de la cantidad a la que está expuesto. De hecho, cada año mueren 107.000 personas por enfermedades derivadas del amianto.

Aunque en 2002 se prohibió todo tipo de amianto en el Estado actualmente todavía hay más de 2 millones de toneladas instalados.

(catalunyapress.es) 6/4


CC.OO. de Lleida pide un plan para eliminar el amianto de los centros educativos
El sindicato de Enseñanza de CC.OO. de Lleida ha pedido este martes un plan para eliminar el amianto de los centros educativos y ha celebrado que la Comisión de Enseñanza del Parlament haya aprobado la propuesta del PSC que pide retirarlo de las escuelas que tienen este material en sus instalaciones en el curso 2017-2018.

El sindicato de Enseñanza de CC.OO. de Lleida ha pedido este martes un plan para eliminar el amianto de los centros educativos y ha celebrado que la Comisión de Enseñanza del Parlament haya aprobado la propuesta del PSC que pide retirarlo de las escuelas que tienen este material en sus instalaciones en el curso 2017-2018.

"La Conselleria de Enseñanza en Lleida, que es la administración a quien corresponde, debe tomar las iniciativas adecuadas para garantizar la salud de toda la comunidad educativa", ha afirmado el sindicato en un comunicado.

CC.OO. Educación de Lleida reclama que se apruebe un plan con un calendario establecido y dotado presupuestariamente, tal y como ya se ha hecho en otras comunidades autónomas.

(EUROPA PRESS) 4/4




La Seguridad Social de Cantabria deniega la incapacidad absoluta a un afectado por el amianto con una enfermedad terminal.

Rechaza por dos veces el origen profesional de la afección de un jubilado de Torrelavega que estuvo expuesto al asbesto en una fundición durante años
Todos los informes médicos señalan que su dolencia está asociada a su trabajo como electricista y está reconocida oficialmente como enfermedad profesional
"Negar su reclamación es una burla a los trabajadores enfermos por el amianto y obliga a la víctima a pelear en los juzgados", critica el colectivo de afectados.

Francesco Italia, un electricista jubilado de 73 años residente en Torrelavega, recibió en agosto de 2015 la peor noticia posible: padecía un mesotelioma pleural maligno tipo epitelial, una enfermedad terminal que, según indican los informes médicos y refleja la literatura científica, está asociada en la mayoría de los casos a la exposición al amianto.

Así se lo reconocieron inmediatamente los trabajadores sanitarios de Neumología del Hospital Sierrallana de Torrelavega a su familia y así lo expusieron en su diagnóstico que, en su apartado relativo a antecedentes personales, recoge lo siguiente: "Exposición a asbesto durante dos años hace 10-12 años, trabajando como electricista".

A partir de ahí comenzó su lucha contra la enfermedad, con un duro proceso de quimioterapia que lo dejó "muerto en vida", según explica su hijo Daniel, con una pérdida de peso considerable y un cansancio crónico que le dificultaba incluso levantarse del sofá. Sin embargo, el tratamiento comenzó a hacer sus efectos, su salud mejoró progresivamente y, a la espera de un nuevo ciclo de radioterapia, los últimos análisis indican que el tumor ha reducido su tamaño.

Casi de forma paralela a esta dura realidad cotidiana, Francesco y su familia están afrontando otro revés inesperado: el rechazo por dos ocasiones de su incapacidad absoluta derivada de una enfermedad profesional por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de Cantabria, que ha rechazado su reclamación y niega que la afección de este pensionista tenga relación alguna con su trabajo.

"Cuando detectaron la enfermedad de mi padre y nos dijeron que tenía que ver con una exposición al amianto, nos informamos y buscamos una asociación de afectados que nos asesorara", explica su hijo a eldiario.es. Siguieron los pasos que les fueron indicando sus abogados, convencidos de que era un simple trámite. "Nos dijeron que, con este diagnóstico, en País Vasco se concedía la incapacidad de inmediato", subraya.

Las previsiones, en cambio, no se cumplieron. "Cuando nos llegó la primera notificación quedamos muy sorprendidos. Recurrimos, volvimos a presentar toda la documentación, y hace 20 días que han vuelto a rechazar nuestra demanda", lamenta Daniel. "Es inaudito, una auténtica vergüenza. Es negar la evidencia y alargar el proceso innecesariamente", critica.

Demanda ante la justicia

Dado que no se ha podido resolver por la vía administrativa, el único remedio ahora es presentar una denuncia ante los tribunales contra la empresa en la que trabajó Francesco durante el periodo en el que tuvo contacto con el amianto.

Según están las cosas, deberá acudir ante el Juzgado de lo Social, buscar a testigos que acrediten su versión de los hechos y demandar a Tecnelt, la compañía situada en Cartes para la que trabajó como electricista prestando labores de mantenimiento en la empresa siderúrgica Ferroatlántica de Camargo.

Allí, realizando tareas de mantenimiento en los hornos eléctricos, retiró las vendas de amianto que cubrían el cableado y el aislamiento de los hornos, tarea que implicaba liberación de fibras de amianto, tras la degradación del material sometido a las altas temperaturas de fusión, y que sus médicos consideran la causa más probable de su enfermedad.

Según la Asociación de Víctimas de Amianto de Euskadi, que ha prestado asesoramiento a este afectado puesto que en Cantabria no existe un colectivo similar, "la literatura científica asocia habitualmente el diagnóstico de mesotelioma con la inhalación de fibras de amianto, al menos en un 88% de los casos, no habiendo otros factores de importancia causantes del mesotelioma pleural".

A juicio de esta organización, "tampoco es casualidad" la alta incidencia del mesotelioma en hombres nacidos entre 1945 y 1950, especialmente entre los que trabajaron en tareas de mantenimiento, por la intensa exposición laboral al amianto que sufrieron durante años.

Burla a las víctimas

El mesotelioma epitelial que padece Francesco está calificado como una enfermedad profesional, al coincidir en un trabajador de cuenta ajena, una relación de causalidad y estar incluida la afección en el listado del Real Decreto que legisla sobre este asunto.

"Por tanto, afirmar como hace la resolución del INSS que el mesotelioma no deriva de una enfermedad profesional es una burla a los trabajadores enfermos por el amianto y un intento descarado de ocultar las enfermedades profesionales, obligando a la víctima o a sus familiares a pelear en los juzgados contra todos el reconocimiento del origen de la enfermedad y las prestaciones económicas de la Seguridad Social que en justicia le corresponden", insisten desde este colectivo.

También denuncian que Cantabria es, junto con el País Vasco, una de las comunidades en las que figura el cáncer como principal causa de muerte, cuando la Comisión Europea atribuye al cáncer el 53% de las muertes laborales, mientras Cantabria es uno de los ámbitos con menos enfermedades profesionales.

"Por esta razón, llamamos a los profesionales sanitarios, prevencionistas y organizaciones sindicales de Cantabria a reaccionar contra la ocultación de las enfermedades profesionales que tanto daño hacen a la prevención de los riesgos laborales, resultando doblemente perjudicados los enfermos de cáncer profesional", concluyen.



Una de las indemnizaciones más altas por una muerte por amianto es para un trabajador ‘autónomo’
La Justicia condena a una empresa pagar casi medio millón de euros a la viuda y la hija de un trabajador que falleció por un mesotelioma.


Un juzgado de Bilbao ha condenado a una empresa a pagar una indemnización de 449.806 euros a la familia de J. L. R.S, un trabajador autónomo que falleció por un mesotelioma contraído por su exposición al amianto durante su vida laboral. El juzgado ha estimado parcialmente la demanda que interpuso en vida el trabajador, y las demandas de su viuda e hija, tras el fallecimiento. La empresa Garay Recubrimientos SLU SLU debe indemnizar en concepto de daños y perjuicios 114.000 euros a la viuda, 9.586 a la hija y 326.220 a los herederos del fallecido más unos intereses de 10.651 euros.

J. Luis. R.S. falleció con 61 años en octubre del 2016, un año después de ser reconocida como enfermedad profesional el mesotelioma pleural que padecía y derivado de la exposición al amianto, según la sentencia que ha hecho pública la Asociación Vasca de Víctimas del Amianto. J. Luis R. S. trabajó en la empresa condenada entre 1986 y 1999 como trabajador autónomo, realizando tareas de reparación y montaje, hasta que pasó a ser contratado como trabajador fijo de la plantilla.


La empresa alegó incompetencia del juzgado, al tratarse el fallecido de un “trabajador autónomo” en el periodo que se alegan las posibles exposiciones al amianto. Sin embargo, la sentencia entiende que el “trabajador autónomo” no era tal, ya que “estaba integrado en el proceso productivo y atendiendo a las necesidades de la empresa”.

La Asociación Vasca de Víctimas del Amianto reclama a las “numerosas empresas” que utilizaron amianto incumpliendo las normas de prevención de las enfermedades profesionales que se impliquen con los gobiernos vasco y central en la creación urgente del fondo de compensación para las víctimas del amianto ante el aumento “de la epidemia de cáncer y enfermedades respiratorias”.

(eldiario.es) 27/3



El INSS niega reconocer un mesotelioma como enfermedad laboral a un operario.

San Sebastián, 22 mar (EFE).- El sindicato CCOO ha denunciado hoy que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de Gipuzkoa ha rechazado recientemente "el reconocimiento como enfermedad profesional de un mesotelioma bifásico maligno que afecta a un ex trabajador de CAF Beasain".

CCOO explica, en una nota, que "está científicamente comprobado que la inhalación de fibras de amianto es la única causa del origen" de esta dolencia, que "se encuentra incluida en el Cuadro de Enfermedades Profesionales desde 1978".

La central sindical aclara además que "CAF no incluyó a este operario -de 69 años en la actualidad- en el fichero de trabajadores y extrabajadores expuestos al amianto que gestiona Osalan, pese a haber trabajado entre 1961 y 2012 en su departamento de calidad".

De esta manera, el afectado no fue añadido a este fichero hasta el pasado 7 de marzo, "después de una investigación realizada a petición del propio sindicato".

En opinión de CCOO, el hecho de que "la resolución del INSS afirme que el mesotelioma no deriva de enfermedad profesional" constituye un "verdadero escándalo" y "una burla descarada a las víctimas del amianto".

"Más -añade el sindicato-, tratándose de un extrabajador de CAF, que es una empresa con amplio historial de uso de amianto y decenas de casos de enfermedades profesionales reconocidas y muertes por dicha causa".

Comisiones Obreas considera "igualmente grave" que esta decisión del INSS "no sea una excepción" puesto que, "a finales del pasado año, otra resolución rechazó el origen profesional a otro afectado por mesotelioma pleural, después de años de trabajo en tareas de mantenimiento en Papelera Tolosana", un operario que igualmente está inscrito por Osalan "como expuesto al amianto".

A juicio de la central, "estas prácticas del INSS de Gipuzkoa son contrarias a lo establecido en el Real Decreto 1299/2006, que aprueba el Cuadro de Enfermedades Profesionales, y a la prevención de los riesgos laborales en las empresas".

El sindicato enmarca las actuaciones de este tipo "en la aplicación de recortes en la que está embarcado el Gobierno central, concretamente en las prestaciones de la Seguridad Social de las personas enfermas cuyas patologías deriven del entorno laboral".

(diariovasco.com) 22/3 EFE


Todos los grupos parlamentarios apoyan la creación de un fondo de compensación por la asbestosis.
El presidente de Agavida asegura que se trata de un paso muy importante para todos los afectados

La creación de un fondo de compensación para los afectados por el amianto va camino de convertirse en una realidad. El pasado día 14, la federación y las asociaciones de afectados de toda España, entre las que se encontraba Agavida, de Ferrol, mantuvieron una reunión con representantes de todos los grupos parlamentarios con motivo de la presentación en el registro del Congreso de los Diputados de una proposición de ley en tal sentido por parte del Gobierno vasco.

Según la información facilitada por el presidente de Agavida, Ramón Tojeiro, todos los grupos hicieron público su apoyo a la iniciativa, que, no obstante, se tendrá que materializar en el momento en que se someta a aprobación en la mesa del Congreso.«Si sale adelante, como esperamos, evitará a los afectados tener que acudir a los juzgados para reclamar por los daños derivados de trabajar en contacto con el amianto», manifestó Ramón Tojeiro, añadiendo que va a ser un proceso lento, «pero tenemos esperanza».

El fondo de compensación supondrá una ventaja especialmente para los trabajadores de empresas desaparecidas, que no tienen a quién reclamar y ahora podrán ser resarcidos.«Es lo que venimos pidiendo desde hace años», indicó el presidente de Agavida, apostillando que casi todos los países de Europa ya tienen este fondo de compensación para las víctimas del amianto. Las asociaciones pretenden que se siga el modelo francés, por entender que es el más adecuado, en el que están incluidos el Gobierno, las empresas y las víctimas.Según explicó Tojeiro, en Marea también presentó una iniciativa que incluso mejora el texto de la vasca y se pretende que, una vez que entre en la comisión, se puedan introducir elementos que favorezcan el resultado final de la proposición de ley, como podría ser la inclusión de los afectados por asbestosis. La parlamentaria Rocío Frutos, del PSOE, también presentó otra iniciativa con idéntico fin.

Está previsto mantener nuevas reuniones a nivel estatal para seguir perfilando la constitución del fondo de compensación, del que se prevé que formen parte el Gobierno central, el Instituto Nacional de la Seguridad Social, las empresas, la totalidad de los partidos políticos, las mutuas y compañías aseguradoras y los propios afectados.La iniciativa fue presentada en el registro del Congreso de los Diputados el día 14.

(lavozdegalicia.es) 22/3



Condenan a Uralita a pagar 196.000 euros a una familia por la muerte por amianto de un operario

El magistrado descarta que el hecho de que empleado fuese fumador no fue la razón principal por la que falleció el trabajador en 2013

Un juez de lo Social de Valladolid ha impuesto el pago de 196.305 euros a tres empresas de fabricación de materiales para la construcción, entre ellas Uralita, como responsables de la muerte por una enfermedad profesional del trabajador V. G. M., que estuvo empleado más de 21 años en la factoría de la carretera de Madrid. Su fallecimiento se debió a la inhalación de partículas de amianto durante todo el tiempo que prestó sus servicios.

La sentencia, que ha sido recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, considera responsables solidarias a Euronit Fachadas y Cubiertas S. L., Uralita S. A., y Fibrocementos NT, quienes deberán hacer frente al pago, tanto para la viuda como de los tres hijos.

A partir de los informes médicos aportados por la familia y la Seguridad Social, el magistrado, Alfonso González, establece una relación de causa efecto entre esta muerte y la inhalación del polvo del amianto que se registraba en las instalaciones en las que V. G. prestaba sus servicios, como oficial de primera, en la línea de producción que se encargaba del montaje de placas y tuberías.


El fallecido, que además realizaba mediciones de amianto en el laboratorio, comenzó a trabajar desde el 27 de junio de 1969 hasta el 9 de marzo de 1989.

En esa época, la factoría de Uralita de Valladolid se encargaba de comercializar compuestos de fibrocemento. La sede industrial había comenzado a trabajar con el amianto desde 1966, alternando la producción de placas de este material y celulosa a partir de 1995-1996, circunstancia que se mantuvo hasta el año 2001.

Carcinoma en el pulmón

El 9 de octubre de 2013, un Equipo de Valoraciones declaró la incapacidad permanente absoluta al trabajador, después de que se le detectase un carcinoma escamoso en el pulmón izquierdo «por haber estado en contacto con el asbestos». En noviembre de 2013, el operario murió y la Seguridad Social reconoció a su viuda un recargo en las prestaciones por enfermedad profesional.

Durante la vista oral por esta demanda, que fue dirigida por la letrada de la familia, Carmen Riesgo, las pruebas y testimonios en el Juzgado de lo Social 1 de Valladoli, concluyeron que hasta los años 80 V. G. «trabajó con la cabeza descubierta sin protección de mascarillas, las cuales no fueron suministradas a los trabajadores hasta 1980 o 1981».

La ropa de trabajo consistía en una chaquetilla y un pantalón que utilizaban durante la jornada, «incluso cuando se iba a comer». Estas prendas, cada empleado las debía de lavar en su domicilio particular. La limpieza de las instalaciones de la carretera de Madrid se efectuaba con escobones y mangueras de aire, y a partir de 1981 con una aspiradora.

Pese a que aquellos años ya se conocía la toxicidad de las partículas del amianto, el juez señala en su sentencia que «no fue hasta 1980 cuando la empresa repartió entre sus trabajadores un manual (‘El amianto y tu salud’) en el que se recogía la necesidad de utilizar mascarillas y de lavar la ropa en la empresa.

Pese a que Uralita realizó inversiones desde 1978 en Valladolid, para supervisar las concentraciones de fibras de amianto, creando incluso el laboratorio, éste no fue homologado hasta marzo de 1989.

El juez deja claro que la empresa no adoptó las medidas para evitar el riesgo del polvo de amianto con el que trabajaban los empleados, lo que no evitó los agentes cancerígenos. En el juicio, la empresa trató de atribuir el desarrolló del tumor al consumo del tabaco, algo que se rechaza.

«Debemos concluir que fue la exposición al amianto la que provocó el fallecimiento, sin que esta relación de causalidad quede rota por el hecho de que el causante fuera fumador, ya que no ha sido la razón principal», sostiene el juez.

(elnortedecastilla.es) 18-3-2017 Jorge Moreno


 
Cerdanyola del Vallès detecta un enfermo por amianto a la semana
La ciudad ya tiene el récord de ser el municipio de España con mayor prevalencia de cáncer de pleura a causa de este carcinógeno.

JESSICA MOUZO QUINTÁNS 30/9/2016

Los fantasmas del amianto cercan Cerdanyola del Vallès, el municipio barcelonés que albergó la fábrica más grande de Uralita, una empresa que empleaba el mineral cancerígeno para producir fibrocemento. Las fibras que desprende el mineral se incrustan en los pulmones y provocan graves dolencias respiratorias y cáncer de pleura y pulmón. La fábrica echó el cierre en 1997 y España prohibió el uso de este material en 2002, pero las consecuencias de la exposición al amianto despiertan ahora tras 40 años de letargo. Los médicos de la zona detectan más de medio centenar de enfermos por exposición al amianto al año y la ciudad ya tiene el triste récord de ser el municipio de España con mayor prevalencia de cáncer de pleura a causa de este carcinógeno.

Desde su centro de operaciones, un despacho en el centro de atención primaria (CAP) Fontetes de Cerdanyola, el doctor Josep Tarrés investiga y monitoriza a todos los enfermos por amianto de la ciudad. Junto a un grupo de trabajo formado por otra decena de facultativos, el neumólogo ha detectado más de un millar de pacientes afectados por alguna de las dolencias derivadas del amianto. Y sigue sumando: cada semana aparece, de media, un caso nuevo.

“Puede provocar desde patologías crónicas en la pleura, como las placas o los derrames pleurales, hasta tumores de pulmón”, apunta Tarrés. La asbestosis (el pulmón se aprisiona y el paciente sufre continuas insuficiencias respiratorias) es otra de las dolencias más comunes, aunque la verdadera sentencia de muerte es el mesotelioma, un cáncer de pleura que solo se produce por exposición al mineral y reduce la esperanza de vida a menos de un año desde el diagnóstico. En el caso de la asbestosis, aunque se cronifica, a largo plazo el paciente puede precisar de un trasplante e incluso puede causar la muerte por una insuficiencia respiratoria grave.

Latencia de 20 años

El amianto fue empleado durante buena parte del siglo XX para montar tejados y cubrir tuberías y canalones. Estaba considerado uno de los materiales milagrosos porque era barato, incombustible, aislante de calor y del sonido y resistente a la corrosión química y a las torsiones. Pero desde los años 40 se sabía que también era peligroso y en 1977 fue declarado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque todavía se emplea en muchos países del mundo.

Su largo periodo de latencia —los síntomas tardan entre 20 y 40 años en manifestarse— ha retrasado hasta ahora las consecuencias de su exposición. Los expertos calculan que el 100% de los mesoteliomas y entre el 8% y el 15% de los tumores de pulmón están vinculados al amianto, pero advierten de que el pico de enfermos está por llegar. Según la Unión Europea, de aquí a 2030, medio millón de personas morirán en Europa de cáncer por la exposición al amianto.

Según el Departamento de Salud, los ingresos hospitalarios por asbestosis se han disparado un 83% en 10 años (en 2015 se registraron 361 hospitalizaciones de 245 pacientes). Para Tarrés, no obstante, cualquier cifra de afectados se queda corta. El infradiagnóstico es “brutal”. “Hemos rescatado muchas historias clínicas de fallecidos que, al ver de nuevo su caso, te das cuenta de que era una enfermedad por amianto”, apunta el neumólogo.

Víctimas pasivas

El problema, asegura el médico, es que no se trata de enfermedades laborales exclusivamente. Hay víctimas pasivas: también los familiares de los empleados de las fábricas o sus vecinos han estado expuestos al amianto. Así, mientras la asbestosis es más común en antiguos trabajadores de la fábrica porque requiere una exposición prolongada al mineral, el mesotelioma precisa de mucha menos dosis inhalada, aunque tarda más en manifestarse. “De los 194 mesoteliomas que teníamos en diciembre de 2015, el 43% no eran laborales. Muchas mujeres de los empleados de la fábrica aspiraban las fibras de amianto al lavar la ropa de trabajo de sus maridos, por ejemplo”, apunta Tarrès. También la exposición por vecindad propició más diagnósticos de mesoteliomas ajenos a los trabajadores de la fábrica de fibrocemento.

Según los datos de los que disponía hace dos años (811 diagnósticos en septiembre de 2014), el 66% de los casos eran de origen laboral. El resto se distribuía entre familiares de trabajadores (13,3%), vecindad (19,4%) y, en menor medida, por exposición ambiental. El infraregistro, no obstante, frustra a los expertos. “Nunca podremos saber cuánta gente afectada hubo realmente”, lamenta el médico.

Tras más de una década investigando la situación del amianto en Cerdanyola, Tarrés también ha mapeado la ubicación de los enfermos detectados. Aunque lo esperable era que la distribución fuese más o menos uniforme en torno a la fábrica, los estudios del neumólogo constataron que, debido a un fenómeno meteorológico (un viento suave del noroeste), el grueso de los diagnósticos se concentra al sureste de donde se ubicaba la fábrica de Uralita.

Tarrés reivindica la necesidad de “hacer un censo, como en Inglaterra o en Italia, del amianto que hay en la ciudad” y desambientar la zona en condiciones. “Hay mucha pasividad en este tema”, lamenta el neumólogo.


LAS CONSECUENCIAS DEL AMIANTO

Latencia Las consecuencias de inhalar las fibras cancerígenas del amianto pueden tardar en manifestarse entre 20 y 40 años.

Tumores La exposición a este mineral causa el 100% de los mesoteliomas y entre el 8% y el 15% de los tumores de pulmón.

Asbestosis Los ingresos hospitalarios por esta fibrosis pulmonar se han disparado un 83% en 10 años (361 en 2015).

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/09/30/catalunya/1475262515_667530.html
 
Uralita indemniza con casi 140.000 euros a una familia tras la condena por cáncer de amianto
La autopsia reveló que la causa de la muerte del trabajador de Uralita fue un mesotelioma sarcomatoide difuso, enfermedad producida por la inhalación de fibras de amianto.

Uralita se ha visto pagar una indemnización de 135.612 euros a una mujer viuda y a sus cinco hijos por la enfermedad que sufrió su marido cuando trabajaba en las instalaciones que la firma fabricante de fibrocemento tenía en Valladolid.

El abono, según El Norte de Castilla, se produce a raíz de la sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León dictada en enero, que fijaba en 87.182 euros para su viuda y otros 9.686 euros para cada uno de los cinco hijos, más los intereses legales, la cantidad a pagar por Uralita Productos y Servicios (anteriormente Fibrocementos).

El marido y padre de los demandantes, trabajó en la fábrica de la compañía Uralita en Valladolid desde febrero de 1974 hasta el 7 de mayo de 1992
El fallo considera probado que Cándido B. M. trabajó en la fábrica desde febrero de 1974 hasta el 7 de mayo de 1992. Se dedicaba a descargar camiones de amianto "sin que conste se realizaran mediciones adecuadas de dicha sustancia contaminante y sin que existiera ningún tipo de medidas de protección colectiva ni individual".

El 19 de septiembre del 2010 el trabajador falleció con 79 años y la autopsia determinó que la causa de la muerte fue un mesotelioma sarcomatoide difuso, una enfermedad producida por la inhalación de fibras de amianto. Está científicamente probado que la inhalación de estas partículas de forma periódica provoca enfermedades respiratorias que terminan derivando en cáncer de pulmón.

La Seguridad Social declaró el carácter de enfermedad profesional en marzo de 2011, por lo que se le reconoció a su esposa una pensión de viudedad. En 2013, el Juzgado de lo Social 1 de Valladolid impuso mediante una sentencia a la empresa un recargo del 50% de las prestaciones reconocidas, porque Uralita no contaba con medidas de seguridad e higiene durante los 18 años que el trabajador permaneció en ella.    (2-8-2016)

http://vozpopuli.com/economia-y-finanzas/87299-uralita-indemniza-con-casi-140-000-euros-a-una-familia-tras-la-condena-por-cancer-de-amianto
 
Catorce víctimas pasivas del amianto reclaman 5,1 millones de euros a Uralita

El pasado diciembre un juzgado madrileño consideró probado que fue la ropa contaminada de amianto el origen del cáncer y otras patologías que sufren las víctimas


Antigua fábrica de Uralita de Cerdanyola ANTONIO MORENO

Catorce vecinos de Cerdanyola y Ripollet (Barcelona) que desarrollaron un cáncer supuestamente por inhalar el amianto que impregnaba la ropa de familiares suyos empleados de Uralita reclaman indemnizaciones de 5,1 millones de euros a la empresa, en una demanda que presentarán el próximo lunes.Según ha informado el Colectivo Ronda, bufete de abogados que representa a los demandantes ante los tribunales, la demanda invocará la jurisprudencia existente que responsabiliza a Uralita de las enfermedades sufridas por los familiares de los extrabajadores de la fabricante de amianto.Los demandantes son las llamadas víctimas pasivas de amianto, en su mayoría mujeres de empleados de Uralita que entraron en contacto con la sustancia tóxica al lavar en casa la ropa de trabajo de sus maridos pese a que, según el Colectivo Ronda, la normativa obligaba a la empresa a asumir la limpieza de esas prendas.Con el paso del tiempo, las mujeres desarrollaron mesotelioma, una forma de cáncer del pulmón que, según sostiene la demanda, tiene como único origen posible la exposición al amianto.Entre las personas que presentan la demanda figura una vecina de la zona que también resultó afectada por la inhalación de amianto pese a no tener ningún vínculo profesional ni familiar con la fábrica de Cerdanyola.En otros casos, los afectados son vecinos de Ripollet y Cerdanyola que estaban expuestos a la inhalación de amianto porque residían en un radio de dos kilómetros respecto a la fábrica de Uralita.El pasado mes de diciembre, un juzgado de primera instancia de Madrid consideró probado que la ropa contaminada de amianto fue el origen de varias patologías -como asbestosis o mesotelioma maligno- que habían provocado la muerte de cuatro mujeres que lavaban la ropa de trabajo de sus parejas, según ha recordado el Colectivo Ronda.
 (10/06/2016)
 
 

La exposición ocupacional al amianto causa más de 100.000 muertes al año

Tanto en los países que han prohibido el uso de amianto como en los países que todavía lo utilizan existe un gran número de trabajadores que tienen un elevado riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el amianto, en particular cáncer de pulmón y mesoteliomas. Según una declaración oficial presentada por el Collegium Ramazzini –una academia internacional de 180 expertos en salud ambiental y ocupacional de 35 países–, la exposición al amianto provoca unas 107.000 muertes en todo el mundo. 


El amianto o asbesto es una causa probada de cáncer en humanos, y todas las formas de amianto se han descrito como carcinógenos humanos por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), de la agencia sobre el cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Todos los tipos de amianto (incluido el crisotilo, la forma más utilizada) causan cánceres como el mesotelioma y el de pulmón

Desde 1993, el Collegium Ramazzini –una academia internacional de 180 científicos expertos en salud ambiental y ocupacional de 35 países– ha pedido reiteradamente una prohibición global de toda la minería, en su fabricación y el uso del amianto.

La institución ha tomado esta posición basándose en la evidencia científica mostrando que todos los tipos de amianto (incluido el crisotilo, la forma más utilizada) causan cánceres como el mesotelioma y el de pulmón. Además, demuestra que no existe un nivel seguro de exposición.

"El Collegium reafirma su posición de prohibir toda extracción y uso del amianto, incluyendo el crisotilo, como medida de salud pública responsable. Esta declaración actualiza las anteriores de la academia con un enfoque en las dimensiones de salud mundial del amianto y las enfermedades relacionadas con el amianto”, explica Manolis Kogevinas, vicedirector de Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), centro de la alianza ISGlobal, e investigador que forma parte de esta agrupación internacional.

Mayor incidencia de cáncer en Reino Unido 

Según la declaración, la exposición ocupacional al amianto causa unas 107.000 muertes al año en todo el mundo, que son el resultado del cáncer de pulmón relacionado con el amianto.

En España, la exposición al amianto es responsable del fallecimiento de cinco personas por cada millón de habitantes

Los trabajadores que han estado expuestos a este mineral en algún momento de su vida tienen mayor riesgo de desarrollar, además del cáncer de pulmón, mesoteliomas (una forma rara de cáncer que se desarrolla a partir de células transformadas originarias del mesotelio, el revestimiento protector que cubre muchos de los órganos internos del cuerpo).

La incidencia de este cáncer varía en diversas áreas del mundo, dependiendo de la cantidad de amianto utilizado en esa área. Sin embargo, la mayoría de estas personas expuestas anteriormente permanecen en la población general sin ninguna vigilancia en curso de su salud.

Según datos de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) de 2012, las tasas de incidencia fueron más altas en el Reino Unido, donde se diagnostican cerca de 1.800 casos por año.

Australia era uno de los productores más grandes del mundo del asbesto, llevando al país a las tasas de incidencia más altas en todo el mundo (basado en el tamaño de la población). Sin embargo, la incidencia del mesotelioma en EE UU está disminuyendo, diagnosticándose unos 2.000 casos al año, mientras que en Europa y Australia se espera a la meseta en los 10-15 años próximos.

En la actualidad, en España, la tasa de incidencia se sitúa en torno a los 0,35 casos por cada 100.000 habitantes/año y es responsable del fallecimiento de cinco personas por cada millón de habitantes.

La epidemia por exposición al asbesto probablemente no alcanzará su máximo hasta, al menos, una década en los países más industrializados y en varias décadas en los países industrializados.

Los efectos del amianto a pesar de la prohibición

El amianto y las expociones ocupacionales a este mineral seguirán presentando desafíos en el ámbito de la medicina y la salud pública, así como en la investigación y la práctica clínica, y por lo tanto se han convertido en un problema de salud global.

La epidemia probablemente no alcanzará su máximo hasta, al menos, una década en los países más industrializados y en varias décadas en los países industrializados

Los países industrializados que ya han pasado por la transición de la prohibición del amianto han aprendido lecciones, y adquirido conocimientos y capacidades que podrían ser de gran valor en los países industrializados que se embarquen en esta transición.

"La máxima prioridad para reducir las exposiciones ocupacionales es la prevención primaria, es decir, que se prohíba el uso de amianto en los países donde es legal y se prevenga la exposición de fuentes in situ en todos los países de uso histórico del amianto", advierte Ken Takahashi, miembro del Collegium Ramazzini, profesor de Epidemiología Ambiental y director del Centro Colaborador de la OMS en la Salud Ocupacional de la Universidad de Salud Ocupacional y Ambiental (UOEH) en Kitakyushu (Japón).

Según Philip J. Landrigan, presidente del Collegium Ramazzini, "estas esposiciones son 100% prevenibles, por lo que el objetivo final debe ser el de cero nuevos casos tanto en países industrializados como en países en vías de industrialización". Para la academia, esta pandemia es una prioridad internacional urgente en la que hay que actuar para proteger la salud de los trabajadores.

Por esta razón, el Collegium recomienda a los países desarrollar estrategias para identificar a sus trabajadores anterior y actualmente expuestos al amianto, para cuantificar su exposición, y registrarlos para después proponer métodos de vigilancia de la salud continua y de prevención secundaria. Además de los trabajadores, deberán someterse a control los miembros del hogar de los trabajadores si existe amianto en sus hogares.

http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-exposicion-ocupacional-al-amianto-causa-mas-de-100.000-muertes-al-ano

 


El Periodico  12 junio 2015
 


El Periodico  12 junio 2015
 
 
Entrevista a Francisco Báez Baquet sobre "Amianto: un genocidio impune"
“Cuanto más 'primitiva' y 'artesanal' era la fabricación, más trabajadoras y más pésimas las condiciones de higiene industrial"

Francisco Báez, ex trabajador de Uralita en Sevilla, inició en los años 70 del pasado siglo la lucha contra este industria de la muerte desde las filas del sindicato de CCOO. Ha dedicado más de 40 años a la investigación sobre el amianto. Paco Puche, otro luchador imprescindible, reseñó su obra (escrito editado en las páginas de Rebelión.org).

Estamos en el último capítulo del libro. Antes de entrar en él. Me ha enviado usted mismo esta referencia: Leong SL, Zainudin R, Kazan-Allen L, Robinson BW, Asbestos in Asia, Respirology. 2015 Mar 29. doi: 10.1111/resp.12517. [Epub ahead of print]. Su traducción del resumen: “El asbesto es un asesino global. A pesar de las lecciones aprendidas en el mundo desarrollado en la utilización del amianto y sus peligrosas consecuencias pulmonares, su uso sigue aumentando en Asia. Aunque algunos países, como Japón, Corea y Singapur han restringido el uso de este mineral, hay numerosos países de Asia que siguen a la suya, con la importación y el uso de esta fibra, particularmente China, que es uno de los mayores consumidores del mundo. Numerosos factores, que van desde la política y la economía, a la falta de comprensión del amianto y de la gestión de la enfermedad pulmonar relacionada con el amianto, son claves para la tendencia observada. El conocimiento de estos factores, combinados con la intervención temprana, puede evitar el predicho 'tsunami' de Asia de las enfermedades del amianto”.  Sus comentarios:

1. Hablar, meramente, de “consecuencias pulmonares”, es minimizar la extensión real del problema. (recuérdese, por ejemplo, el mesotelioma familiar, el mesotelioma peritoneal, el mesotelioma paratesticular, el mesotelioma pericárdico, el mesotelioma maligno primario, asentado en hígado, apéndice, bazo, páncreas, íleon, omento o epiplón mayor, el cáncer de laringe, el cáncer de ovarios, las metástasis extrapulmonares, los síndromes paraneoplásicos, la fibrosis retroperitoneal, las placas peritoneales, la fibrosis pericárdica, la acropaquia, los “cuernos cutáneos” o “callos del amianto”, los padecimientos iatrogénicos originados por la terapia o el diagnóstico, etc., etc.: todas ellas, consecuencias extrapulmonares).

2. China, además de ser un gran consumidor, es también un gran productor, y exportador de productos fabricados con asbesto.

3. Ya es tarde, para preconizar, para países como, por ejemplo, Indonesia, una intervención temprana.

¿Le cito bien? ¿Algo que añadir?

Sólo deseo añadir que, pese a mis puntillosas objeciones, no me caben dudas sobre la calidad global del artículo; para mi concepto, el hecho de que Laurie Kazan-Allen (líder indiscutible de la lucha por la universalización del cese obligatorio del uso del amianto), esté entre los firmantes del trabajo, es toda una garantía de su honestidad, como mínimo. Como usted seguramente recordará, de esa autora ya hice mención en mis respuestas correspondientes a las entrevistas número treinta y uno, y treinta y cinco.

Pues aunque no lo crea, esta vez sí que me acuerdo de la autora que cita. ¿Alguna información de estos días que quiera destacar?

Pues yo señalaría, en primer lugar, el hecho de que el pasado día 15 de marzo tuvo lugar en París el acto de presentación de la edición, actualizada, del libro de los autores Annie Thébaud-Mony, Philippe Davezies, Laurent Vogel y Serge Volkoff, titulado Les risques du travail. Pour ne pas perdre sa vie à la gagner («Los riesgos del trabajo. Para no perder la vida, por ganársela»).

La reseña, facilitada por la editorial, en mi traducción más o menos libre, indica lo siguiente:

“Desde la década de 1990, las condiciones de trabajo se impusieron poco a poco en el debate social. No obstante, la situación sigue siendo crítica. Los riesgos tradicionales no han desaparecido: el trabajo pesado, la exposición ocupacional a agentes carcinógenos, ruidos o vibraciones, sigue estando muy extendida.

Además, algunas "mejoras" sólo han servido para mover y ocultar problemas, como con la externalización del riesgo, mediante la contratación externa. Al mismo tiempo, la transformación de los sistemas de trabajo y de gestión de la mano de obra, han debilitado a los trabajadores, mediante el aislamiento colectivo y el aumento de los empleados, lo que les lleva a un aumento visible del sufrimiento mental.

Ante estos acontecimientos, es más necesario que nunca que todos los interesados, especialmente los propios trabajadores y de sus representantes, y los empleados, un adecuado nivel de los conocimientos necesarios para mejorar la protección de la salud en el lugar de trabajo. Este es el propósito de este libro, que renueva por completo su primera edición en 1985, que fue un hito. Treinta años más tarde, este rediseño era necesario: este trabajo presenta, de una forma accesible, y a una audiencia más amplia, los conocimientos más recientes sobre los riesgos de trabajar, en todos los sectores. La movilización de un equipo internacional de especialistas, teniendo en cuenta las experiencias llevadas a cabo en muchos países, es a la vez una referencia y una invitación a pensar en el futuro de la prevención, y para ofrecer una herramienta práctica para la acción.

Tome el control de su propio trabajo, también para comenzar a recuperar el control del mundo”.

Uno de los autores antes citados –autora, en este caso-, Annie Thébaud-Mony, sobre quien ya platicamos en nuestra entrevista número veintiséis (como seguramente usted recordará), ha sido y es una infatigable e importante luchadora contra los cánceres laborales, en general, y contra el amianto, en particular.

Pues también en este caso mi débil memoria ha acuñado bien su moneda. Sepa usted, seguro que ya lo sabe o se lo imagina, que soy un gran admirador de Annie Thébaud-Mony. Me escribió por cierto hace unos meses. Le he interrumpido antes.

Igualmente destacaría la publicación, el pasado 15 de marzo, de un «Editorial» de la revista «Respirology», signado por Paul Baas y Sjaak Burgers, y titulado «ASIA: Asbestos Stop In Asia». De dicho «Editorial», transcribimos seguidamente unos párrafos, que estimamos especialmente significativos:

“El mundo occidental ha tomado medidas contra la manipulación e importación de amianto en la mayoría de esos países, en los últimos años del pasado siglo 20. Las personas que han contraído enfermedades relacionadas con el amianto, son reembolsadas hoy por su sufrimiento en muchos países occidentales. Estos pacientes tienen derecho a reembolsos financieros de 20.000 a 200.000 euros por caso. Con un número total de habitantes, de 731 millones, y una incidencia estimada de 1,3/100.000 para mesotelioma pleural maligno solamente, probablemente ya tendrá que ser gastado en compensación de 200 a 2.000 millones de euros.

A pesar de las medidas europeas de control de la importación del amianto, la producción mundial de este material no ha disminuido. En 2013, alcanzó los 1,94 millones de toneladas. Los principales países productores de asbesto son Rusia, China y Kazajstán, y no han publicado  planes de cerrar sus sitios de excavación.” “… existe una diferencia significativa entre el mundo occidental después de la Segunda Guerra Mundial y Asia ahora. En concreto, ahora somos conscientes de los enormes riesgos asociados con la exposición al amianto.

¿Cómo podemos resolver esta bomba de tiempo retardado, el amianto, a la que Asia se enfrenta? ¿Debemos continuar con la extracción y exportación de amianto? ¿Hay que ir a por los beneficios a corto plazo, y aceptar los riesgos laborales? La miopía ya no es aceptable”.

“El problema del amianto representa el inicio de un enfrentamiento entre la Organización Mundial del Comercio y la Organización Mundial de la Salud”.

Respecto a lo ahí manifestado, permítasenos introducir, por nuestra parte, una importante matización.

Adelante con ella.

El hecho de que, como es lógico, ahora se sepa mucho más que antes, sobre la nocividad del amianto no significa, por supuesto, que entonces no existiera ningún conocimiento sobre ello. Sobre la responsabilidad derivable de ese conocimiento no nulo –y sí ya importante- de entonces, no podemos asimilarla, en metáfora, a como si se tratara de quien pudo haber confundido el frasco del agua oxigenada con el del agua regia.

Y todo ello, además, a veces sustentado por quienes, empeñados en reescribir la Historia, ahora quieren convencernos de que Guillermo Tell era estrábico.

Ya en la década de 1930, los ejecutivos de las empresas en las que se utilizó el amianto diariamente estaban encubriendo el hecho de que los empleados estaban siendo enfermados y muriendo a causa de enfermedades relacionadas con el asbesto. Se escondieron o destruyeron memorándums sobre los peligros del amianto, ignorando los informes de los médicos, y en silencio ofrecieron una indemnización a las personas afectadas por su trabajo diario con el mineral peligroso, haciéndoles prometer que nunca le dirían nada a sus compañeros de trabajo, acerca de su enfermedad.

La totalidad de las compañías de la industria del asbesto, coordinadas a través de su pertenencia al cartel SAIAC, fundado en 1929 (y del que ya nos ocupamos anteriormente, en nuestras entrevistas número siete, trece, y catorce, y al que también pertenecía la empresa Uralita), tuvieron oportunidad y obvio interés razonablemente presumible, en conocer toda esa situación. Véase, al respecto, el contenido de las páginas 294-408 de mi libro, correspondientes a los sub-capítulos titulados «Guerra sucia», «El lobby en acción: el cloro», «Filantrocapitalismo y amianto», «Chovinismo, hipocresía y dobles estándares», «En tiempos recientes», y «En España».

Y es que, mediante la oportuna remisión a las fuentes, a las afirmaciones extraordinarias, han de corresponderle también pruebas extraordinarias, para desasosiego y alboroto de “la carcunda de palacio”, como diría Valle-Inclán.
No toda la responsabilidad cabe atribuírsela a los industriales del amianto sino que también habremos de incluir en ello a los propios gobiernos que, entre otras cosas, han mantenido a la población general en una ignorancia absoluta de los riesgos, sobre todo en regímenes dictatoriales, como el que en el pasado padecimos en España; porque, además, eso se enmarca dentro de una responsabilidad, nunca bastante demandada, por otro tipo de ignorancia, mucho más amplia: por un generalizado déficit cultural popular, que eventualmente se ha venido a manifestar individualmente en algo que afea tanto a la propia conversación, como son las expresiones incorrectas, tales como, por ejemplo, “unas fiebres palúrdicas”, “un infanto de leocadio”, o “lo dilató a la Guardia Civil”, etc., etc…, pero regresemos, en fin, a lo que aquí es lo nuestro, que es todo lo relativo al amianto.

De acuerdo, regresemos a ese punto.

Si hubo tal déficit, con carácter general, tampoco puede sorprendernos que también lo hubiera, por lo que respecta a los peligros del asbesto.

Otra cuestión sobre la que actualmente se ha producido alguna novedad, está relacionada con la aplicabilidad del «Principio de Precaución» al uso de las nanotecnologías, por la similitud del rango dimensional de las partículas así fabricadas, respecto a las de las fibrillas elementales de la llamada “fracción respirable” del polvo del amianto. En concreto, la alarma actualmente lanzada, versa sobre la utilización de tales nano-partículas como ingredientes de los alimentos de producción industrializada que las incorporan.

El tema es importante desde luego.

El pasado 12 de marzo, la UITA, la federación internacional de sindicatos de trabajadores empleados en la preparación y producción de alimentos y bebidas, hacía unas recomendaciones políticas, emitidas en relación con el aumento del uso de nano-materiales en la industria alimentaria.

"Los productos de ingeniería, que contienen nano-partículas, se introducen rápidamente en la producción comercial, en todas las etapas de la cadena alimentaria, como se demuestra cuando hay un sistema específico adecuado, que está en el lugar oportuno, para evaluar el riesgo y proteger a los trabajadores, el público y el medio ambiente", dijo Ron Oswald, Secretario general de la UITA.

Dicen que un optimista es un ciudadano mal informado… y es que parece como si la Humanidad estuviera condenada a un eterno ritornello, cayendo siempre en “las mismas” osadías tecnológicas, que nos evocan al mito del eterno retorno de Mircea Eliade, al mito de Sísifo de Albert Camus, o que nos evocan igualmente a la obra de un Friedrich Nietzche, de un Milan Kundera, o a «La historia interminable».

¿Por qué afirma lo que acaba de apuntar?

Los nanotubos multi-vallados de carbono (formados por varias capas de grafeno, de un espesor monoatómico del citado elemento), ya se han evidenciado experimentalmente como susceptibles de desencadenar un mesotelioma (véase, por ejemplo: Donaldson et al. (2006), (2008) & (2010), Ichihara et al. (2008), Jaurand et al. (2009), Kane & Hurt (2008), Mossman et al. (2007), Muller et al. (2008), Peng et al. (2009), Poland et al. (2008), Sakamoto et al. (2009), Sánchez et al. (2006), Tabet et al. (2009), Takagi et al. (2008), Wang et al. (2012), Zhu et al. (2007).

Quedo a disposición de cualquier lector que pudiera estar interesado en esta cuestión: kuentapak@hotmail.com.

Gracias por la referencia. El capítulo 3 lleva por título: “Mesoteliona familiar: el asesino en serie” del delito corporativo”. Está dividido en dos apartados. En los países industrializados, señala en la introducción, el 20% de los mesoteliomas diagnosticados corresponden a exposición no ocupacional. ¿Sigue siendo así? ¿El dato sigue siendo correcto?

En general, sí. Allí donde no hay prohibición del asbesto, y donde los registros y las prácticas de prevención son deficientes o inexistentes, junto con una intensa actuación de lobby de la industria del amianto, “casualmente” ese porcentaje de mesoteliomas supuestamente idiopáticos se eleva hasta cifras inverosímiles, habida cuenta de que, en la generalidad de las naciones que sí cuentan con esa prohibición, y con la implementación de los oportunos sistemas de registro, no es así.

Una duda: ¿ha habido muchas mujeres que hayan trabajado en España en fábricas de amianto? ¿Han sido hombres básicamente?

La utilización de mano de obra femenina, ha sido más intensa en la industria textil, y en la de la fabricación de productos de plástico (por ejemplo, de baquelita), en los que se incorporaba una carga de asbesto, para modificar las propiedades dieléctricas o de resistencia del producto final.

 En la industria del amianto-cemento, esa utilización fue tanto más intensa, cuanto más nos remontemos a épocas más pretéritas; cuando la fabricación no estaba todavía altamente mecanizada, utilizándose, por ejemplo, camas-molde, para la fabricación manual de placas onduladas, extendiendo uniformemente la pasta fresca sobre la cama-molde, eran mujeres quienes, en una alta proporción al menos, eran las contratadas para la realización de tal tarea.

Todo esto tiene una derivada añadida, y es que, cuanto más “primitiva” y “artesanal” era la fabricación, y por la índole de la propia empresa “pitufita”, tanto más elevado era el porcentaje de trabajadoras, y más pésimas eran las condiciones de higiene industrial.

No obstante, y en términos generales, lo que ha predominado ha sido la mano de obra masculina.

¿Cuál es la referencia exacta de la expresión “mesotelioma familiar”?

Considero que la definición correcta ha de ser: dos o más miembros de una misma familia –con o sin consanguineidad entre sí- afectados por un mesotelioma.

Hay quienes pretenden restringir la expresión, a los casos en los que sí media la consanguineidad, atribuyéndolo todo a una mera predisposición genética de acogida.

 Sin embargo, los datos empíricos, en su generalidad, no avalan esa interpretación, y el principio metodológico, en Ciencia, de la «navaja de Ockham», nos señala que la presencia del amianto, por sí sola, en todos los casos, con o sin consanguineidad, basta para dar cumplida cuenta del nexo causal con el asbesto, respecto del efecto observado, el «mesotelioma familiar», sin necesidad de condiciones adicionales añadidas.

 Digamos, además, que no tratándose de una mera disquisición académica, hay de por medio en ello, sin duda, soterradas cuestiones de interés económico, que vienen a contaminar, una vez más, la serena discusión sobre los fundamentos metodológicos de la indagación científica de los fenómenos observados.

Un caso de mesotelioma familiar, específicamente asociado al amianto blanco o crisotilo, lo tendremos en la historia de la familia canadiense de Heidi von Palleske, relatada por la periodista Kristy Kirkup, en un reportaje titulado “Une «orpheline de l’amiante» en lutte contre Ottawa”, y cuyo texto completo es accesible, a través del siguiente enlace: http://tvanouvelles.ca/lcn/infos/regional/archives/2011/11/20111124-205638.html

De mesotelioma, individual esta vez, se trata en el caso de Diane Turcotte, igualmente originado por el crisotilo, y que cuyo relato puede igualmente ser accedido, a través de esta otra dirección de enlace: http://leprofesseurmasque.blogspot.com.es/2012/01/quand-ton-milieu-de-travail-te-tue.html

¿Por qué la apelación a la predisposición genética puede o suele ser un pretexto para argucias procesales para intentar la exoneración de responsabilidades? ¿Es frecuente su uso en las batallas jurídicas?

Porque, en sede judicial, todo lo que venga supuestamente a desdibujar en lo más mínimo el nexo causal entre amianto y mesotelioma, indefectiblemente le servirá al juzgador como causa a considerar –yo me atrevería a decir «pretexto»-, para denegar la indemnización.

 En lo relativo a tales cuestiones u otras similares, en los juzgados –al menos en los españoles-, se han llegado a escuchar las más peregrinas afirmaciones, tanto por parte de las empresas demandadas como –mucho peor-, por parte de algunos jueces, para justificar una denegación del derecho a ser indemnizado por el daño causado.

 Lo que se ha hecho –y se sigue haciendo-, en algunos juzgados –no en la mayoría, afortunadamente-, con los trabajadores, y con la generalidad de las víctimas del asbesto, incluidas las no ocupacionales, no tiene nombre.

¿Es pertinente la distinción entre mesotelioma maligno y mesotelioma benigno? ¿Por qué?

Con matices, sí. Digo “con matices”, porque no cabe descartar la transformación, a posteriori del diagnóstico, de un mesotelioma benigno, en maligno; de ello existe excepcional constancia, en la literatura médica.

Afortunadamente para el paciente, el mesotelioma benigno supone una prognosis netamente mejor. Además, entre ambas modalidades, existen consistentes diferencias histopatológicas, y es sólo el mesotelioma maligno, el que se evidencia que esté relacionado con la exposición al asbesto.

Por consiguiente, la distinción es coherente con la terminología utilizada, y es pertinente.

Apela usted, en un momento de su exposición, a la navaja de Occam. ¿A qué viene esa referencia metodológica?

Ya lo expliqué antes: donde basta una sola causa para poder atribuírsela al efecto observado, no hay justificación lógica ni necesidad fáctica, para invocar otras supuestas causas concurrentes, salvo que exista algún otro elemento adicional de contexto, que lo justifique.

Hay un artículo o ensayo, no sé exactamente, que usted recomienda decididamente al lector: Saracci & Simonato, 2001. ¿Por qué?

Se refiere usted al artículo: Saracci R, Simonato L, Familial malignant mesothelioma, Lancet. 2001 Nov 24; 358(9295): 1813-4

Exacto.

Atendiendo al contenido del texto completo, accesible mediante el enlace facilitado, se puede comprobar cómo los autores, en una crítica al trabajo de otros investigadores, señalan sus notorias deficiencias metodológicas y de razonamiento, en un trabajo que pretendía asegurar la realidad de una supuesta etiología, principal o exclusiva, de la predisposición genética, en el fenómeno epidemiológico del «mesotelioma familiar»; tras diversos argumentos de alto nivel técnico -y de dificultosa vulgarización, por tanto-, Saracci y Simonato concluyen: “Las conjeturas sobre un componente genético en la etiología de algunos mesoteliomas es una cosa, y demostrar su verdadero papel es otra, lo que requiere mucha más información que la publicada. Esta evidencia es científicamente esencial, y por las implicaciones de salud pública más amplias, dado el peso que un factor genético puede llevar, a la hora de debatir la responsabilidad en los mesoteliomas relacionados con el amianto”.

No está mal la nota, nada  mal. ¿Por qué Australia, como usted indica, ha sido uno de los países más envueltos en la polución por amianto?

Por haber sido uno de los grandes productores, a nivel mundial, junto con Sudáfrica, del amianto azul, crocidolita, más cancerígeno que otras variedades comerciales de asbesto, y también por las muy deplorables condiciones de nula salubridad en las que se desarrolló su minería de la fibra asesina, dejando una pesada herencia de contaminación medioambiental. Todo lo cual, por supuesto, se ha venido reflejando, y así todavía continua, en unas altísimas tasas de mesotelioma, y, en menor grado, también de las otras patologías asbesto-relacionadas (cáncer de pulmón, asbestosis, cáncer de laringe, cáncer de ovarios, etc.).

¿Por qué es tan importante, como usted señala, el concepto de biodiversidad intraespecífica del Homo sapiens, de nuestra especie?

Porque no existen enfermedades, sino enfermos. Imagínese, por ejemplo, una persona que, por predisposición genética, es proclive a sufrir ataques de asma. Si esa persona, al propio tiempo, ha sido expuesta al amianto en un puesto de trabajo en el que tal riesgo no se identificó (los llamados “trabajadores espectadores”, por haber realizado sus tareas en proximidad al lugar en el que otros operarios laboraban con asbesto), esa persona, a la hora de sufrir las consecuencias de una incipiente asbestosis, se verá abocada a padecer una insuficiencia respiratoria, mixta entre ambas etiologías, que no se verá reflejada en los protocolos estandarizados para el diagnóstico y valoración de la mera asbestosis. Si una anamnesis deficiente, por incompleta, no lo registró ¿Es tan poco probable, tan difícil de imaginar, que tal concurrencia de circunstancias se pueda presentar con cierta frecuencia en la praxis médica?... Claro que no.

Efectivamente: ¡claro que no! ¿Existe entonces o no existe, en su opinión, el concepto de normalidad sanitaria, de ser humano sano?

Haciendo de todo ello un uso prudente y realista, no hay inconveniente en que, por comodidad expositiva o metodológica, se pueda recurrir a tal representación abstracta del pensamiento experto; pero siempre teniendo presente sus limitaciones, y su insoslayable artificiosidad.

Hasta aquí hemos llegado. Le sigo molestando en breve.

Nunca será molestia, sino más bien “el orgasmo dialéctico”.

Si es así, si la cosa produce estos efectos, le preguntaré muy rápidamente.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.    (20/4/2015)

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=197818
 
Gobierno expide la nueva tabla de enfermedades laborales

Foto: AFP

En la lista figuran la neumoconiosis, la mesotelioma malignola silicosis y la asbestosis, entre otras.

La neumoconiosis del minero del carbón, la mesotelioma maligno por exposición al asbesto, la silicosis y la asbestosis son las cuatro enfermedades respiratorias que serán acogidas directamente por el sistema de riesgos laborales, así exista controversia para determinar si las mismas tuvieron origen en la actividad laboral del afectado.

Así quedó establecida en la nueva tabla de enfermedades laborales expedida por el Gobierno Nacional, que tiene, entre otras novedades, la creación de la categoría de enfermedades directas, que no requieren de examen previo para que las Administradoras de Riesgos Laborales asuman el pago de las prestaciones del afectado.

Para la directora de Riesgos Laborales del Ministerio del Trabajo, Andrea Torres Matiz, la nueva tabla de enfermedades cuenta con novedosas herramientas que permitirán agilizar las controversias que comúnmente se presentan para determinar si una afección se produce o no por causa laboral.

La tabla establece cinco factores de riesgo ocupacional: los químicos, físicos, biológicos, psicosociales y agentes ergonómicos.

http://www.portafolio.co/economia/nueva-tabla-enfermedades-laborales           7/8/2014


La Seguridad Social reconoce ya el 90 % de los casos de amianto.

El INSS ha dado un giro copernicano respecto al problema del amianto, sobre todo en materia de revisión al alza de las pensiones de los extrabajadores enfermos. Así se puso de manifiesto ayer durante la asamblea general de la asociación de afectados Agavida, que celebró asamblea general en el centro cívico de Caranza. Según explicó el presidente, Ramón Tojeiro, hasta un 90% de los casos relativos a esta materia que presentan, lo que se conoce como «cambio de contingencia», son aceptados y la pensión de invalidez si era por enfermedad común pasa a ser por enfermedad profesional, lo que se traduce en una mejora sustancial de la prestación (pensión). Aunque se quejó también de que Navantia continúa recurriendo estas decisiones, a pesar de su contundencia porque cuentan con el respaldo de informes médicos. En todo caso reclamó que al receptor de la prestación se le pague ya la revalorización cuando el INSS la prueba, aunque Navantia la recurra.

Agavida, que nació en el 2004, cuenta ya con 435 asociados. Cuentan con un local en la calle Papa Pío V, bloque 8, de Caranza. Durante la asamblea se incorporaron algunas personas más a la directiva, porque la entidad sufre situaciones dramáticas. Un secretario reciente de la junta directiva ha fallecido recientemente y otro cargo también causó baja por muerte. En ambos casos como consecuencia de las enfermedades generadas por la exposición al amianto durante su vida activa. Otros dos directivos dimitieron porque la evolución de sus enfermedades no les permiten seguir.

Agavida pedirá al Parlamento de Galicia que inste al Gobierno a la creación de un fondo estatal para atender estos casos sin que tengan que acudir uno a uno ante los tribunales.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/2013/03/16/seguridad-social-reconoce-90-casos-amianto/0003_201303F16C8994.htm





 

                       

ELS AFECTATS PER L'AMIANT DE CERDANYOLA I RIPOLLET ANUNCIEN LA PRIMERA DENÚNCIA CONTRA URALITA DE MALATS D'ASBESTOSI NO TREBALLADORS DE L'EMPRESA
Convoquen una assemblea el proper dia 13 a Ripollet per informar-ne.

L'Associació d'Afectats per l'Amiant de Cerdanyola'i Ripollet organitza el proper 13 de setembre una assemblea-reunió per informar als malalts passius i treballadors que han demanat la revisió de ia seva pensió de la presentació de la denúncia contra Uralita per part dels malalts no treballadors d'Uralita i dels avenços en el reconeixement de les revisions de pensions i de viduïtat dels treballadors.
La trobada tindrà com a escenari el Teatre Auditori de Ripollet (Plaça 11 de setembre), a les 18 hores, i comptarà amb l'assistència advocats del bufet Roca Junyent i del Gabinet Jurídic de la UGT de Catalunya, així com membres de l'Associació.
L' Associació d'Afectats per l'Amiant és una entitat sense ànim de lucre constituïda per afectats -i afectades per l'amiant residents a Cerdanyola, Ripollet i altres poblacions de la comarca, així com per veïns i veïnes d'aquestes poblacions. L'entitat es va constituir de manera oficial al gener de l'any 2004, marcant-se com a objectius potenciar i fomentar la investigació i els estudis sobre qualsevol temàtica relacionada amb l'amiant i l'asbestosi; defensar dels interessos dels col·lectius afectats i organitzar i col·laborar en campanyes de prevenció per impedir-ne de nous; la divulgació d'estudis i investigacions i la recuperació de la memòria
històrica a nivell laboral i local; exigir i fer el seguiment del compliment de les normatives que afecten al tractament de l'amiant a nivell de la salut laboral i de la salut pública; fomentar publicacions històriques i científiques sobre aquesta temàtica; elaborar un cens d' afectats par la malaltia de asbestosi i facilitar la coordinació amb les diferents associacions o entitats que treballin la mateixa temàtica.
L'asbestosi és una malaltia causada per l'aspiració de les fibres de l'asbest. Davant aquest fet el cos tracta de neutralitzar aquestes fibres de diverses maneres que suposen una inflamació adcional i destrucció celular, i finalment es des-
envolupa una fibrosis o teixit cicatritzat que impedeix que l'oxigen i el biòxid de carboni circulin entre els alvèols i les cèl·lules de la sang, i la respiració es torna menys eficient.
Sovint la malaltia existeix sense símptomes, tot i que inclou la falta d'alè i la tos, i posteriorment es detecta per radiografia. Pot ser una malaltia progressiva, el que vol dir que pot anar empitjorant tot i que ja no hi hagi contacte amb l'asbest, i en alguns casos pot provocar la mort.
Els casos més greus de l'asbestosis es deuen a un contacte fort i prolongat amb l'asbest, però això no vol dir que tothom que hagi estat en aquesta situació hagi de patir la malaltia.
 A fons Vallès 7-9-07
___________________________________________________________________________________________________

 



Estadisticas gratis
Desde 8-12-2014